Anticipo de primavera

Imprimir Imprimir  |  Enviar Enviar  | 

Anticipo de primavera

Antes de que los fríos del invierno se despidan del todo, estas anuales y vivaces ya llenan de colores los jardines, terrazas y balcones. Las encontrarás en tu centro de jardinería en febrero y marzo. Aunque algunas te parezcan las de toda la vida, cambian de año en año: los viveristas introducen mejoras y lanzan nuevas variedades.

• Gazania (G. x hybrida ‘Grandiflora’)

La gazania es una planta anual oriunda de Suráfrica, ideal para las regiones secas y calurosas. Es poco tolerante al frío, pero a cambio tiene una gran resistencia a la sequía. Sus grandes flores amarillas, anaranjadas, rojas… aparecen durante los primeros meses de la primavera y se mantienen hasta el final del verano.

 

Primavera (Primula acaulis) 

Esta planta anual es de las más precoces en florecer. Es muy fácil de mantener, siempre que se plante en una zona fresca y a media sombra. Resulta perfecta para macizos en tierras ricas, macetas y jardineras. En zonas de veranos frescos puede vivir varios años siempre que se vigile que no le falte riego en verano. Ver ficha.

 

Margarita de los prados (Bellis perennis)

Anual de abundante floración precoz, da flores blancas, rojas y rosadas. Necesita un suelo fresco, rico en materia orgánica, riego moderado y exposición a pleno sol. Tolera las temperaturas bajas. Ideal para parterres, macetas y jardineras.

 

• Margarita (Argyranthemum frutescens)

Vivaz de la familia de las compuestas, ofrece flores simples o dobles blancas, amarillas, rosadas y ahora incluso rojas (‘Starlight Red’). Vive bien en jardineras, parterres y macetas de gran tamaño y requiere pocos cuidados. Dado su rápido crecimiento es bastante exigente con el abonado. El pleno sol incentiva una floración abundante y continua desde finales del invierno hasta comienzos del verano. En las zonas frías hay que protegerla de las heladas.

 

• Margarita del Cabo (Osteospermum ecklonis)

Esta vivaz de origen surafricano antes conocida como Dimorphoteca brinda una precoz y larga floración. Junto a los colores blanco, lila, rosa, fucsia y púrpura de siempre ahora luce otros nuevos: anaranjados, ocres, malvas, amarillos (‘Yellow Halo’) e incluso bitonos (‘Volta’, rosa con el centro blanco). En algunas variedades, los pétalos de las flores se curvan en forma de cucharilla. Excelente en macizos, rocallas o jardineras en climas templados. Prefiere una exposición soleada en primavera y semisombra en verano en las áreas continentales. Se adapta bien a todo tipo de suelos. Es capaz de soportar heladas de hasta -5 grados si está bien implantada en el terreno. Requiere muy pocos cuidados. La inducción de la floración viene dada por la acumulación de horas de frío, por tanto da flor habitualmente desde finales del invierno hasta entrado el verano; en climas más frescos brinda una segunda floración en otoño.

 

• Aubrieta (Aubrieta cultorum)

Vivaz resistente al frío, es inigualable llenando rincones y taludes no muy secos; es tapizante y vive a gusto en rocallas y en las grietas de los muros de piedra. Prefiere un sustrato neutro, no muy seco, rico en materia orgánica. Se da bien en exposiciones soleadas o en semisombra. Florece de marzo a mayo. Conviene aplicarle abono orgánico en primavera y una poda baja después de la floración.

 

• Cantueso (Lavandula stoechas)

Es una de las plantas aromáticas por excelencia. Sus flores, de agradable perfume, se presentan en forma de espigas con grandes pétalos en lo alto. Es endémica en muchas zonas del área mediterránea, en terrenos más bien ácidos. La mayoría de las variedades actuales tienen un porte natural compacto, de modo que las podas deben ser esporádicas. Al ser acidófila y dado que las aguas de riego suelen presentar un alto contenido en cal se le debe aportar micronutrientes, especialmente hierro. Ver Aromáticas en el jardín.

