Registrate gratis para ver la revista

Ficha de Plantas

Árboles y palmeras

Coníferas

Arbustos y trepadoras

Plantas de flor

Plantas de interior

Frutales y huerto

Cactus y crasas

Gramíneas

Acuáticas

Solo si se cultiva en el exerior

Todo el año, si se cultiva en el exterior

Hoja perenne

Temperatura alta

Semisombra

Suelo rico y fresco

Riego escaso

DE LAS GUAYANAS A TAIWÁN

Pachira es el nombre que dieron a este árbol los nativos de las Guayanas. Allí la descubrieron unos científicos taiwaneses, que consiguieron reproducirla en Asia por semillas y convertirla en una apreciada especie. La costumbre de trenzar los tallos (de tres a cinco) proviene de allí: el espesor es sinónimo de fortaleza, rasgo de gran valor simbólico. El género Pachira, o Bombax, abarca 24 especies de árboles caducifolios y perennifolios oriundos de las áreas tropicales de América. Las hojas tiernas, las flores y las semillas son comestibles. La planta contiene principios activos para tratar la diabetes.

Reportaje completo

nº 61 >>
página 40

verdeesvida nº 61

PLANTAS DE INTERIOR

Pachira aquatica

Pachira

Descripción

La pachira es un árbol oriundo de las zonas pantanosas de los trópicos americanos (México y el norte de Suramérica), que se ha adaptado perfectamente al cultivo en el interior e incluso como bonsái. Sus grandes hojas palmeadas la hacen especialmente atractiva. Plantada en el suelo del jardín crece rápidamente y puede alcanzar los cinco metros de altura.

 

Hojas

El follaje es persistente. Las hojas son palmeadas y están formadas habitualmente por cinco o seis foliolos ovalados o elípticos (pueden llegar a ser incluso nueve), de unos 30 centímetros de largo; son lustrosos y de color verde brillante. La corteza es lisa, de color marrón tostado y verde en las partes más tiernas. Como planta de interior, la pachira se presenta con los tallos trenzados (ver recuadro).

 

Flores

Si se cultiva en el exterior florece todo el año. Las flores son grandes y muy perfumadas, aunque efímeras; tienen pétalos blancos finos y un penacho de estambres amarillos con los extremos rojos. Dan lugar a grandes frutos leñosos parecidos al cacao y la castaña (de ahí que se la llame también cacao silvestre o castaña de agua).

 

Cultivo

Vive mejor en un sustrato neutro o ácido, rico y fresco, pero seco en invierno. Prefiere la semisombra, o la sombra con un poco de sol, pero siempre a resguardo del viento. Se puede cultivar en el exterior en esas condiciones en lugares donde la temperatura no baje de -1º (USDA 10-12), por ejemplo Canarias, Andalucía occidental y la costa mediterránea desde Levante hacia el sur.

 

Cuidados

La pachira exige una atmósfera húmeda: las pulverizaciones con agua compensarán la sequedad ambiental, que suele provocar la caída de las hojas. En cambio, a pesar de que su hábitat originario son los terrenos pantanosos, en cultivo necesita poca agua: se la debe regar solamente cuando el sustrato se vea seco; el exceso de agua le resulta sumamente perjudicial. Agradece un abonado regular.