Una drácena en tu salón

Imprimir Imprimir  |  Enviar Enviar  | 

Una drácena en tu salón

Fáciles de mantener, longevas y muy decorativas. Así son las drácenas, estas bellas plantas de largas hojas verdes y porte arquitectónico, parecidas a las palmeras. En tu centro de jardinería las encontrarás de muchos tamaños, desde muy altas hasta mini, y en numerosas variedades.

El género Dracaena abarca unas 40 especies tropicales originarias de África, América Central y Asia. Aunque en España son más conocidas como plantas de interior, en algunas zonas cálidas crecen en exteriores. El caso más representativo es el drago milenario o drago de Canarias (Dracaena draco), el árbol más emblemático del archipiélago.

 

A pesar de que no son muy exigentes, las drácenas ganan belleza con los años si se les brindan ciertos cuidados. Luz abundante, riego atinado y temperatura cálida y estable son básicos para su buen desarrollo.
Las drácenas pertenecen a la familia de las agaváceas, segregada de las liliáceas, donde se incluían antiguamente. Su nombre deriva de la palabra griega drakania, que significa dragona. Suelen presentar un aspecto similar a las palmeras, aunque nada tienen que ver con ellas, y a las yucas, que también son agaváceas. Pero, sobre todo, se confunden muy a menudo con el género Cordyline, que pertenece a la misma familia; a veces sólo es posible diferenciarlas por el color de las raíces cortadas: blanco en Cordyline y anaranjado en Dracaena.

 

Entre las 40 especies del género hay desde pequeños arbustos de 40 a 60 centímetros de altura, hasta ejemplares que pueden alcanzar varios metros y tener cuatro a cinco troncos. Las hojas, que se despliegan en forma de roseta en el extremo del tallo, suelen ser acintadas y anchas, y en muchas ocasiones, alistadas con franjas de color amarillo, blanco crema o rojizo, que destacan sobre un fondo normalmente verde. Sus hojas estilizadas y elegantes las convierten en plantas de interior ideales para iluminar cualquier rincón de la casa.

 

Algunos ejemplares adultos incluso dan flores en forma de varas estrelladas de tono crema y aroma muy intenso, como la Dracaena fragans, o tronco de Brasil, aunque lo habitual es que la floración sea insignificante o inexistente.

 

 

QUÉ CUIDADOS NECESITAN

• Luz y emplazamiento. A pesar de que no son muy exigentes, para que las drácenas puedan ganar belleza con los años hay que dispensarles ciertos cuidados. Luz abundante, riego atinado y temperatura cálida y estable son básicos para su buen desarrollo. Es imprescindible elegir un lugar bien iluminado para que las de follaje matizado, sobre todo, no pierdan su color. En general no admiten, sin embargo, el sol directo. Un buen emplazamiento es junto a una ventana orientada al norte. Si se sacan al exterior en verano, que sea siempre a la sombra. Y cuidado con las corrientes de aire: las detestan.

 

• Riego y humedad. El exceso de agua provoca pudriciones, pero el estrés por sed hace que se sequen las puntas de las hojas. El riego deberá ser moderado, y sin dejar que el sustrato (debe ser poroso) se seque del todo. Sin embargo, a las drácenas sí que les gusta un ambiente húmedo: se puede conseguir pulverizando sus hojas un par de veces a la semana con agua; colocándola muy cerca de un humidificador, o simplemente situando el ejemplar sobre un platito con agua y guijarros. Conviene quitar el polvo que se acumula sobre las hojas.

 

Temperatura. Se les deben evitar los cambios bruscos de temperatura y procurarles entre 20 y 25 grados. A mayor calor, las exigencias de humedad serán también mayores.

 

• Abono. De vez en cuando les viene bien un abonado, sobre todo cuando son ejemplares adultos que llevan años en la misma maceta; la carencia de nutrientes podría paralizar su desarrollo o provocar la aparición de brotes raquíticos.

 

• Trasplante. Si son ejemplares jóvenes, cuando asomen las raíces por los agujeros del tiesto deberán ser trasplantados a uno mayor, con mucho cuidado de no dañar el cepellón.

 

• Plagas. Aunque son plantas muy resistentes, en momentos concretos las drácenas pueden sufrir el ataque de alguna plaga. En los ambientes resecos (provocados por la calefacción o el calor estival) en particular, la araña roja, el pulgón lanígero, las cochinillas e incluso los thrips pueden invadirlas. Todas estas plagas se controlan fácilmente fumigando con un insecticida y aumentando la humedad.

 

• Multiplicación. Al igual que las yucas, las drácenas son muy fáciles de multiplicar: lo más sencillo es cortar esquejes del tallo —preferiblemente en primavera o verano— y ponerlos a enraizar en un tiesto con turba y arena, o simplemente en agua en el caso del tronco de Brasil. Deben mantenerse en un lugar ligeramente iluminado, sin descuidar la humedad del sustrato. En poco tiempo emitirán brotes.


 Información relacionada:

• Plantas purificadoras: aire limpio dentro de casa, Verde es Vida nº61, páginas 34.

Las drácenas ofrecen un juego decorativo sin igual en todo tipo de ambientes de interior, ya sea como ejemplares aislados de gran altura, o en grupos de una misma variedad. Copyright: Oficina Holandesa de Flores

Desde el tronco de Brasil a las variedades compactas

Desde el tronco de Brasil a las variedades compactas

El tronco del Brasil o Dracaena fragans es, sin duda, la drácena más popular. Se suele adquirir como tronco desnudo, que se planta en tierra húmeda o se sumerge en un jarrón con agua y brota sin dificultad. Entre sus variedades, la ‘Massangeana’, la más común, presenta hojas con ancha franja central amarilla; la ‘Lindenii’, con bordes blanco crema, y la ‘Victoriae’, con márgenes dorados.

La Dracaena deremensis puede alcanzar los 1,20 metros de altura, aunque su desarrollo es lento; la especie incluye variedades compactas ideales para espacios reducidos, como la de la foto. Es particularmente bonita la ‘Lemon Lime’.

La D. sanderiana, de porte y hojas pequeñas, se vende como bambú de la suerte.

Parecida cuando es joven al cordyline, la D. marginata tiene hojas muy estrechas y largas (de unos 60 centímetros), con el margen rojo oscuro y el interior del limbo verde; la variedad ‘Tricolor’ ofrece hojas alistadas en crema, verde y rojo.

Y peculiar por su ramificación en muchos brazos es la Dracaena reflexa ‘Song of India’.

Reportaje completo

nº 53 >>
página 32

verdeesvida nº 53