Registrate gratis para ver la revista

Ficha de Plantas

Árboles y palmeras

Coníferas

Arbustos y trepadoras

Plantas de flor

Plantas de interior

Frutales y huerto

Cactus y crasas

Gramíneas

Acuáticas

Frutos fétidos en el pie femenino

Flor: primavera-verano

Hoja caduca

Temperatura media y baja

Pleno sol

Cualquier sustrato bien drenado

Riego escaso

UN SALUDABLE SUPERVIVIENTE

El primero en dar noticias en Europa de este árbol fue el naturalista alemán Engelbert Kaempfer, que lo conoció en Japón y, al parecer por una transcripción errónea del japonés ginkyo, lo llamó ginkgo en su obra Amoenitatum exoticarum (1712). En 1771, Linneo le añadió el específico biloba por la forma de la hoja.
Se dice que fue el primer árbol en volver a brotar tras la explosión atómica en Hiroshima. Su madera es ignífuga y no se pudre, y sus hojas y frutos han servido tradicionalmente en la medicina oriental. La farmacopea occidental utiliza hoy el ginkgo como fuente de flavonoides que, entre otras propiedades, combaten los radicales libres que causan el envejecimiento celular.

Reportaje completo

nº 65 >>
página 40

verdeesvida nº 65

ÁRBOLES Y PALMERAS

Ginkgo biloba

Ginkgo biloba

Descripción

Este árbol de espectacular otoño es tan bello como resistente: es capaz de soportar fríos de -40 grados (USDA 3-10), calor, sequía, contaminación ambiental... lo que explicaría su longevidad (puede vivir más de mil años) y su supervivencia como especie. El Ginkgo biloba es considerado un árbol fósil, un superviviente de la Edad del Hielo sin parientes vivos. Su reserva natural es una zona de China central, donde se han encontrado últimamente nuevas variedades de ginkgos en estado silvestre. Es una especie dioca, es decir con pie femenino y masculino.

 

Hojas, copa y tronco

Las hojas, parecidas a un abanico, son planas y lobuladas y penden de un largo pecíolo; en algunas variedades presentan dos lóbulos muy marcados, de ahí el nombre biloba. El verde claro del follaje nuevo va oscureciéndose con los meses y vira a un brillante tono amarillo antes de caer en otoño, su momento más espectacular. Hay también ginkgos de hojas variegadas o azuladas.

La copa, columnar cuando el árbol es joven, va ensanchándose con el paso del tiempo. Suelen alcanzar entre 20 y 30 metros de altura. También existen variedades enanas (‘Troll’ no supera el metro de altura), horizontales, columnares y péndulas.

La corteza es de color marrón grisáceo, con surcos y grietas marcados.


Flores y frutos

Las inflorescencias masculinas son amentos amarillos que producen gran cantidad de polen. Las femeninas son solitarias y con un largo pedúnculo; dan lugar a un fruto redondo de olor muy desagradable (contiene ácido butírico). Se suelen preferir los ginkgos machos precisamente por este inconveniente.

 

Cultivo y cuidados

Puede vivir en cualquier clima, mejor si es templado, y en cualquier suelo, siempre que drene bien. Necesita pleno sol y riegos profundos y espaciados, especialmente cuando es adulto. Resiste la contaminación y el ataque de las plagas. Hasta los 5-6 años crece rápidamente, luego menos. No admite podas; si fuera imprescindible, al final del invierno.

 

De interés

Puede utilizarse en alineaciones y bosquecillos o en solitario, y también como bonsái.

 

Foto: Chris Alexander