 

• Conejitos o Boca de dragón (Antirrhinum majus)

Según el clima, esta especie de origen mediterráneo se comporta como anual o vivaz. Necesita un emplazamiento al sol o en semisombra y un suelo rico y bien drenado; no soporta las heladas. Últimamente se han introducido variedades muy floríferas, de colores muy atractivos o flores más grandes, como la variedad ‘Antirinca Peachy’. Es apta para tiestos, rocallas y arriates.

 

• Clavel (Dianthus cariophyllus)

A partir de esta especie de origen mediterráneo, la hibridación ha dado lugar a una gran familia de plantas anuales de floración precoz, colores vivos y agradable perfume. Resulta tan adecuada en parterres como en macetas y jardineras a pleno sol; florece durante un largo periodo de tiempo. En zonas frías es mejor plantarla en tiestos y llevarla a cubierto durante el invierno. Hoy existen variedades muy espectaculares, como ‘Mondrian’, ‘Ten Nelke’ y ‘Carnelia’, al igual que la colección ‘Sunflor’, de flores dobles en siete tonos distintos. Más sobre el cultivo de claveles en Verde es Vida nº48, páginas 26-27.

 

• Pata de canguro (Anigozanthos flavidus)

Unas curiosas flores rojas o amarillas que recuerdan la pata de un canguro caracterizan a esta vivaz rizomatosa originaria del suroeste de Australia. En las zonas cálidas ofrece una precoz y abundante floración. Es apta para la xerojardinería y requiere un suelo normal, exposición a pleno sol, y riego abundante mientras esté dando flores y escaso en invierno. Se aconseja abonarla con moderación. Para parterres, macetas y jardineras. En zonas frías se debe conservar dentro de casa durante el invierno. Ver ficha.

 

• Mesem o Margarita de Livingstone (Messembrianthemum)

Oriunda de la región del Cabo, Suráfrica, esta tapizante anual suculenta es muy apropiada para la jardinería sostenible. Sus copiosas y sedosas flores fucsias, amarillas, blancas o rojas aparecen desde comienzos de la primavera hasta que empieza el verano. Necesita mucho sol y temperaturas medias o altas; el frío y el exceso de agua la aniquilan. Vive mejor en suelos arenosos, pobres y bien drenados (ver ficha). 

 

Esta información ha sido elaborada con la colaboración de Corma y Grup Roig.


Algunas variedades de la margarita del Cabo (Osteospermum) tienen pétalos en forma de cucharita. Abajo, flores de gazania, también de origen sudafricano. Ambas soportan el calor y la sequedad. Copyright: Corma y Mille d’Orazio

Más flores de primavera temprana

Más flores de primavera temprana

• Para sombra o semisombra, la violeta (Viola odorata), vivaz muy resistente al frío y poco exigente. Produce flores azuladas ligeramente perfumadas. Necesita un sustrato neutro, permeable y rico.

• Las masas de flores blancas o rojas de la Saxifraga x arendsii, vivaz rústica, son de las primeras en aparecer en primavera. Tolera la sequía y es idónea para rocallas. La reciente aparición de nuevas variedades más compactas, como ‘Peter Pan’ o ‘Highlanders’, la ha vuelto a introducir con fuerza en los jardines. Necesita pleno sol en los climas frescos y semisombra en los cálidos, y un sustrato normal, nunca muy seco.

• Otra vivaz muy resistente al frío es la Arabis caucasica, una rastrera que forma preciosos tapices de flores blancas entre febrero y abril. Necesita un sustrato neutro de riqueza media, permeable, entre húmedo y moderadamente seco. Prefiere una exposición a pleno sol.

Reportaje completo

nº 63 >>
página 34

verdeesvida nº 63