¿Qué cultivar en un huerto en semisombra?

Imprimir Imprimir  |  Enviar Enviar  | 

¿Qué cultivar en un huerto en semisombra?

Aunque la mayoría de las hortalizas precisan mucho sol para dar frutos, son varias las especies capaces de proporcionar una buena cosecha con solo recibir unas pocas horas de insolación al día. Las hierbas aromáticas en general, las verduras de hoja y las de la familia de la col, los frutos del bosque e incluso muchas hortalizas de raíz se pueden cultivar perfectamente en semisombra.

Al caminar por el campo, si te fijas en las huertas verás que están situadas, casi sin excepción, en lugares de mucha insolación y libres de cualquier tipo de sombra, ya sea de una colina, una casa o un árbol. Esto es así porque la mayor parte de las plantas de la huerta son muy dependientes del sol. Reciben de él, además de calor, la energía necesaria para hacer la fotosíntesis que las hace crecer fuertes y sanas. El sol directo abundante facilita el desarrollo de las flores y frutos y la acumulación de reservas en los tubérculos y raíces comestibles. El huerto ideal ha de estar situado a pleno sol, orientado al sur si es posible, y sin obstáculos que proyecten sombra sobre él.

 

Tres o cuatro horas de sol al día son suficientes para cultivar la mayoría de las verduras de hoja y hierbas culinarias como el perejil, el cilantro, la menta y el orégano.
Pero, ¿qué hacer si tu terreno o la terraza donde quieres instalar la mesa o la jardinera de cultivo están en un lugar que recibe pocas horas de luz directa al día? ¿Debes renunciar a disfrutar de tu propio huerto? No necesariamente. Algunas hortalizas, como el tomate, el maíz, los calabacines o la mayoría de los pimientos, solo te proporcionarán una producción aceptable si los cultivas a pleno sol, pero existen otras que pueden tolerar la escasez de luz directa y darte una buena cosecha aun en condiciones de semisombra.

 

De todas formas, ten en cuenta que un huerto en una zona de sombra total no es viable, excepto para los frutos del bosque, así que siempre habrá un mínimo de horas de sol directo que deberás proporcionarle.

 

De la necesidad, virtud

Las hortalizas que pueden vivir con menos horas de luz directa al día crecen a menor velocidad y desarrollan hojas o frutos más pequeños que las mismas especies a pleno sol. Pero esto no es un inconveniente: este comportamiento puede servirte para cosechar de manera escalonada si plantas una parte en la zona más soleada y otra en la más sombría. Además, estas plantas pueden situarse en verano en las zonas más umbrías y frescas eludiendo así los daños que produce el exceso de calor y ahorrando agua de riego.

 

Como norma general: las verduras que se plantan por el interés de sus hojas o tallos son las que soportan mejor las condiciones de cierta sombra; las que se cultivan por su raíz dependen bastante del sol directo, aunque un poco menos que las de fruto, que son las que necesitan pleno sol. Por lo tanto, si no dispones de plena insolación en tu huerto, puedes cultivar:

 

• Verduras de hoja: lechuga, escarola, rúcula, berro, canónigos, acelga, espinaca, borraja.

• Hortalizas de la familia de la col: brócoli, repollo, berza, coliflor, coles de Bruselas.

• Algunas legumbres como los guisantes.

• Algunas aromáticas o culinarias, como el perejil, el cilantro, la menta y la melisa.

• Algunas hortalizas de raíz, como los rabanitos, nabos, remolachas o patatas, aunque teniendo en cuenta que su ciclo será más largo y su rendimiento menor que al sol.

• Frutos del bosque: fresas, fresones, frambuesas, arándanos, grosellas (ver artículo). Estas especies son las que mejor se adaptan a las condiciones de sombra, incluso algunas la prefieren a una exposición totalmente soleada.

Ver el cuadro de hortalizas, horas de sol y observaciones en la revista (hemeroteca online de esta web).


 

CÓMO CONSEGUIR MÁS LUZ

Decir que existen especies hortícolas que toleran la sombra no significa necesariamente que sean amantes de ella. Casi siempre, su ideal es vivir en un entorno más soleado. Por tanto, y dentro de tus posibilidades, debes tratar de conseguir para tus plantas el máximo grado de insolación. ¿Cómo?

• Si es posible, busca una orientación al sur.

• Si hay paredes o muros alrededor del huerto, puedes pintarlos de blanco para que reflejen más luz.

Utiliza pantallas que desvíen la luz del sol a las plantas; esto es especialmente útil en terrazas y balcones.

• Evita plantar árboles o arbustos que arrojen sombra sobre el huerto.


 Información relacionada:

Un jardín con sabor a fresa, Verde es Vida nº69, página 54 (ver).

Zanahorias y rabanitos, ¡cultívalos en casa, Verde es Vida nº66, página 56 (ver).

 La más fresca colección de lechugas, Verde es Vida nº63, página 56 (ver).

Frutos del bosque en la terraza, Verde es Vida nº61, página 54 (ver).

Las hortalizas que se plantan por el interés de sus hojas, como la lechuga, escarola, espinaca, acelga y berro, pero también las fresas, son las que mejor toleran la escasez de sol directo. Copyright: Sunnie Larsen

Frambuesas

Frambuesas

Con dos o tres horas al día de luz solar, las frambuesas, pero también las grosellas, arándanos, fresas y fresones pueden vivir bien y fructificar. Algunas especies y cultivares pueden soportar incluso una sombra casi continua.
Foto: Bennett IV

Guisantes

Guisantes

Con sombra parcial, la cosecha de guisantes solo se retrasará un poco. Con cuatro a cinco horas de luz solar directa, esta legumbre produce adecuadamente.
Foto: istockphoto

Reportaje completo

nº 69 >>
página 56

verdeesvida nº 69