Orquídeas: misteriosas seductoras

Imprimir Imprimir  |  Enviar Enviar  | 

Orquídeas: misteriosas seductoras

Sensuales y exóticas, pocas plantas de interior ofrecen flores tan ornamentales y elegantes. Hasta no hace muchos años solo estaban al alcance de expertos, pero hoy se pueden adquirir cada vez más especies y variedades a precios muy asequibles. Además, muchas son más fáciles de cuidar de lo que se cree.

Aunque la familia de las Orquidáceas es de las más extensas y variadas del mundo (cerca de 100.000 entre especies silvestres e híbridos obtenidos en viveros), las más espectaculares provienen de los bosques tropicales del Sudeste asiático, India, Malaisia e Indonesia, Nueva Guinea, Australia, Brasil, Colombia y América Central. Sin embargo, excepto en los polos, existen especies en todos los climas, incluso en zonas frías y alta montaña. En España hay unas 100 especies diferentes, aunque de flores pequeñas.

 

Las flores de las orquídeas pueden tener el tamaño de una mano o ser diminutas, pero todas ellas lucen una peculiar figura en forma de estrella, con cinco pétalos más o menos uniformes y el labelo.
Estrellas asimétricas

Hay orquídeas de tierra y orquídeas epífitas, es decir, que se valen de otras plantas como soporte, muchas de las cuales pueden cultivarse en casa sobre trozos de corteza de árbol o en maceta. Algunas presentan raíces aéreas, y otras, bulbos o seudobulbos donde reservan nutrientes y agua.

 

Las flores pueden alcanzar el tamaño de una mano o ser diminutas, pero todas ellas poseen una peculiar figura en forma de estrella, con cinco pétalos más o menos uniformes y el labelo, un pétalo muy diferenciado, más o menos tubular, que destaca por su tonalidad, generalmente más oscura.

 

En ocasiones, el exótico dibujo de algunas orquídeas semeja la hembra de algunos insectos para atraer a los machos y asegurarse la polinización. Según la orquídea, el período de floración puede durar desde un día hasta cuatro meses, como la Phalaenopsis, hoy tan extendida. Algunas flores expiden un aroma exquisito, y las del género Vanilla brindan las fragantes vainas de vainilla que se usan en cocina. En algunas especies, una sola flor puede producir millones de semillas. 

 

Humedad y calor

Si tienes una orquídea en casa, la mantendrás en perfectas condiciones si le procuras humedad ambiental, lo que no quiere decir riegos copiosos. Colócala sobre un plato con guijarros y agua, pero procurando que no toque las raíces, y rocía con frecuencia la tierra o el sustrato de corteza donde ha enraizado. Con el riego hay que tener sumo cuidado: cada especie requiere una dosis y una frecuencia específicas. Ver el reportaje ¡Cómo cuidar tus orquídeas! en Verde es Vida nº66, página 46.

 

No toleran el sol directo, pero necesitan mucha luz. La temperatura se debe mantener en invierno en torno a los 20º, y en verano por debajo de 30º.

 

Es aconsejable abonarlas con fertilizante líquido rico en nitrógeno una vez cada dos semanas, mantener sus hojas limpias de polvo, y eliminar de inmediato las flores y hojas secas.

 

En la columna de la derecha te contamos algunos detalles sobre las Phalaenopsis, Cymbidium (ver ficha),Cattleya y Miltoniopsis, cuatro especies que te permitirán iniciarte con éxito y sin dificultades en el fascinante mundo de las orquídeas. 


 Información relacionada:

• Cómo cuidar las orquídeas, Verde es Vida nº66, pág. 46 (ver)

Descubre las ‘Dendrobium’, Verde es Vida nº60, pág. 34 (ver)

• Cambrias: maravilloso invento, Verde es Vida nº65, pág. 38 (ver)

• Oncidium (ficha), Verde es Vida nº54, pág. 36 (ver)

• Cymbidium (ficha), Verde es Vida nº63, pág. 42 (ver)

Las orquídeas fascinan por sus colores y formas, que los obtentores multiplican año a año. Esto las ha convertido en una de las grandes favoritas entre las plantas de interior. En la foto, variedades de Miltoniopsis. Copyright: Oficina Holandesa de Flores

Phalaenopsis

Phalaenopsis

Originaria de Sudeste asiático, es la variedad más popular. Sus flores de tamaño medio y planas son originariamente blancas o rosadas, aunque existen híbridos de gran número de colores y hasta con pequeñas pecas.
Necesita ser pulverizada diariamente con agua (mejor si es de lluvia y por la mañana) y una temperatura superior a los 18º. Cuidado con el exceso de riego (ver el artículo ¡Larga vida a tus orquídeas en Verde es Vida nº66).
Foto: Oficina Holandesa de Flores

Cymbidium

Cymbidium

Proviene de Australia y el Sudeste asiático. Suele ser terrestre, con hojas acintadas y varas muy generosas en flores que duran varios meses. Florece en otoño o invierno. Requiere una temperatura mínima de 15º y un ambiente luminoso. Precisa humedad, y en verano, riego y pulverizaciones frecuentes.
Foto: Oficina Holandesa de Flores

Cattleya

Cattleya

Epífita procedente de las regiones tropicales de América, posee varas con pocas flores, pero fragantes y de gran belleza, que duran unas tres semanas. Exige mucha luz y un ambiente muy húmedo (60% de humedad), una temperatura mínima de 16º y riegos abundantes en verano.
Foto: Wilson Scott

Miltoniopsis

Miltoniopsis

Esta epífita americana de gruesos seudobulbos muy visibles es la más fácil de cultivar. Sus flores surgen a lo largo de esbeltos tallos y duran mucho tiempo. No soporta temperaturas de menos de 15º en invierno o mayores de 25º en verano. Precisa riego frecuente.
Foto: Oficina Holandesa de Flores

Reportaje completo

nº 48 >>
página 22

verdeesvida nº 48