Registrate gratis para ver la revista

Ficha de Plantas

Árboles y palmeras

Coníferas

Arbustos y trepadoras

Plantas de flor

Plantas de interior

Frutales y huerto

Cactus y crasas

Gramíneas

Acuáticas

Aquenios redondeados

Flor: marzo-septiembre

Hoja perenne

Temperatura media y alta

Pleno sol o semisombra

Cualquier sustrato bien drenado

Riego escaso

LAS OTRAS WESTRINGIAS

El género Westringia comprende unas 25 especies de arbustos perennifolios australianos. Entre ellos destaca la Westringia glabra, de hojas recubiertas de una aterciopelada pelusa. Conforma matas un poco más abiertas que las de la Westringia fruticosa, de un metro de altura por un metro de ancho. Desde el final del invierno al verano produce abundantes flores de color malva con pequeñas pecas rojas en la garganta. Del cruzamiento de Westringia glabra y W. fruticosa ha surgido ‘Glabra Cadabra’, un híbrido que destaca por su brillante follaje verde y sus pequeñas flores violetas agrupadas en racimos. Existe también una especie de hojas muy finas y largas: la Westringia longifolia, cuyo cultivar ‘Snow Flurry’ da flores blancas con pequeñas pecas rojas en la garganta.

Reportaje completo

nº 70 >>
página 38

verdeesvida nº 70

ARBUSTOS Y TREPADORAS

Westringia fruticosa

Romero australiano

Descripción

El llamado romero australiano, nativo de las zonas costeras de Nueva Gales del Sur, es un florífero arbusto de porte redondeado y denso follaje perenne gris verdoso. Produce pequeñas flores blancas o rosadas, melíferas, desde la primavera hasta la llegada del otoño, e incluso durante todo el año en algunas regiones, aunque en menor cantidad. Tolera hasta -7° (zona 9), por lo que puede vivir bien en gran parte de España. No lo afecta el aire salino del mar ni el viento, de modo que resulta perfecto para los jardines costeros. Crece rápidamente, es muy fácil de cuidar y vive muchos años.

 

Hojas

Conforma arbustos muy ramificados de 1 a 1,5 metros de altura; el cultivar ‘Jervis Gem’ es especialmente compacto y levanta entre 80 centímetros y un metro. Las hojas son pequeñas, estrechas, planas y coriáceas; el haz es de color verde oscuro o grisáceo, y el envés plateado. En el cultivar ‘Morning Light’ exhiben márgenes amarillos. Surgen en forma de verticilos a lo largo de tallos leñosos finos de sección cuadrada.

 

Flores

Como es típico en la familia de las Lamiáceas, a la que pertenece también el romero común, las flores de la Westringia fruticosa son bilabiadas. En su caso, de unos dos centímetros, tubulares, con el labio superior abierto en dos lóbulos, y el inferior en tres. Suelen ser blancas, pero hay híbridos que dan flores rosa pálido, como el ‘Wynyabbie Gem’ (florece de marzo a junio y exige semisombra), o azul lavanda. Atraen a las abejas y pájaros. Producen frutos secos de tipo aquenio.

 

Cultivo y cuidados

Prefiere el pleno sol, pero vive bien en semisombra. El grado de acidez del sustrato le es indiferente, y puede ser seco o fresco, incluso pobre en nutrientes, siempre que el drenaje esté asegurado. Exige poco riego y resiste la sequía, por lo que se la considera apta para la xerojardinería. El marco de plantación ha de ser de 1-1,5 metros. Si hiciera falta una poda para mantener la forma conviene que sea una vez al año, al cesar la floración. Se multiplica por esquejes en verano o semilla.

 

Usos

Se la puede usar en el jardín en solitario, en macizos o incluso setos, y en los tiestos de la terraza o el patio. 

 

Foto: María Losseau