Registrate gratis para ver la revista

Ficha de Plantas

Árboles y palmeras

Coníferas

Arbustos y trepadoras

Plantas de flor

Plantas de interior

Frutales y huerto

Cactus y crasas

Gramíneas

Acuáticas

Flores: mayo-septiembre

Hoja perenne

Temperatura media

Semisombra

Suelo pobre, permeable

Riego escaso

FÁCIL DE MULTIPLICAR

Pocas plantas son tan agradecidas para introducir a los niños en la jardinería como las echeverias. Son especialmente fáciles de multiplicar: basta con separar los retoños que surgen junto a las rosetas mayores. Pero es que, además, cada hoja es capaz de generar (lentamente, eso sí) una nueva plantita. El procedimiento no puede ser más sencillo: hay que entrerrar levemente el retoño o la base de la hoja en un sustrato de arena y turba humedecido, y ubicarlo en un sitio luminoso.

Reportaje completo

nº 49 >>
página 36

verdeesvida nº 49

CACTUS Y CRASAS

Echeveria sp.

Echeveria

Descripción

Estas plantas suculentas en forma de roseta son de origen mexicano. Se conocen más de 150 especies de echeverias, todas de la familia de las crasuláceas. Son muy tolerantes a la sequedad ambiental, la escasez de agua y las tierras pobres.

 

Hojas

La belleza de la echeveria radica precisamente en sus hojas redondeadas, dispuestas de forma concéntrica o espiralada. Son carnosas y de un color azulado pálido, traslúcido.

 

Flores

Desde el final de la primavera hasta principios del otoño, de las rosetas de las echeverias surgen unas finas varas rosadas que acaban en pequeñas flores amarillas o rojizas, más o menos abundantes según la especie. Sin embargo, según la cantidad de luz que reciban pueden florecer todo el año.

 

Cultivo

Deben situarse en un lugar luminoso, pero en semisombra, para evitar las quemaduras que provoca el sol directo. El suelo debe ser permeable para que el agua del riego drene rápidamente, por lo que es clave añadir al sustrato una capa de guijarros o arena de río.

 

Cuidados

Las echeverias deben ser regadas con tino: es bueno esperar que la tierre se seque entre riego y riego, y siempre de forma moderada, e incluso nula en invierno. No hay que mojar las hojas ni vaporizarlas. Es sensible a la podredumbre por exceso de agua. Se abonan una vez al mes en primavera y verano.

 

De interés

En tinajas o rocallas resultan sumamente decorativas. Lentamente van formando masas compactas de rosetas.