Registrate gratis para ver la revista

Ficha de Plantas

Árboles y palmeras

Coníferas

Arbustos y trepadoras

Plantas de flor

Plantas de interior

Frutales y huerto

Cactus y crasas

Gramíneas

Acuáticas

Conos globosos con semillas

Hoja perenne

Temperatura media y alta

Semisombra o luz tamizada

Rico, fresco y bien drenado

Riego regular

EL TESORO DE LA ISLA DE NORFOLK

La Araucaria heterophylla es endémica de un territorio compuesto por tres islas del Pacífico ubicadas entre Australia, Nueva Zelanda y Nueva Caledonia. Cuando el célebre marino James Cook descubrió —y bautizó— en 1774 la isla de Norfolk, de solo 34 kilómetros cuadrados, se encontró con un verdadero tesoro para la Marina británica: bosques de árboles de 50 metros de altura y tronco perfectamente recto y fuerte; esos pinos que no son tales se convertirían en los mástiles favoritos de la armada, se lee en Wikipedia. El árbol hizo famosa a la isla de Norfolk y figura en su bandera, pero su popularidad se extiende a toda Australia, país del que son oriundas otras araucarias de gran altura y tamaño como la A. cunninghamii y A. bidwillii.

Reportaje completo

nº 67 >>
página 40

verdeesvida nº 67

PLANTAS DE INTERIOR

Araucaria heterophylla o Araucaria excelsa

Pino de Norfolk

Descripción

Esta pequeña conífera que se cultiva en el interior de casa en ejemplares de 25 a 50 centímetros de altura contribuye a purificar el aire de sustancias nocivas. Se trata de una araucaria muy ornamental, nativa de la isla australiana de Norfolk, en el Pacífico sur, de allí su preferencia por las temperaturas suaves (-1º, USDA 10) y la humedad ambiental. En España se puede cultivar en el jardín solo en las zonas libres de heladas; soporta el aire marino y el viento. Es de lento crecimiento.

 

Hojas y copa

La Araucaria heterophylla se caracteriza por un follaje denso y sin embargo de aspecto ligero, formado por pequeñas agujas en forma de cuña o escamas, de un color verde medio. Las ramas, prácticamente horizontales, surgen a la misma altura en distintos puntos del tronco configurando una silueta cónica de pisos.

 

Cultivo

Prefiere los sustratos frescos y fértiles pero bien drenados; el pH le resulta indiferente y tolera los suelos calcáreos. En el interior de casa deberá ubicarse en un sitio muy luminoso aunque fuera del sol directo; si es en el jardín, a pleno sol. Agradecerá que se le brinde abono para plantas verdes disuelto en el agua de riego cada 15 días durante la época de crecimiento, excluyendo julio y agosto.

 

Cuidados

En el interior de casa será necesario protegerla de la sequedad y el calor de la calefacción brindándole humedad ambiental con pulverizaciones frecuentes o situándola en una habitación sin calefacción; el exceso de sequedad provoca el amarilleo y la caída de las agujas. Del mismo modo, se debe vigilar que el sustrato se mantenga húmedo (fresco), aunque no empapado; el exceso de agua también provoca la caída de las agujas. Si las raíces asoman por los agujeros de drenaje, la araucaria deberá trasplantarse a una maceta una medida mayor, de paso se renueva el sustrato; este procedimiento ha de hacerse al menos cada dos años. Cada mes de marzo conviene retirar la capa superior de tierra (entre tres y cinco centímetros, según el tamaño del ejemplar) y reemplazarla por sustrato nuevo.

 

Usos

En la costa mediterránea puede utilizarse en parques y jardines y formando pantallas cortavientos junto al mar.

 

Foto: Oficina Holandesa de Flores