Registrate gratis para ver la revista

Ficha de Plantas

Árboles y palmeras

Coníferas

Arbustos y trepadoras

Plantas de flor

Plantas de interior

Frutales y huerto

Cactus y crasas

Gramíneas

Acuáticas

Flor: invierno

Hoja perenne

Temperatura media o alta

Mucha luz, fuera del sol directo

Sustrato para orquídeas

Riego moderado

BELLEZAS DE ORIENTE

Las Cymbidium provienen de Japón, China, el Himalaya, el Tibet y las zonas altas (y menos calientes) de Taiwán, Birmania, Filipinas, Malasia, Borneo y el norte de Australia. Las especies naturales casi solo pueden verse en jardines botánicos, ya que los híbridos han copado los centros de jardinería. En cuanto al nombre, de origen griego, según algunos expertos proviene de la palabra kumbos, que significa agujero o cavidad, en referencia a la forma del labelo; y según otros, de kimbe, barco, también en alusión a la forma de ese pétalo diferenciado. En Europa se hizo muy popular en la época victoriana como una de las estrellas de los invernaderos.

Reportaje completo

nº 63 >>
página 42

verdeesvida nº 63

PLANTAS DE INTERIOR

Cymbidium spp.

Cymbidium

Descripción

Dentro de la familia de las orquídeas, el género Cymbidium agrupa más de 50 especies y numerosísimos cultivares híbridos de gran valor ornamental por la abundancia de sus flores, que aparecen a lo largo de esbeltas varas. Su facilidad de cultivo las ha hecho muy populares. En España se tratan generalmente como plantas de interior, pero en las zonas más cálidas (USDA 10: costas de Málaga y Granada y Canarias) se pueden cultivar al aire libre. Tienen la peculiaridad de florecer en invierno.

 

Hojas

Las hojas son largas y acintadas, de color verde claro (un tono oscuro revela falta de luz), y surgen de pseudobulbos. Las Cymbidium son de porte erecto y, según el cultivar, alcanzan entre 120 y 40 centímetros; mientras más bajas, más compactas.

 

Flores

Las flores surgen desde el invierno hasta la primavera y duran entre seis y 12 semanas. Tienen una consistencia cerosa y lucen tonos delicados, desde los blancos (como en la foto), verdosos y amarillos, a los rosados, rojizos, púrpuras, anaranjados y amarronados. A menudo son perfumadas.

 

Cultivo

Exigen mucha luz, pero el sol directo las quema; conviene colocarlas orientadas al sur durante el otoño y el invierno, y hacia el este el resto del año, filtrando los rayos del sol. Cuando han cesado las heladas de primavera es bueno sacarlas para que sientan el ciclo de temperaturas noche-día. Cada dos o tres años se deben cambiar de tiesto al acabar la floración y, si cabe, dividir las matas (en grupos de tres pseudobulbos). Lo mejor es un sustrato para orquídeas húmedo.

 

Cuidados

Precisan agua abundante (mientras más pura, mejor) en primavera-verano, y más espaciada desde el otoño. Es mejor regarlas por inmersión, cuidando de que no se encharquen. Cada 15 días alternar abono para plantas de flor y plantas verdes. Los cambios bruscos de temperatura pueden aparejar la pérdida de botones; desde que se forman y mientras estén en flor, la temperatura debería situarse sobre los 18 y 20º. Rociar el follaje les procura bienestar en verano. Conviene entutorar las varas, y cortarlas cuando han perdido las flores.