El huerto en macetas: ¡llena tu patio del color de las hortalizas!

Imprimir Imprimir  |  Enviar Enviar  | 

El huerto en macetas: ¡llena tu patio del color de las hortalizas!

Un patio en el que los brillantes rojos, amarillos y anaranjados no provienen de las flores sino de los tomates, guindillas y pimientos. En el que las trepadoras son los pepinos, con sus grandes hojas y zarcillos… El huerto urbano también se puede cultivar en macetas y convertirse en un espacio verde tan productivo como ornamental. Este año, el Flower Council of Holland ha escogido los tomates ‘Cherry’, las guindillas y pimientos de mata baja y los pepinos como Plantas protagonistas de mayo por sus cualidades estéticas a la par que culinarias.

Las macetas son recipientes ideales por su tamaño para cultivar pequeñas hortalizas y hierbas aromáticas en un patio, terraza, incluso en un balcón, y disfrutar así no solo de su sabor en las comidas sino también de sus brillantes colores. Se pueden colocar sobre una mesa, un poyete, unos soportes en escalera... Solo han de recibir la cantidad de luz necesaria: entre seis y ocho horas de sol al día para la mayoría de las hortalizas y las hierbas provenzales —orégano, tomillo, romero, salvia, mejorana—, o semisombra o sombra para las aromáticas de hojas tiernas —perejil, perifollo, cebollino, albahaca, menta, hierbabuena, shiso— y las fresas.

 

Las macetas son recipientes ideales por su tamaño para cultivar pequeñas hortalizas y hierbas aromáticas en un patio, terraza, incluso en un balcón.
Eso sí, se ha de vigilar el riego, sobre todo en los días de mucho calor, ya que la probabilidad de quedarse secas es mayor que en un huerto en la tierra. Se debe evitar asimismo que el agua se acumule en la base del tiesto, para lo cual conviene colocar un trocito de teja o piedra volcánica sobre el agujero de drenaje, de modo que no caiga la tierra pero deje que el exceso de riego salga sin dificultad. Este año, el Flower Council of Holland ha escogido los tomates ‘Cherry’, las guindillas y pimientos de mata baja y los pepinos como Plantas protagonistas de mayo por sus cualidades estéticas a la par que culinarias.

 

Tomates, guindillas, pepinos... y más

Los tomates ‘Cherry’ ocupan el primer lugar entre las hortalizas más recomendadas para cultivar en tiesto. Son pequeñas matas muy productivas y generalmente compactas, de forma que no precisan enredarse. Sus dulces y crujientes frutos pueden ser no solo rojos, sino también anaranjados, amarillos, negros o rayados, redondos, ovalados o en forma de pera. En Una colección de tomates ‘Cherry’ te enseñamos todas estas variedades y cómo cultivarlas.

 

Los frutos de las guindillas y pimientos de mata baja aportan las más diversas formas y colores —rojo, anaranjado, amarillo, verde claro, negro, morado, blanco— gracias a sus numerosas variedades. En Ocho variedades de pimientos para el huerto urbano te contamos cómo cultivar los pimientos, lo que vale también para las guindillas, con las que comparten especie: Capsicum annuum.

 

El pepino, en cambio, es una trepadora que necesita expandir sus grandes hojas, flores amarillas y frutos a lo largo de un tutor, al que se sujeta gracias a sus zarcillos. En el texto de la derecha te contamos qué variedad cultivar.

 

Otra colorida hortaliza es la berenjena, que emite flores de una delicada tonalidad lila y frutos morados, variegados o blancos (más pequeños).

 

Y no hay que olvidar las fresas y fresones, pequeñas matas que se llenan de flores blancas o rosadas, que se convierten en los típicos frutos rojos, o blancos con semillas rojas en la variedad ‘Pineberry’.


Más información:

Ocho consejos para el huerto en contenedores

Hortalizas: ¡Cambia de colores!

Cultivar tomates en maceta

Un jardín con sabor a fresa

Tomates, pimientos y guindillas madurando en macetas y jardineras grandes y pequeñas de los más diversos materiales. En este huerto de tiestos no faltan aromáticas como la albahaca y el perejil. Copyright: Flower Council of Holland

Decorativos (y ricos) pepinillos

Decorativos (y ricos) pepinillos

Entre las distintas variedades de pepinos (Cucumis sativus) que existen, la más apropiada para cultivar en maceta es el pepinillo o pepino corto (en la foto). Se trata de una variedad muy vigorosa y productiva, cuyos frutos se cosechan cuando alcanzan el tamaño y grosor de un dedo pulgar. Resultan perfectos para encurtir en vinagre. Estos pepinos se siembran entre marzo y junio, según la benignidad del clima —por debajo de 10-12º, esta hortaliza de estación cálida deja de crecer—, directamente en la tierra o, en este caso, en la maceta. Se debe colocar una capa de drenaje en el fondo del tiesto, rellenarlo con mantillo y cubrirlo con una ligera capa de sustrato para huerto. Sobre este sustrato se han de depositar entre cinco y seis semillas. Cuando las plántulas hayan alcanzado unos 10 centímetros deben aclararse dejando las dos que presenten un mejor desarrollo. Unos tutores de caña le permitirán a la planta enredarse y generar sus frutos sin tocar la tierra.
Foto: Flower Council of Holland

En grandes tiestos

En grandes tiestos

Las matas de tomates ‘Cherry’ y guindillas coronan un par de tiestos blancos de diseño tan sencillo como rotundo.
Foto: Flower Council of Holland

Reportaje completo

nº 84 >>
página 54

verdeesvida nº 84