Un refrescante jardín blanco (2ª parte)

Imprimir Imprimir  |  Enviar Enviar  | 

Un refrescante jardín blanco (2ª parte)

El White Garden de los jardines de Sissinghurst, en Kent, creados por la escritora Vita Sackville-West hacia 1939, es uno de los ejemplos más consumados de jardín blanco, y un modelo para muchos que se hicieron después. Este icónico jardín, que su creadora imaginó con flores blancas y follajes verdes y grises, revela cuántos matices guarda el blanco, entre el más puro y los cremas, en una sabia selección de plantas. 

En el White Garden de los jardines de Sissinghurst goza de gran protagonismo una apabullante Rosa mulliganii, un vigoroso y rústico rosal trepador de origen chino, que emite en la pérgola central una profusión de ramilletes de pequeñas flores simples de cinco pétalos, que en otoño dan paso a pequeños escaramujos anaranjados.

 

El jardín que sirvió de referencia para todos los que se hicieron después es el que crearon la escritora Vita Sackville-West y Harold Nicolson en Sissinghurst, en el sur de Inglaterra.
Pero no hay que olvidar la colección de vivaces que se despliegan entre los setos formales de boj: Cosmos bipinnatus de flor blanca sobre un plumoso follaje verde vivo, esbeltas azucenas (Lilium candidum), margaritas (Leucanthemum x superbum), phlox, numerosas herbáceas con flores en umbela, como Ammi majus, la elegante Orlaya grandiflora, o la Gillenia trifoliata, una preciosa planta de hojas palmeadas, tallos rojizos y desordenadas panículas de flores blancas estrelladas con el cáliz rojo.

 

Las altas espigas florales aportan verticalidad al jardín: Physostegia virginiana ‘Alba’ y Chamaenerion angustifolium ‘Album’, que recuerdan a las dragonarias o conejitos, y el cultivar Delphinium ‘Ice Cap’, una espuela de caballero con densas flores de una blancura extrema.

 

No faltan masas del decorativo cardo Eryngium giganteum, de reflejos grises con matices azules, ni de violetas (Viola cornuta) de flor blanca. Destacan por sus llamativas hojas verdeazuladas perennes y sus flores en grandes racimos verticales muy atractivos, las matas de Melianthus major, la flor de miel.

 

Dentro de los arbustos, varias hortensias: Hydrangea macrophylla ‘Lacecap’, cuyas corolas parecen cofias de blonda, Hydrangea arborescens ‘Annabelle’ (en la foto de arriba) y la curiosa Hydrangea quercifolia, de flores en panícula y hojas recortadas parecidas a las del roble. Y entre las trepadoras, el guisante de olor (Lathyrus odoratus) sobre obeliscos de madera.

 

 

FLORES BLANCAS PARA EL NORTE ATLÁNTICO

Las plantas de flor blanca del White Garden de Sissinghurst se pueden cultivar perfectamente en el norte atlántico de la Península. Y además:

 

• Entre las trepadoras, las clemátides, que adoran los climas húmedos y los suelos frescos. Son de floración blanca la Clematis ‘Duchess of Edinburgh’, que alcanza entre dos y tres metros de altura y da flores dobles entre mayo y junio; la Clematis armandii, que tiene la ventaja de ser perennifolia y dar una copiosa floración perfumada a comienzos de la primavera en forma de estrellas, y la Clematis ternifloraClematis paniculata, que florece a comienzos del otoño en forma de racimos de flores formadas por cuatro sépalos estrechos. Ver Clemátides: flores como estrellas.

 

• Entre los arbustos, las camelias, kalmias, rodondendros y la Daphne x transatlantica ‘Eternal Fragrance’, matas compactas de unos 70 centímetros de altura que producen flores muy aromáticas desde la primavera al otoño.

 

• Entre los árboles, varios cerezos dan flores blancas, empezando por el Prunus x yedoensis, pero también los ciruelos (Prunus domestica). Florecen en blanco los perales (Pyrus) y algunos manzanos (Malus).

 

• Entre las vivaces, distintas variedades de peonías (Paeonia lactiflora), el Phlox paniculata blanco, la Anemona hybrida ‘Honorine Jobert’, que florece hacia finales del verano y desarrolla más de un metro de altura, espuelas de caballero como el Delphinium ‘Snowgoose’, cuyas espigas florales, que surgen al final de la primavera, alcanzan 1,5 metros de altura, Veronicastrum virginicum ‘Alba’, de follaje verticilado en forma de estrellas y sutiles espigas florales que aparecen entre julio y agosto.

 

• Entre las bulbosas, los agapantos, dalias, tulipanes y parientes del ajo como el Allium ‘Mount Everest’, de grandes corolas esféricas y un follaje carnoso de brillante color verde; las plantas alcanzan 90 centímetros de altura.

 

Ver 1ª parte.

 


Más información:

Sissinghurst Castle Garden, la esencia del jardín inglés,Verde es Vida nº60, página 42 (ver en la web)

Jardines cromáticos: las flores por colores, Verde es Vida nº61, hemeroteca online

Entrevista con Íñigo Segurola, Verde es Vida nº60, hemeroteca online

En Fichas tienes información sobre muchas de las plantas citadas.

Las hortensias blancas no deberían faltar en un jardín en la vertiente atlántica española. En la foto, la densa umbela de una Hydrangea arborescens Annabelle’. Copyright: Chiot’s Run

Para el Mediterráneo, la Costa Tropical andaluza y Canarias

Para el Mediterráneo, la Costa Tropical andaluza y Canarias

Además de las plantas que se mencionan en la zona Centro en Un refrescante jardín blanco 1ª parte, en la región mediterránea se pueden cultivar muchas otras que no toleran el frío y las heladas fuertes, como las pasionarias, buganvillas, mandevillas y pandoras (Pandorea jasminoides ‘Lady Di’ y ‘Alba’).
Entre los arbustos, los hibiscos (Hibiscus rosa-sinensis), la Lantana camara ‘Calipo White’, la grevillea ‘Pink Ice’ y los limpiatubos (Callistemon citrinus) ‘White Anzac’ y ‘White Ice’, entre muchos otros.
La bella flor de la Passiflora ‘White Wedding’ de la foto es además fragante; este vigoroso híbrido soporta hasta -7º.
Foto: Coanri/Rita

Andalucía, el reino de los jazmines

Andalucía, el reino de los jazmines

El clima de la mayor parte de Andalucía se presta al cultivo de los perfumados jazmines, que en general no toleran temperaturas por debajo de -7º. Es el caso del jazmín común (Jasminum officinale), el español o real (Jasminum grandiflorum), el moruno (Jasminum polyanthum) y la gardenia (Gardenia jasminoides), el bello arbusto ornamental de brillante follaje verde oscuro que florece desde la primavera al otoño.
La benignidad de las temperaturas permite cultivar también el jazmín de las Azores (Jasminum azoricum), que tolera hasta -5º, y el de Arabia (Jasminum sambac), hasta -1º (en la foto). Más información en Perfume de jazmines, en esta web.
Foto: Douneika

Reportaje completo

nº 72 >>
página 26

verdeesvida nº 72