Recuperar las plantas de interior tras el verano

Imprimir Imprimir  |  Enviar Enviar  | 

Recuperar las plantas de interior tras el verano

¿Has encontrado tus plantas de interior dañadas o apagadas a tu vuelta de vacaciones? Si les aplicas la terapia adecuada muchas de ellas podrán recuperarse. 

Si durante tu ausencia por vacaciones las plantas han sufrido por falta de atención y te las has encontrado mustias o faltas de vida y las puntas de las hojas secas o llenas de manchas, deberás iniciar de inmediato un tratamiento de recuperación. ¿Cómo? Lo primero es establecer un diagnóstico y obrar en consecuencia. Lo siguiente, practicar los cuidados adecuados durante el otoño y el invierno. Así recuperarán su vigor.

 

Las plantas suelen sufrir por falta de agua, pero también por exceso. Uno y otro problema tienen solución siempre y cuando el daño no haya superado el punto de no retorno.
Dianóstico: sequedad

Tierra seca, un hueco entre el sustrato y las paredes del tiesto, hojas marchitas y lacias, arrugadas o caídas... son síntomas inequívocos de que la planta ha sufrido sed. Si no se ha secado por completo, todavía puede haber solución. 

• Elimina las hojas marchitas y caídas y las flores secas.

• Sumerge el tiesto en un barreño con agua o en la bañera hasta que la tierra se empape y vuelva a hincharse; es decir, cuando dejen de salir burbujas.

• Retira el tiesto del agua, deja escurrir un rato, y remueve la superficie de la tierra para que las raíces se aireen, pero cuidando de no romperlas.

• Quita pacientemente con un trapo húmedo el polvo y la suciedad que se ha acumulado en las hojas. Si son muy finas, pulverízalas con agua.

• Recorta las puntas de las hojas secas. 

 

Diagnóstico: ahogamiento

¿La persona a la que le encomendaste tus plantas en tu ausencia ha utilizado la regadera con más frecuencia de la necesaria? Si es así, encontrarás la tierra empapada y con verdín en la superficie, las hojas lacias o con manchas marrones por el ataque de hongos, nuevos brotes caídos, tallos blandos y frágiles, señales de podredumbre en las raíces... Este problema tiene peor solución que el anterior, pero merece la pena intentar la cura.

• Extrae la planta de la maceta con cuidado de no dañar las raíces.

• Envuelve el cepellón con papel de cocina para que absorba el exceso de agua. Déjalo así hasta que se evapore el líquido.

• Una vez seco el cepellón devuélvelo al tiesto con tierra nueva.

• No lo riegues hasta pasados unos días.

 

La mejor medicina, la prevención

Para mantener las plantas de interior sanas, lo principal es el equilibrio entre el agua que reciben y la temperatura. El exceso de agua propicia la aparición de enfermedades criptogámicas que producen manchas en las hojas y podredumbre en las raíces y tallos. Al menor síntoma deberás tratar la planta con el producto fitosanitario adecuado (consulta en tu centro de jardinería).

También es bueno limpiar el polvo de las hojas una vez cada 15 días. Se usa un paño humedecido con agua para las de gran tamaño. Si tienen hojas vellosas —Begonia rex, Saintpaulia— basta con pasar un pincel o cepillito suave y limpio. 

Las flores no se deben mojar al regar ni pulverizar con agua.

 

Y el próximo verano...

Si ya has aprendido la lección y no quieres que tus plantas vuelvan a sufrir durante tus vacaciones, opta por un buen sistema de riego: maceteras con autorriego, conos porosos, dispensadores individualizados, geles, mantas de riego, etcétera. 

 


 Información relacionada:

• El riego en vacaciones, Verde es Vida nº52, páginas 39-41.

Antes de aplicar el tratamiento adecuado a las plantas que han sufrido, debes hacer un buen diagnóstico. Abajo, poda al ras de un helecho culantrillo seco, que se recuperará en otoño. Copyright: C. Werb y Mille d’Orazio

¿Se ha secado el culantrillo?

¿Se ha secado el culantrillo?

El culantrillo (Adiantum) es un helecho sumamente sensible a la falta de agua. El descuido de un día puede resultar letal para su tierno follaje. Si a la vuelta de vacaciones lo encuentras seco, no desesperes. Gracias a su rizoma es posible que puedas recuperarlo.

• Recorta al ras todas las ramitas secas.

• Sumerge el tiesto en agua durante unos 10 minutos, hasta que dejen de salir burbujas.

• Coloca el tiesto en un lugar luminoso pero fresco.

• En unas pocas semanas volverá a brotar.