Registrate gratis para ver la revista

Ficha de Plantas

Árboles y palmeras

Coníferas

Arbustos y trepadoras

Plantas de flor

Plantas de interior

Frutales y huerto

Cactus y crasas

Gramíneas

Acuáticas

Flor: primavera y verano

Hoja perenne

Temperatura media y alta

Pleno sol

Suelo pobre, permeable

Riego escaso

HOMENAJE A DOROTHEA

Como sinónimo de Mesembryanthemum criniflorum aparece a menudo otro nombre científico, Dorotheanthus bellidiformis, llamado así por el historiador, arqueólogo y botánico alemán Martin Heinrich Gustav Schwantes (1891-1960) en homenaje a su madre, Dorothea. El género Dorotheanthus abarca 21 especies de suculentas, 6 de ellas originarias de Suráfrica. Para su obra Pareys Blumengärtnerei (1958), Schwantes cultivó plantas de la familia de las Aizoáceas, uno de cuyos géneros fue denominado en su honor Schwantesia.

Reportaje completo

nº 58 >>
página 41

verdeesvida nº 58

PLANTAS DE FLOR

Mesembryanthemum criniflorum

Mesem, Alfombra mágica, Margarita de Livingstone

Descripción

Uno de los nombres que recibe esta tapizante anual suculenta de origen surafricano es alfombra mágica. Y es que en verano se convierte en un vedadero tapiz verde salpicado de sedosas flores de colores intensos: fucsia, amarillo, rojo... Esta planta recibe también el nombre de margarita de Livingstone, pero también el más comercial de mesem, forma abreviada de su nombre científico. Perteneciente a la familia de las Aizoáceas, resulta muy apropiada para la xerojardinería.

 

Hojas

Las hojas son pequeñas y lanceoladas, verdes y suculentas. La matas alcanzan entre 15 y 20 centímetros de altura.

 

Flores

Presenta flores parecidas a las margaritas, en brillantes tonos rojos, magentas, rosados, amarillos o blancos, según la variedad. Se cierran de noche y los días nublados. Florece desde comienzos de la primavera hasta que empieza el verano. Para favorecer una floración larga y copiosa se aconseja eliminar las flores pasadas.

 

Cultivo y cuidados

Originaria de la cálida y seca costa del Cabo, en Suráfrica, la margarita de Livingstone necesita mucho sol y temperaturas medias y altas; como buena crasa, el frío y el exceso de agua la aniquilan. Vive mejor en suelos pobres, arenosos y bien drenados. Exige escaso riego, pero si durante el verano se produce un período de sequía prolongado habrá que procurarle su ración de agua. Es de fácil cultivo y soporta perfectamente la sequedad ambiental y el aire del mar. Debe fertilizarse esporádicamente. Al final del invierno hay que recortar los tallos alargados.

 

De interés

Es óptima para jardines de escaso riego y mantenimiento, en especial como tapizante en taludes y pendientes, y rocallas. También se puede cultivar en tiestos en una terraza al sol.

 

Foto: Corma