Perfume de jazmines

Imprimir Imprimir  |  Enviar Enviar  | 

Perfume de jazmines

Regalo de Dios es el significado originario persa de la palabra jazmín. A España los trajeron los árabes y se quedaron en los patios andaluces, aquerenciados en su clima. En propiedad, solo son jazmines las especies del género Jasminum, pero hay jasminoides en otros géneros que también son llamados popularmente así, lo mismo que numerosas plantas de flores perfumadas generalmente blancas. Muchos de ellos se adaptan perfectamente a las distintas regiones españolas.

No hay poder más evocador que el de un aroma. En las noches más cálidas del año, este don divino, como lo llamaron los persas, exhala su intenso perfume desde celosías y muros. Estas volátiles esencias capaces de traer a la imaginación princesas de cuentos de Las mil y una noches, transportar a exóticos países o colarse en el aroma de un té, son, desde tiempos inmemoriales un pilar de la industria perfumista, junto con la rosa y la violeta. Por cierto, el oloroso jazmín también mantiene a raya a los insectos.

 

Jazmines y falsos jazmines prefieren una posición al sol, siempre al resguardo de los vientos fuertes, que los arrancan de sus soportes.
En España, su fragancia se asocia a las noches de verano. Y al sur. Es el perfume de Andalucía —con permiso del azahar—, donde llegó con los árabes. Los verdaderos jazmines, es decir, las especies que pertenecen al género Jasminum —J. officinale, J. grandiflorum, J. polyanthum, J. azoricum, J. sambac, entre unas 200— son arbustos trepadores sensibles al frío, de modo que allí viven a sus anchas. Si el clima es benigno no necesitan mucho más: son bastante resistentes a las plagas y la mayoría soporta bien el calor. Viven mejor si cuentan con espacio para crecer, puesto que en general son plantas de desarrollo vigoroso. Exigen suelos profundos, frescos y ricos en materia orgánica, pero con buen drenaje, ya que no soportan el encharcamiento. Para garantizar una buena floración, deben emplazarse al sol, pero al resguardo del viento, que puede arrancarlos de los soportes que necesitan para trepar.

 

Se deben abonar dos veces al año con un fertilizante rico en fósforo y potasio y pobre en nitrógeno. No necesitan mucho riego, de hecho el exceso puede provocar la caída de las hojas, pero sí administrarlo de forma regular en las épocas cálidas. Se podan tras la floración, recortando las ramas muy largas para favorecer un crecimiento más denso.

 

Los jazmines en los climas más fríos

En algunos casos, plantados al amparo de un muro orientado al sur (es decir, a resguardo del viento frío del norte) y cubriendo el pie con paja o algún otro material que acolche y aísle el suelo, los jazmines pueden resistir cierto grado de frío y algunas heladas no muy fuertes (hasta -10 grados). A lo mejor la parte aérea de la planta muere, pero las raíces, si están protegidas, pueden sobrevivir y rebrotar en primavera. Hay algunas especies, como el J. polyanthum y el J. mesnyi, de flores amarillas, que viven bastante bien en el centro de España.

 

Los falsos jazmines

Por su semejanza a los jazmines —forma de la flor, color, perfume— hay especies jasminoides en otros géneros: Trachelospermum jasminoides, Gardenia jasminoides (ver ficha en Verde es Vida nº49), Solanum jasminoides... Pero el nombre se extiende también al jazmín de Madagascar (Stephanotis floribunda, ver ficha en Verde es Vida nº60, página 40), del Paraguay (Brunfelsia australis), azul (Plumbago capensis) y magno (Plumeria rubra), por ejemplo, sin otra relación con el género Jasminum que un cierto parecido. Dentro de estas especies hay algunas bastante resistentes al frío y las heladas, y capaces de vivir bien en regiones de España donde los verdaderos jazmines no prosperan. 

 

En la información de jazmines y falsos jazmines que te aportamos a continuación se indica el clima más adecuado a sus necesidades, aunque, en muchos casos, los que se dan bien en climas fríos pueden vivir también en los templados o cálidos siempre que se rieguen adecuadamente o, en algunos casos, se protejan del sol o el calor excesivos.

 

El cultivo dentro de casa

Las especies de zona tropical, especialmente los J. sambac y J. nitidum, la Gardenia jasminoides y el Stephanotis, se adaptan bien al cultivo en interior, siempre que se mantengan alejados de la calefacción y se les procure humedad ambiental.

