Registrate gratis para ver la revista

Ficha de Plantas

Árboles y palmeras

Coníferas

Arbustos y trepadoras

Plantas de flor

Plantas de interior

Frutales y huerto

Cactus y crasas

Gramíneas

Acuáticas

Grandes cápsulas decorativas

Flor: abril-mayo

Hoja semicaduca

Temperatura media

Pleno sol

Suelo medio, fresco, bien drenado

Riego entre escaso y moderado

EL ÁRBOL DE LA GRAN DUQUESA ANA

La Paulownia tomentosa, también llamada Paulownia imperialis, es conocida en el mundo anglosajón como Princess tree (árbol de la princesa) y Empress tree (árbol de la emperatriz). Esta connotación principesca alude a la gran duquesa Ana Pavlova Romanova (1795-1865), hija del zar Pablo I de Rusia, nieta de Catalina II la Grande y reina de los Países Bajos como esposa de Guillermo II de Orange. En 1864 le fue dedicado el género Paulownia, que abarca varias especies de árboles caducifolios nativos de China y Japón. Entre ellos destacan la Paulownia fortunei, de unos ocho metros de altura, follaje aterciopelado, y flores fragantes de tonalidad malva con manchas púrpura y garganta crema, y la P. fargesii, de 20-25 metros de altura y flores de color azul lavanda.

Reportaje completo

nº 76 >>
página 36

verdeesvida nº 76

ÁRBOLES Y PALMERAS

Paulownia tomentosa

Paulownia

Descripción

Una preciosa floración de color lila claro y unas enormes hojas convierten a este verdadero parasol en uno de los árboles de mediano tamaño más deseados para un jardín. De origen chino, la Paulownia tomentosa alcanza los 15 metros de altura y un diámetro de copa de cinco a siete metros. Prefiere los climas templados, pero puede resistir los fríos intensos (-29º, zonas 5-8). Tolera la contaminación ambiental y la sequía, y puede vivir en un amplio rango de suelos. Crece rápidamente y no acusa problemas reseñables de plagas o enfermedades.

 

Copa, tronco y hojas

Su copa globosa, ligeramente irregular, proyecta una sombra medianamente densa. El tronco y las ramas están revestidos de una corteza gris oscuro. Las hojas de las paulownias son caducas, aunque en los climas benignos pueden conservarlas. Son llamativamente grandes, enteras, de color verde medio y envés pubescente. Se parecen a las de las catalpas por su tamaño, largo pecíolo y forma (ovalada y acabada en punta).

 

Flores y frutos

Entre abril y mayo, antes de que broten las hojas, emite una profusa floración de color lila o malva en forma de racimos erectos de unos 35 centímetros. Las flores huelen a vainilla y tienen forma de trompeta, que se abre en cinco lóbulos recurvados, sostenidas por un cáliz afelpado de color ocre. Los botones florales se forman en la madera vieja (en el verano del año anterior), de modo que el frío puede afectarlos. Los frutos son cápsulas ovoides verdes de cinco centímetros, que se vuelven marrones al secarse; contienen semillas aladas.

 

Cultivo y cuidados

Debe situarse a pleno sol, preferentemente al abrigo de los vientos fuertes. Prefiere los suelos ligeros y bien drenados, medianamente fértiles e incluso pobres; no tolera los calcáreos ni los muy pesados. El riego ha de ser entre escaso y moderado, dejando que el sustrato se seque entremedias; el exceso de agua puede provocar la muerte de las raíces. Apenas exige cuidados. Se la puede dejar crecer a su aire, si acaso podarla tras la floración si fuera preciso para mantener la densidad y la forma. Si se desea conseguir hojas más grandes y abundantes y una sombra más densa, debe podarse drásticamente en invierno, aunque a costa de perder la floración. También se puede cultivar en contenedor, pero solo como planta verde.

 

Foto: James Gaither