Registrate gratis para ver la revista

Ficha de Plantas

Árboles y palmeras

Coníferas

Arbustos y trepadoras

Plantas de flor

Plantas de interior

Frutales y huerto

Cactus y crasas

Gramíneas

Acuáticas

Semillas

Floración continua de julio a enero

Hoja perenne o semiperenne

Temperatura media y alta

Mucha luz, fuera del sol directo

Sustrato medio, fresco y ligero

Riegos frecuentes en verano

PLANTAS DE LA GLORIA

Planta o árbol de la gloria es el nombre común que reciben la mayoría de las plantas del género Tibouchina, que abarca unas 350 especies de origen tropical. Provienen de las selvas de Brasil, Bolivia, el Caribe y México, aunque se han aclimatado en muchas otras regiones del mundo. En muchos países de habla inglesa la llaman también princess flower.
Entre las especies más atractivas destacan la Tibouchina grandiflora, de flores más grandes y en panículas y hojas más redondeadas; la Tibouchina granulosa, un precioso árbol (cinco metros de altura) cuya copa se llena de flores moradas, aunque solo es apto para climas subtropicales o tropicales (USDA 10-12), y la Tibouchina heteromalla, de matas más bajas (30-40 centímetros) y abundantes panículas en el extremo de las ramas.

Reportaje completo

nº 67 >>
página 37

verdeesvida nº 67

ARBUSTOS Y TREPADORAS

Tibouchina semidecandra, Tibouchina urvilleana

Tibuchina

Descripción

Unas flores de un intenso azul con reflejos violetas entre un follaje verde oscuro de hojas aterciopeladas: en este contraste radica la belleza de la Tibouchina semidecandra. Este arbusto de mediano tamaño crece rápidamente y vive a placer en los jardines de las costas mediterráneas y atlánticas; en el resto de España, los tiestos permitirán trasladarlo a zonas protegidas de las heladas en invierno. De origen brasileño, exige temperaturas cálidas o templadas y sufre cuando bajan de -2° (USDA 9-12).

 

Hojas y porte

Sus aterciopeladas hojas ovales acabadas en punta exhiben marcadas nerviaciones paralelas y forman un follaje denso de un profundo verde; persisten todo el año si el clima es benigno. Las tibuchinas son arbustos erectos de porte abierto pero poco ramificado; pueden alcanzar unos dos metros de alto por tres de ancho en las zonas de climatología más favorable.

 

Flores

De julio a enero, la tibuchina emite preciosas flores azul-violeta; no duran mucho pero la floración es incesante. Están formadas por cinco pétalos redondeados y estambres blancos o purpúreos. Existe una Tibouchina semidecandra floribunda, especialmente florífica, que puede alcanzar los cinco metros de altura.

 

Cultivo

La tibuchina necesita mucha luz para florecer abundantemente y sin descanso; según la fuerza del sol en la región deberá situarse en semisombra o a salvo de los rayos solares más potentes. Necesita ser resguardada de las heladas y de las ráfagas de viento fuertes y frías. Exige un sustrato con buen drenaje, fresco, medianamente rico y levemente ácido.

 

Cuidados

En verano precisará riegos frecuentes. Su ramaje es bastante frágil y acaba por no soportar el peso del follaje, lo cual aconseja entutorarla o atarla a una celosía o espaldera cuando haya alcanzado cierto tamaño. Conviene efectuar una ligera poda una vez concluida la floración de primavera para devolverle un aspecto más redondeado. Vive bien en maceta en una terraza, porche abierto, patio e incluso dentro de casa; solo habrá que buscarle un lugar con abundante luz, pero protegido del sol directo, preferiblemente orientado al sur o al poniente.  

 

Foto: Kaiyanwong