 

JAZMÍN COMÚN o BLANCO (Jasminum officinale)

El jazmín por antonomasia es un arbusto trepador de tallos leñosos y retorcidos que necesita ser sujetado a un soporte. Puede resistir cierto grado de frío, pero para desarrollarse adecuadamente requiere un clima en el que las heladas no sean muy fuertes ni continuas. Se comporta como perennifolio o semi perennifolio según la temperatura. Sus capullos dan paso a flores tubulares de cuatro a cinco lóbulos, blancas y muy fragantes. Alcanza entre 6 y 10 metros de altura.

• Zona: Costa mediterránea y Andalucía.

• Exposición: Sol o sombra ligera.

• Suelo: Bien drenado, rico, fresco.

• Riego: Regular en verano, sin excesos; soporta la sequía.

• Floración: Desde finales de la primavera al otoño, aunque en algunos lugares privilegiados puede prolongarse casi todo el año.

• Mantenimiento: Guiarlo, podarlo tras la floración, y realizar poda de limpieza en invierno.

• Usos: En pérgolas, rejas, columnas, muros.

• Maceta: Sí, al aire libre y vigilando el riego en verano.

• Variedades: ‘Argenteovariegatum’, de hojas con manchas plateadas, y ‘Aureovariegatum’, con márgenes dorados.

 

JAZMÍN REAL o JAZMÍN ESPAÑOL (Jasminum grandiflorum)

Arbusto trepador perennifolio de crecimiento muy vigoroso, muy sensible a las heladas. Puede alcanzar una altura de 10 metros. Durante el verano, especialmente, y el otoño produce ramilletes de flores más grandes que las del J. officinale, blancas y muy perfumadas. La floración es abundante y continua.

• Zona: Costa mediterránea y Andalucía.

• Exposición: Pleno sol. No resiste las heladas.

• Suelo: Preferentemente areno-arcilloso y de naturaleza ligeramente ácida.

• Riego: Regular, más intenso en verano sobre todo si se cultiva en contenedor.

• Floración: Verano y otoño.

• Mantenimiento: Guiarlo y podarlo después de la floración. Es bastante resistente a las plagas y enfermedades.

• Usos: Pérgolas, celosías, muros, a los que hay que sujetarlo.

• Maceta: Sí, al aire libre.

 

JAZMÍN ROSADO o MORUNO (Jasminum polyanthum) 

Muy parecido al J. officinale, pero de follaje más oscuro y denso, da apretados ramilletes de pequeñas flores que surgen de capullos de color rosa intenso. Puede vivir en el centro de España siempre que se lo resguarde del frío. Florece en marzo y abril. Es de crecimiento muy rápido y alcanza hasta 6 metros de altura. Se comporta como perennifolio o semi perennifolio según el clima.

• Zona: Costa mediterránea, Andalucía y centro de España.

• Exposición: Muy soleada, aunque también vive bien en sombra ligera; tolera el calor y la humedad ambiental. Soporta bastante el frío (hasta -8 grados), aunque no las heladas continuas.

• Suelo: Cualquiera, pero con buen drenaje.

• Riego: Regular en verano, pero sin excesos.

• Floración: Mes y medio en primavera.

• Mantenimiento: Pinzarlo regularmente.

• Usos: Pérgolas, celosías, muros, vallas, a los que debe ser sujetado. Permite el arte topiario.

• Maceta: Sí, al aire libre.

 

JAZMÍN DE ARABIA o DIAMELA (Jasminum sambac)

Las perfumadísimas flores blancas de este arbusto trepador originario de la India, Birmania y Bangladesh se utilizan para aromatizar el té de jazmín. La especie cuenta con numerosas variedades, entre las que destacan las de flores dobles. El follaje, verde brillante, es semi perenne. Crece lentamente hasta los 2-3 metros de altura.

• Zona: Costas de Málaga y Granada y Canarias.

• Exposición: Sol, sobre todo por la mañana, o sombra leve; ambiente muy luminoso si se cultiva en interiores. No soporta temperaturas por debajo de 0 grados.

• Suelo: Bien drenado, de consistencia arcillo-arenosa, levemente ácido.

• Riego: Regular en verano, pero sin encharcar.

• Floración: Si cuenta con las condiciones adecuadas, sus flores de dulce perfume con notas cítricas se producen todo el año; viran al rosa o al beige al envejecer.

• Mantenimiento: Podar para mantener una forma compacta.

