Registrate gratis para ver la revista

Ficha de Plantas

Árboles y palmeras

Coníferas

Arbustos y trepadoras

Plantas de flor

Plantas de interior

Frutales y huerto

Cactus y crasas

Gramíneas

Acuáticas

Drupas rojas en los pies femeninos

Flor: abril-mayo

Hoja perenne

Temperatura alta o media

Pleno sol

drenado, incluso seco o calizo

Riego moderado

EL CHICLE DE LOS HARENES

Una incisión en la corteza y el lentisco empieza a sangrar un aromático jugo transparente que forma lágrimas opalescentes al secarse. Con esta resina se obtiene una deliciosa goma de mascar, que en España se conoce como almáciga y en el Mediterráneo Oriental como mastika o mastiha. La isla griega de Quíos ha sido históricamente el centro mundial de producción de almáciga. Entre sus clientes más conspicuos se contaban los serrallos turcos, donde era muy apreciada para refrescar y endulzar la boca y por sus propiedades antibacterianas y digestivas. Con ella los griegos elaboran también un licor. Se usa como especia en la cocina, pero también en odontología, farmacia y cosmética, e incluso para pegar mármol y fabricar barnices.

Reportaje completo

nº 74 >>
página 40

verdeesvida nº 74

ARBUSTOS Y TREPADORAS

Pistacia lentiscus

Lentisco

Descripción

Esta joya de los matorrales y garrigas del Mediterráneo, de follaje siempreverde y pequeñas flores y frutos rojos, ocupa hoy un lugar en la xerojardinería por derecho propio. Resiste las altas temperaturas (es una especie termófila) y la sequía (xerófila), puede vivir en suelos secos, pedregosos e incluso calizos, y soporta el aire y los sustratos salinos costeros. Este arbusto, que pertenece al mismo género que el pistacho o anacardo (Pistacia vera), resiste hasta -7º (zonas 9-10) y requiere escaso mantenimiento. El lentisco es una planta vigorosa y decorativa, que suele alcanzar entre dos y cinco metros de altura. Se puede utilizar como ejemplar aislado, pero también en setos ya que tolera bien la poda.

 

Copa, tronco y hojas

Luce una silueta globosa de mata muy ramificada. La corteza es de color gris ceniciento y la madera, rosada, al igual que los tallos nuevos. Los ejemplares añosos pueden lucir troncos gruesos y torcidos, como un pequeño árbol. El follaje es verde vivo y está constituido por hojas compuestas paripinnadas, formadas por un número par de foliolos coriáceos alargados de dos a tres centímetros. Emana un fuerte olor a resina.

 

Flores y frutos

El lentisco es una especie dioica, es decir, con flores femeninas y masculinas separadas en plantas distintas. Tanto unas como otras son pequeñas y primero verdosas y luego escarlatas; se agrupan en apretados racimos que surgen en las axilas de las hojas en las ramas del año anterior. En verano y otoño luce drupas rojas de 4-5 milímetros de diámetro (foto), que al madurar en invierno se vuelven negras.

 

Cultivo y cuidados

Prefiere el pleno sol y el calor, en cambio debe ser protegido de las heladas fuertes. Puede vivir en cualquier tipo de suelo, siempre que sea bien drenado. El riego ha de ser moderado, dejando que el sustrato se seque entremedias. Es una planta que apenas exige cuidados. La poda debe efectuarse después de la floración y en septiembre. Es inmune a las plagas, a excepción del llamado pulgón del lentisco, que produce agallas en las ramas.

 

Usos

Es ideal para xerojardines, rocallas secas y jardines costeros, ya sea en solitario o formando setos. 

 

 Más información:

El chicle del Mediterráneo, del libro Las islas griegas, de Lawrence Durrell, Verde es Vida nº63, página 58 (hemeroteca online)

 

Foto: Ettore Balocchi