Un minijardín de aromáticas (2ª parte)

Imprimir Imprimir  |  Enviar Enviar  | 

Un minijardín de aromáticas (2ª parte)

Desde hace siglos se utilizan el tomillo, la fragante melisa o toronjil, y la raíz de valeriana como relajantes naturales que ayudan a combatir el estrés y la ansiedad, y a conciliar el sueño. Son plantas fáciles de cultivar en el huerto urbano. 

Entre las plantas aromáticas que ayudan a relajarse y a conciliar el sueño se cuentan:

 

Melisa o toronjil

Las hojas de la melisa, de fuerte aroma a limón, contienen un aceite esencial de efecto tranquilizante: ayuda a combatir el estrés, calmar los nervios y la ansiedad, y conciliar el sueño.

• Cómo cultivarla: Sitúala en semisombra. El sustrato ha de ser fértil y húmedo, pero con buen drenaje. Soporta temperaturas muy bajas, pero pierde el follaje. Tiene tendencias invasoras. Las hojas deben recogerse antes de la floración, ya que luego pierden parte de su sabor y aroma.

• Cómo utilizarla: Añadir entre una y tres cucharaditas de hojas secas en 200 milímetros de agua hirviendo. Dejar reposar unos 10 minutos. Beber una taza por la noche antes de acostarse.

 

Tomillo

El tomillo, tan utilizado como condimento, es un tesoro medicinal: actúa como relajante natural y ayuda a conciliar el sueño; es rico en hierro y contiene lisina, cuya carencia provoca sensación de cansancio; también favorece la digestión, es antiespasmódico y estimula el apetito, y tiene cualidades antibióticas y antisépticas.

• Cómo cultivarlo: Necesita sol y un suelo bien drenado. Se consumen las hojas y flores.

• Cómo utilizarlo: En infusión o en baños de inmersión. En este caso, revolver un buen manojo de hojas y flores frescas en dos litros de agua hirviendo, dejar reposar 15 minutos, filtrar y verter en una bañera llena de agua caliente. Duración del baño: 20 minutos.

 

Valeriana

De efecto sedante, la infusión de raíz de valeriana resulta perfecta para calmar la ansiedad, relajar la mente y vencer el insomnio. Es útil en casos simples de estrés, ansiedad y tensión nerviosa, palpitaciones e incluso dolor de cabeza. Se recomienda consumirla con moderación.

• Cómo cultivarla: Vive bien al sol o en semisombra. Tolera el frío extremo, aunque pierde las hojas. Necesita un sustrato húmedo, con predilección por los calcáreos. Crece rápidamente. Las raíces se recolectan en primavera u otoño.

• Cómo utilizarla: Mezclar dos cucharadas de raíz seca molida en un vaso de agua fría y dejar macerar entre 10 y 12 horas; colar y endulzar. Tomar dos vasos al día.

 

Las plantas aromáticas que se mencionan en estas páginas integran la colección Las hierbas del druida, de Corma, a quien agradecemos su colaboración en este artículo.


El cultivo de las aromáticas es bastante sencillo. Se debe procurar para ellas un rincón en el jardín o una mesa de cultivo. Copyright: Rivera Market

Un minijardín vertical

Un minijardín vertical

Los minijardines verticales permiten cultivar hierbas aromáticas en una pared de la cocina o el balcón. Así ocupan poco lugar y están siempre disponibles.
Foto: Digebis

Reportaje completo

nº 71 >>
página 55

verdeesvida nº 71