Orquídeas: descubre las ‘Dendrobium’

Imprimir Imprimir  |  Enviar Enviar  | 

Orquídeas: descubre las ‘Dendrobium’

Sus varas de flores surgen de decorativos tallos con aspecto de caña que brotan de un pseudobulbo. Si las Phalaenopsis llegaron un día para quedarse, las Dendrobium, también originarias del Sudeste asiático, buscan su sitio con su delicada belleza.

Su nombre habla de sus costumbres en origen. Dendrobium proviene del griego dendron, árbol, y bios, vida, lo que alude a su predilección por las ramas de los árboles y ocasionalmente las rocas. Estas orquídeas, de las que existen unas 1.100 especies, provienen del triángulo que va del Himalaya al sur de Japón y Nueva Zelanda.

 

Las Dendrobium se caracterizan por contar con un pseudobulbo, un órgano de reserva que emite un tallo con aspecto de caña, de unos 30 centímetros. Las hojas son oblongas, más cortas que en otras orquídeas, y dispuestas de forma alterna a lo largo del tallo.

 

Las Dendrobium se caracterizan por contar con un pseudobulbo, un órgano de reserva que emite un tallo con aspecto de caña, de unos 30 centímetros. Las flores exhiben en general tonos blancos, rosados y alilados.
Las varas florales surgen de los nudos de las cañas y las flores suelen ser perfumadas. Sus principales colores son el blanco y los rosados y alilados, aunque también hay Dendrobium amarillas y verdosas, e incluso anaranjadas, aunque más excepcionalmente. Sin embargo, la introducción de nuevos colores y combinaciones es constante. Entre las diez más vendidas la temporada pasada, según la Oficina Holandesa de Flores, destacan la ‘Star Class White’, de flores blancas con una pálida mancha amarilla, deliciosamente fragantes; Emma ‘Gemengd’, de color rosado alilado; ‘White Surprise’, blanco puro; ‘Star Class Lilac’, púrpura con mancha amarilla; ‘Polar Fire’, blanco con el centro violeta; ‘Anna Green’, amarillo con labelo rojo...

 

Dendrobium ‘frías’ y ‘cálidas’

Muchas de estas orquídeas pertenecen a la especie Dendrobium nobile, oriunda de las zonas montañosas del Sudeste asiático (se dan hasta los 1.500 metros). De ellas se han obtenido, después de numerosos cruces, muchos de los híbridos aptos para el cultivo en interiores. Son bastante resistentes incluso en el exterior: en el Mediterráneo español, por ejemplo, viven bien en terrazas y bajo emparrados. Los cultivares nuevos de D. nobile tienen tallos cortos y más ramificaciones; el pétalo mayor de las flores, el labelo, exhibe generalmente una gran mancha oscura. A las D. nobile, caducifolias, se las llama frías para distinguirlas de las cálidas, o perennifolias, las Emma.

 

También es frecuente encontrar Dendrobium phalaenopsis (en realidad, una variedad de la especie D. bigibbum), de flores parecidas a las de esa orquídea tan popular; así como D. compactum, de flores y porte más pequeño, y larga floración (hasta12-16 semanas).


Información relacionada:

• Orquídeas, misteriosas seductoras, Verde es Vida nº48, página 22 (ver)

• Cómo cuidar las orquídeas, Verde es Vida nº66, pág. 46 (ver)

• Cambrias: maravilloso invento, Verde es Vida nº65, página 38 (ver)

• Oncidium (ficha), Verde es Vida nº54, pág. 36 (ver)

• Cymbidium (ficha), Verde es Vida nº63, pág. 42 (ver

Los cultivares de Dendrobium están adaptados a la vida en interiores; ofrecen varas más largas y muchas flores, que duran entre ocho y doce semanas. Copyright: Oficina Holandesa de Flores

Cómo cuidarlas

Cómo cuidarlas

• Las Dendrobium necesitan un sitio muy luminoso (sobre todo entre abril y junio), pero fuera del sol directo, y con humedad ambiental.

• La temperatura ideal es de 16 a 20 grados.

• La Oficina Holandesa de Flores recomienda regarla cada siete días, sumergiéndola en agua tibia descalcificada o de lluvia; se debe escurrir bien ya que las raíces no soportan el encharcamiento.

• Los nutrientes deben suministrarse de forma moderada: con la mitad de la dosis estándar es suficiente.

• Las flores duran entre ocho y doce semanas. Tras la floración, las plantas necesitarán un período de reposo.

• Las D. nobile o ‘frías’ agradecerán pasar agosto y septiembre al aire libre, pero a la sombra, para florecer de nuevo.

• La Oficina Holandesa sugiere cortar el pedicelo y la parte seca del tallo; otros expertos recomiendan cortar por encima de la cuarta hoja. La planta podrá volver a florecer en brotes viejos o nuevos. Todos los años, la Dendrobium forma uno o dos nuevos brotes; una vez completamente desarrollados, emiten las varas florales.

Reportaje completo

nº 60 >>
página 34

verdeesvida nº 60