• Usos: Requiere soporte y sujeción. Se utiliza en celosías y pérgolas.

• Maceta: Sí, en interiores; en el exterior solo en zonas libres de heladas.

• Variedades: Las más interesantes son ‘Belle of India’, de flores blancas dobles y crecimiento moderado; ‘Grand Duke of Tuscany’, arbusto no trepador de lento crecimiento y flores triples blancas muy fragantes; ‘Maid of Orleans, de flores simples, entre los más bonitos y el que mejor se adapta a vivir en sombra.

 

JAZMÍN DE ALAS DE ÁNGEL (Jasminum nitidum)

Jazmín tepador perennifolio nativo de Papúa-Nueva Guinea, muy vigoroso y de rápido crecimiento. Sus tallos flexibles al principio y luego leñosos pueden alcanzar los 6 metros de altura. Sus flores blancas en forma de estrella son muy fragantes; las hojas son verdes y satinadas.

• Zona: Costas de Málaga y Granada y Canarias.

• Exposición: Sol o sombra ligera. Necesita protección contra el frío.

• Suelo: Soporta todo tipo de suelos, incluso los salinos.

• Riego: Regular.

• Floración: Nocturna, de abril a septiembre.

• Mantenimiento: Poda regular para mantener una forma compacta.

• Usos: En celosías e incluso en setos y como cubresuelos. Se enreda sin ayuda.

• Maceta: Sí, en interiores; en el exterior solo en zonas libres de heladas.

 

JAZMÍN CHINO o DE LECHE (Trachelospermum jasminoides)

Bella trepadora perennifolia de tallos leñosos y brillantes hojas coriáceas de color verde oscuro; brinda pequeñas flores blancas muy abundantes y olorosas. Necesita un soporte para trepar y puede alcanzar los 6 metros de altura; crece lentamente al principio. Es muy resistente a las enfermedades y plagas, siempre que se desarrolle en suelos ricos, profundos y bien drenados. Aguanta bien el frío (-12 grados).

• Zona: Costa mediterránea, Andalucía y centro de España.

• Exposición: Sol, o en semisombra en los lugares muy cálidos.

• Suelo: Bien drenado, humífero, fresco.

• Riego: Regular en verano en climas secos.

• Floración: Primavera, verano e incluso otoño.

• Mantenimiento: Guiarlo al principio, ya que luego se enreda al soporte sin necesidad de sujeciones. Es de crecimiento ordenado.

• Usos: En vallas, muros, balaustradas.

• Maceta: Sí, aunque se desarrollará poco; se debe vigilar el riego en verano.

• Variedades: ‘Variegata’, de follaje variegado que adquiere tintes rojizos en otoño e invierno, pero menos florífera y vigorosa que la especie tipo; y ‘Tricolor’, más compacta que la anterior y con hojas rojizas durante todo el año.

 

FALSO JAZMÍN (Solanum jasminoides)

De la familia de la patata (es una Solanácea), este falso jazmín es un arbusto desgarbado con tendencia a trepar si encuentra el soporte adecuado. Es semi caducifolio, aunque en climas fríos puede perder las hojas; si las heladas son muy fuertes y constantes puede incluso morir. Su floración es blanca y muy abundante, pero sin aroma; en climas fríos y templados se prolonga sin interrupción desde la primavera hasta comienzos del invierno.

• Zona: Norte atlántico y centro de España.

• Exposición: Sol.

• Suelo: Drenado, rico.

• Riego: Regular en verano en climas secos.

• Floración: En primavera, verano e incluso otoño.

• Mantenimiento: Guiarla al principio, ya que luego se enreda al soporte sin necesidad de sujeciones. Es de crecimiento ordenado.

 

 

MÁS JAZMINES DE CLIMA SUBTROPICAL

Canarias y la costa de Andalucía gozan de un clima subtropical ideal para muchas especies de jazmines y falsos jazmines. En Canarias, por cierto, crece de forma silvestre un endemismo, el Jasminum odoratissimum, de flor amarilla.

 

• Jazmín de las Azores (Jasminum azoricum). Es el jazmín que florece más prolongadamente: todo el año si el clima es cálido, o desde el comienzo de la primavera a finales del verano si es más frío (soporta hasta -5 grados). Sus flores blancas son muy fragantes. Exige una exposición soleada.

