Proteger las plantas del frío

Imprimir Imprimir  |  Enviar Enviar  | 

Proteger las plantas del frío

Muchas plantas del jardín, en especial las más delicadas, las más jóvenes y las recién plantadas, son incapaces de soportar el frío y las heladas sin sufrir daños, muchas veces irreparables. Para protegerlas existen desde fundas, velos y mantos de hibernación a invernaderos de quita y pon.

Ya durante el mes de octubre, o cuando las temperaturas comienzan a bajar de los 6 grados, muchas plantas deben ser puestas a cubierto, en especial las menos rústicas, las que acaban de ser plantadas o trasplantadas, los árboles jóvenes y algunas palmeras. En estos casos no basta el mulching que sirve para acolchar las raíces, también es necesario cubrir la parte aérea. En tu centro de jardinería encontrarás distintos productos para este propósito.

 

Para proteger las plantas del frío y el viento cuentas hoy con fundas de distintos tamaños y mantos de hibernación de materiales naturales o biodegradables.
Mantos y fundas de hibernación

A la paja, arpilleras y plástico de burbujas de toda la vida se suman ahora una serie de fundas de distintos tamaños y mantos de hibernación de materiales naturales o biodegradables, muy cómodos y fáciles de usar. Sus tejidos ligeros y permeables al agua y al aire evitan el efecto del frío —al dejar pasar la luz provocan un efecto invernadero que procura calor a las plantas—, pero también la deshidratación.

 

Entre los productos más novedosos de Nortene, por ejemplo, hay dos totalmente ecológicos. Uno de ellos es un manto de hibernación compostable no tejido, un material muy ligero que permite que la temperatura se mantenga a un nivel óptimo en el tronco, hojas y raíces de plantas en macetas. Mantiene la humedad, evita la sequedad del invierno y deja respirar a la planta.

 

El segundo es una funda de hibernación de tela de yute, producto 100 por ciento natural, para proteger plantas en maceta o en tierra. “Se debe colocar la funda antes de que hiele, cuando la temperatura baje de 4 grados”, explican en Nortene; “y en caducifolias justo cuando acaben de perder las hojas”. El yute deja pasar algo de luz, “la necesaria para invierno, ya que las plantas no necesitan mucha durante su periodo de parada vegetativa”, señalan. La humedad que le hace falta está garantizada por la funda, que absorbe la del ambiente y la libera poco a poco. Su textura y color son un plus y se puede dejar puesta todo el invierno.

 

Para árboles pequeños (hasta 2,5 metros) también se usan mallas de protección contra el frío y el viento, más rígidas.

 

Mini invernaderos desmontables

Sin embargo, hay plantas para las que un manto o funda de hibernación no es suficiente y deben ser puestas a resguardo: las herbáceas muy delicadas o muy jóvenes, los semilleros y plantones, algunos cítricos… Una opción es colocarlas en zonas más protegidas, como un porche. Pero lo ideal es un invernadero.

 

Hoy existe una amplia gama de mini invernaderos, incluso para colocar en un balcón o una terraza, que se desmontan y guardan cuando el riesgo de heladas ha pasado. Suelen tener una estructura de acero o hierro, varios estantes para colocar los tiestos y cubierta transparente habitualmente con dos cremalleras para facilitar el acceso. Uno de los más novedosos cuenta con una funda de film transparente para primavera y otra traslúcida de hibernación para los meses más fríos.

 

También hay invernaderos para determinadas hortalizas, como tomates, que se plantan sobre mismo el terreno protegiéndolas, e incluso para todo el espacio del huerto, en forma de grandes túneles con estructura reforzada y un film que asegura a los cultivos una alta densidad luminosa.


Información relacionada:

Proteger las plantas del frío, Verde es Vida nº50, página 42.

Los mantos de hibernación se adaptan al tamaño de las plantas: arriba, de doble espesor, envolviendo un limonero. Los mini invernaderos se pueden montar sobre el suelo del jardín, protegiendo plantaciones en el huerto, o en la terraza. Copyright: Nortene

¿Cómo proteger plantas pequeñas y plantones?

¿Cómo proteger plantas pequeñas y plantones?

Además de llevarlas a un invernadero, las plantas de porte bajo y los cultivos tempranos se pueden proteger con fundas de hibernación sostenidas por tutores. Pero hay más opciones: túneles de plástico y campanas transparentes para las más pequeñas.

Para plantar semillas o esquejes hay mini invernaderos especiales fabricados en plástico, que conservan la temperatura interior creando un microclima que facilita la germinación. Incluso los hay largos y estrechos para colocar en una repisa de ventana.

Reportaje completo

nº 62 >>
página 46

verdeesvida nº 62