Ocho variedades de pimientos para el huerto urbano

Imprimir Imprimir  |  Enviar Enviar  | 

Ocho variedades de pimientos para el huerto urbano

El pimiento, o mejor sería decir los pimientos, pertenecen a un género de plantas de origen americano, Capsicum, que llegaron a Europa tras el Descubrimiento y se extendieron por el resto del mundo. El número de especies y variedades de pimientos es enorme: existen de todos los tamaños, verdes, rojos, amarillos, naranjas, blancos, negros, picantes y dulces, para comer en crudo, cocinar, hacer pimentón, secar...

Para cultivar pimientos, lo primero que hay que tener en cuenta es que no toleran las heladas, como la mayoría de las hortalizas del huerto de verano. Por lo tanto, si se compran en planteles, listos para plantar, se podrán llevar a tierra cuando haya pasado la temporada de heladas: alrededor de mayo en la mayor parte de la Península. Si se dispone de un invernadero se puede adelantar algo.

 

La época de recolección de los pimientos depende de la variedad y el clima de la zona. Los primeros frutos empiezan a verse entre junio y julio.
Los semilleros, en cambio, se pueden iniciar a partir de enero/febrero, siempre en invernadero o en algún lugar de la casa donde estén protegidos del frío pero no les falte luz. En cada alveolo de la bandeja se han de sembrar varias semillas, pero será necesario un aclareo cuando surjan las primeras hojas verdaderas, dejando una sola planta por alveolo.

 

• Sustrato: Los pimientos prefieren un sustrato suelto y rico en materia orgánica. Con un aporte de compost (o estiércol compostado) previo a la plantación se consigue un abonado suficiente y una mejora de la textura del terreno.

 

• Riego: El cultivo se ha de regar con regularidad para que no le falte agua, especialmente en la fase de producción.

 

Marco de plantación: Puede cambiar según la variedad, pero lo habitual son unos 50 centímetros entre plantas y unos 60 entre líneas.

 

Entutorado: Las plantas se suelen entutorar para evitar que se rompan por el peso de los frutos o el viento. En las variedades de porte más elevado es común seleccionar unas pocas ramas principales que subirán por el tutor, y eliminar ramas laterales. En las de mata baja puede bastar con una simple caña a la cual atar la planta (como la de la foto de arriba) para que no venza con el viento.

 

• Cosecha: La época de recolección dependerá de la variedad y el clima de la zona. Los primeros frutos empiezan a verse entre junio y julio y la temporada se extiende hasta la llegada de las primeras heladas del otoño. Si se cosechan los pimientos en verde se conseguirá que aparezcan nuevas flores y la producción aumente sensiblemente; si se espera que vayan madurando se obtendrán muchos menos frutos. Lo ideal es cosecharlos en cuanto hayan enrojecido para que no se estropeen en la planta. Al recolectar los pimientos tan solo hay que quebrar el pedúnculo (el tallo que une el fruto a la planta) por su base, y se separará sin desgarrarse. Si resulta difícil se puede utilizar una tijera para no dañar las ramas.

 

 

“UNS PICAN E OUTROS NON”

El picor de los pimientos y guindillas (todos del género Capsicum) es fruto de un compuesto químico llamado capsaicina. Es fácil elegir variedades dulces y variedades picantes sin miedo al error. No obstante, si se desea plantar pimientos dulces y picantes en el huerto será necesario dejar espacio entre las distintas variedades. En el pimiento, la polinización cruzada no es tan común como en otras plantas, pero puede ocurrir que unos pimientos dulces acaben picando si están plantados muy cerca de unas guindillas picantes. Algunos pimientos, como los de Padrón, producen frutos picantes y otros dulces, una característica genética propia que responde a factores ambientales tales como riego, suelo, exposición...

 

En la columna de la derecha te recomendamos ocho variedades para cultivar en el huerto urbano.

 

Agradecemos a Raúl González Ibarra, jardinero, horticultor y periodista, su colaboración en este artículo.


Los pimientos de mata baja se sostienen con una pequeña varilla clavada en la tierra. Foto: Flower Council of Holland

Italiano

Italiano

Este pimiento dulce es uno de los más conocidos. Es muy productivo y normalmente se cosecha en verde.
Foto: Semillas Batlle

Lamuyo

Lamuyo

Son pimientos de gran tamaño, carnosos y acostillados. Dan muy buen resultado maduros —rojos o amarillos— y verdes.
Foto: Semillas Batlle

California

California

Es similar al pimiento lamuyo pero de menor tamaño. Existen cultivares rojos, anaranjados y amarillos.
Foto: Fitó

Piquillo

Piquillo

Otro clásico de la gastronomía española. Se cosechan rojos y sonideales para comer asados o rellenos.
Foto: Fitó

Gernika

Gernika

Este apreciado pimiento de pequeño tamaño se suele cosechar en verde y se utiliza principalmente para freír. También se puede recolectar en rojo y dejar secar. Como los pimientos de Padrón, algunos puedes salir picantes.
Foto: Fitoralia

Guindilla vasca

Guindilla vasca

Las llamadas piparras son unas guindillas poco o nada picantes que se cosechan en verde. Se pueden comer crudas acompañando platos de cuchara, fritas o encurtidas en vinagre.
Foto: Semillas Batlle

Blancos

Blancos

Son el resultado del cruce de diferentes variedades. Los hay de distintos tamaños.
Foto: Istock

Padrón

Padrón

Variedad muy popular, típica de Galicia. Se recolectan de junio a octubre y se consumen fritos.
Foto: Fitoralia

Reportaje completo

nº 84 >>
página 56

verdeesvida nº 84