 

• Jazmín del Paraguay (Brunfelsia australis). Es totalmente ajeno al género Jasminum, pero este arbusto denso y ramificado que alcanza los 2 metros de altura ofrece flores suavemente perfumadas de color violeta que se van volviendo blancas con los días. Necesita un suelo rico, suelto y bien drenado y se da muy bien al sol o en semisombra. Puede florecer todo el año si el clima es apto y no hiela.

 

• Jazmín magno o frangipán (Plumeria rubra). Pequeño árbol originario de Centroamérica de aromáticas flores amarillas o rosadas de aspecto nacarado (se usan en los collares hawaianos). Las hojas, caducas, son grandes, alargadas y con marcada nervadura.


El jazmín rosado o moruno (Jasminum polyanthum) se da bien en el centro de España, la costa mediterránea y Andalucía. Abajo, el jazmín de primavera (J. mesnyi). Ambos son de floración temprana. Copyright: María Losseau y Adrián Martín

Jasminum mesnyi

Jasminum mesnyi

Entre los jazmines de floración amarilla destaca el Jasminum mesnyi o jazmín de primavera. Es un trepador leñoso de ramas verdes arqueadas y porte desordenado, muy parecido al J. nudiflorum. Pierde el follaje o no, según el clima. En primavera produce abundantes flores semidobles amarillas sin aroma. Requiere soporte para trepar, aunque es más colgante que trepador.
• Zona: Toda España
• Exposición: Sol o semisombra; soporta las heladas si no son continuadas.
• Suelo: Drenado, incluso calcáreo.
• Riego: Regular; soporta la sequedad.
• Floración: Marzo a mayo.
• Mantenimiento: Necesita apoyo y sujeciones sobre una estructura. Debe podarse tras la floración.
• Usos: Colgando sobre muros altos o en vallas.
• Maceta: Sí, si es grande y se mantiene al aire libre.

Jasminum nudiflorum

El jazmín de invierno o jazmín amarillo (Jasminum nudiflorum) también da flores amarillas. Este arbusto caducifolio de crecimiento muy vigoroso y bastante desordenado, luce ramas largas y arqueadas con tendencia a desbordarse por encima de muros o vallas. Alcanza entre 3 y 4 metros de altura. No tiene casi ninguna necesidad específica y florece en climas fríos en otoño e invierno. Da flores simples de un intenso color amarillo, aunque sin aroma; aparecen antes que las hojas sobre los tallos del año anterior.
• Zona: Centro de España y norte atlántico.
• Exposición: Sol, o en semisombra en lugares de veranos calurosos; es muy resistente al frío: soporta hasta -15 grados.
• Suelo: Bien drenado y rico, incluso calcáreo.
• Riego: Regular, más abundante si está en contenedor.
• Floración: Noviembre a marzo.
• Mantenimiento: Guiarlo y sujetarlo a un soporte. Podar drásticamente tras la floración para rejuvenecerlo. Es fácil de trasplantar. Sensible a las enfermedades fúngicas.
• Usos: Colgando desde muros altos y para dar notas de color en invierno.
• Maceta: Sí, al aire libre.

Jasminum humile

Originario de Nepal, el Jasminum humile, también llamado jazmín italiano, es un arbusto trepador muy ramificado, de prolongada floración en forma de fragantes racimos umbeliformes de flores de color amarillo. Luce tallos verdes y delgados y follaje perenne o semi perenne. Es bastante rústico. Crece muy rápido (2,50 metros) y admite bien la poda.
• Zona: Centro de España y norte atlántico.
• Exposición: Sol o sombra ligera, al resguardo de los vientos secos estivales. Soporta el frío, hasta -12 grados bajo cero. Debe protegerse de los vientos fríos del norte.
• Suelo: Suelto, rico y bien drenado.
• Riego: Escaso en invierno y abundante en verano; soporta la sequía.
• Floración: Muy perfumada, de marzo a noviembre.
• Mantenimiento: Poda de limpieza y aclareo después de la floración; también se puede desmochar antes de la floración parar que sea más profusa. Es sensible a los ataques del pulgón.
• Usos: Excelente para iluminar zonas del jardín prácticamente todo el año. Necesita un muro alto desde el cual colgar, o un soporte al que se aten los tallos.
• Maceta: Sí, al aire libre.
• Variedades: La más conocida es la ‘Revolutum’, de color y perfume más intensos. La ‘Wallichianum’ es muy parecida, pero con flores ligeramente colgantes y hojas más grandes.

Reportaje completo

nº 60 >>
página 8

verdeesvida nº 60