Registrate gratis para ver la revista

Ficha de Plantas

Árboles y palmeras

Coníferas

Arbustos y trepadoras

Plantas de flor

Plantas de interior

Frutales y huerto

Cactus y crasas

Gramíneas

Acuáticas

Recolección: noviembre-marzo

Flor: abril-junio

Hoja perenne

Temperatura media y alta

Pleno sol

Suelo pobre y suelto

Riego escaso

PAZ, ALIMENTO, LUZ, MEDICINA

Se cree que el cultivo del olivo se inició en Medio Oriente unos 6.000 años antes de Cristo. No es casual, pues, que aparezca en el relato bíblico una ramita en el pico de la paloma al final del Diluvio, en prenda de paz. O su presencia en la mitología griega como árbol consagrado a los dioses, o la corona de ramitas de olivo a modo de premio en las gestas deportivas. El aceite servía, además, de alimento, combustible de lámparas y hasta ungüento medicinal. A España, hoy primer productor mundial de aceite de oliva, llegó con la dominación romana.

Reportaje completo

nº 50 >>
página 32

verdeesvida nº 50

ÁRBOLES Y PALMERAS

Olea europaea

Olivo

Descripción

Es, con la vid, uno de los símbolos del paisaje y la cultura mediterráneos. Este árbol de hoja perenne, tronco tortuoso y copa redondeada, es uno de los más típicos del campo español, aunque su carácter ornamental y su significación le han procurado desde siempre un sitio en los jardines. Algunos ejemplares alcanzan los cinco metros de altura. Se puede cultivar como ejemplar aislado, y en pequeños grupos o en procesión, si el espacio es grande. También se da bien en una terraza, si se planta en un gran macetero.

 

Hojas

Las hojas del olivo son perennes, lanceoladas y coriáceas. La cara superior es de color verde oscuro, y el envés, de un característico gris plateado.

 

Flores y frutos

Las flores no son nada llamativas y su polen resulta alergénico. Su fruto, la energética oliva o aceituna, es redondeado u ovalado según la variedad; al madurar gana un atractivo color vino.

 

Cultivo

Es una especie muy rústica, de fácil cultivo y larga vida (existen ejemplares varias veces centenarios). Prefiere los suelos arcillosos, aunque es capaz de adaptarse a cualquier terreno. Exige pleno sol para dar muchos frutos, y escaso o nulo riego (excepto cuando es muy joven); soporta largos períodos de sequía, y no admite el exceso de humedad. Resiste los fríos intensos. Tolera perfectamente los trasplantes.

 

Cuidados

Se suelen podar los ejemplares de jardín para redondear la copa, pero es mejor dejarlos crecer libremente. En los olivos jóvenes se debe dejar un solo tronco principal y eliminar los retoños; en los adultos conviene quitar las ramas secas y, a lo sumo, despejar levemente las ramas interiores. Se debe prevenir la plaga de la mosca del olivo, que ataca al fruto. La caparreta negra, que le causa al árbol pérdida de vitalidad, se trata con insecticida desde comienzos de la primavera.