Registrate gratis para ver la revista

Ficha de Plantas

Árboles y palmeras

Coníferas

Arbustos y trepadoras

Plantas de flor

Plantas de interior

Frutales y huerto

Cactus y crasas

Gramíneas

Acuáticas

Bayas rojas en otoño (pie femenino)

Flor: invierno-primavera

Hoja perenne

Temperatura media

Semisombra

Suelo humífero, bien drenado

Riego regular

‘RUBINETTA’ Y ‘RUBELLA’

El género Skimmia cuenta con numerosas especies y cultivares, entre los que destacan ‘Rubinetta’ (en la foto) y ‘Rubella’, de panículas más compactas, dos de los más habituales en los centros de jardinería. Cada año se presentan nuevas variedades.
Skimmia es una latinización de miyama-shikimi, que es como se conoce a esta planta en Japón; miyama significaría monte, y shikimi, frutos tóxicos. Shikimi es también el nombre del árbol de anís Illicium anisatum, cuyas venenosas semillas se queman como incienso en las ceremonias religiosas. A pesar de llamarse japonica, lo más probable es que la especie fuera introducida desde China.

Reportaje completo

nº 62 >>
página 36

verdeesvida nº 62

ARBUSTOS Y TREPADORAS

Skimmia japonica

Skimmia

Descripción

Este arbusto dioico de hojas perennes se ha convertido en los últimos años en una presencia habitual como planta de Navidad. El rojo de las pequeñas bayas que lucen los ejemplares femeninos y de los capullos florales de los pies masculinos contrasta vivamente con el verde oscuro del follaje. Se trata de una especie rústica, originaria del sur y el este de Asia, que vive bien tanto en interiores como en terrazas y jardines.

 

Hojas y porte

La Skimmia japonica forma matas redondeadas y compactas que alcanzan entre 25 centímetros y 1,5 metros de altura, según el cultivar. Las hojas son coriáceas y satinadas, de un verde profundo en el haz y más claro en el envés. Son ovales o elípticas, de unos 8-10 centímetros de largo; desprenden un suave perfume cuando se frotan, pero son tóxicas. En algunas variedades, como la ‘Rubella’, adquieren una coloración rojiza en los márgenes en invierno.

 

Flores y bayas

En el caso de la Skimmia, la belleza está bien repartida, incluso a lo largo del año, entre los pies masculinos y femeninos. Las flores masculinas surgen en invierno en forma de panículas de pequeños botones rojos muy decorativos, que en primavera dan paso a flores estrelladas de color blanco crema, fragantes y melíferas. Las flores de los pies femeninos, en cambio, son insignificantes, pero a partir del otoño producen llamativos ramilletes de bayas rojas que duran varios meses (son tóxicas).

 

Cultivo y cuidados

La Skimmia japonica es oriunda de los bosques, por eso crece mejor en un sitio algo sombreado; los márgenes de las hojas de las plantas expuestas a pleno sol se decoloran. Prefiere un sustrato húmico, fresco, bien drenado y ligeramente ácido. Resiste las heladas y temperaturas de -12 grados (USDA 7-9) y tolera la contaminación. Sin embargo, no lleva bien la sequía —por lo que hay que vigilar el riego— ni las corrientes de aire fuertes. Para que el pie femenino produzca bayas es necesaria la presencia de un ejemplar masculino (en proporción 5 por 1). Las épocas ideales de plantación son el otoño y la primavera. Crece moderadamente y no necesita poda. En primavera conviene darle un fertilizante tipo Osmocote.

 

Foto: Mille d’Orazio