Registrate gratis para ver la revista

Ficha de Plantas

Árboles y palmeras

Coníferas

Arbustos y trepadoras

Plantas de flor

Plantas de interior

Frutales y huerto

Cactus y crasas

Gramíneas

Acuáticas

Flor: todo el año

Hoja perenne

Temperatura alta

Semisombra o luz tamizada

Suelo rico, poroso, fresco y bien drenado

Riego moderado

DE TANGANICA A ALEMANIA

La introducción en Europa de la violeta africana se formalizó en 1892, año en que el barón Walter von Saint Paul-Illaire, por entonces representante de la Compañía Alemana de África Oriental y alto funcionario colonial en Tanganica, envió a su padre —un marino y parlamentario con aficiones botánicas— semillas de esta planta, hallada en las montañas Usambara, en el nordeste de la actual Tanzania. En 1893, el botánico Hermann Wendland la describió y la bautizó Saintpaulia en su honor. El específico ionantha proviene del griego ion, violeta, y anthas, flor. Aunque el género abarca seis especies, es la Saintpaulia ionantha la que ha dado lugar a la mayoría de los híbridos que existen hoy. La African Violet Society of America los recoge en su web, www.avsa.org.

Reportaje completo

nº 74 >>
página 42

verdeesvida nº 74

PLANTAS DE INTERIOR

Saintpaulia ionantha

Violeta africana

Descripción

No es propiamente una violeta, aunque el color de las flores y la forma de roseta de la planta la recuerdan. La Saintpaulia ionantha, una de las más refinadas especies para interior, es de origen africano, nativa de un área de bosque tropical nuboso entre Tanzania y Kenia. Sus aterciopeladas flores, originariamente violetas, lilas o blancas, lucen hoy tonalidades rosadas, fucsias, púrpuras y borravino, con bellas variegaciones blancas, gracias a las hibridaciones. Rodeadas de una corona de hojas no menos atractivas, forman un pequeño bouquet, perfecto para poner una nota de color en cualquier rincón luminoso dentro de casa. Si reciben los cuidados adecuados pueden dar flor todo el año.

 

Hojas

Son plantas pequeñas, compactas y bajas, de 15 a 20 centímetros de altura, en forma de roseta. Las hojas son redondeadas, carnosas y con surcos marcados; son lustrosas y están cubiertas por un fino vello. Generalmente son de color verde oscuro, aunque las hay variegadas.

 

Flores

Las flores, de dos a tres centímetros de diámetro, se abren en cinco lóbulos, y exhiben en el centro la nota de color amarillo de los estambres. En algunos híbridos la corola es doble o semidoble. Surgen en gran número en el centro de la planta formando un pequeño ramillete. En muchas variedades los márgenes son ondulados o encrespados, e incluso lucen rebordes blancos.

 

Cultivo y cuidados

Necesita mucha luz, pero fuera del sol directo, una temperatura cálida (lo ideal es 18-27º durante el día y unos 15º durante la noche) y un ambiente moderadamente húmedo. No es difícil de cuidar, siempre que se vigile el riego: el suelo debe permanecer ligeramente húmedo, pero el exceso de agua combinado con frío o calor le resulta muy perjudicial; si se acumula en la superficie favorece la pudrición de los pecíolos de las hojas; si el sustrato se encharca se asfixian y pudren las raíces. Es mejor regarla por inmersión para que las hojas no se mojen, ya que se manchan; se ha de dejar que drene bien, y no repetir hasta que el sustrato esté casi seco. Otra opción es situar la planta sobre un platito con guijarros y poca agua para que la absorba por capilaridad. Pueden afectarla la araña roja, los trips y la cochinilla cerosa y algodonosa, que se controlan con el fitosanitario adecuado.

 

Foto: Oficina Holandesa de Flores