Estanques-piscina: un lago en casa

Imprimir Imprimir  |  Enviar Enviar  | 

Estanques-piscina: un lago en casa

El sueño de zambullirse en un lago, cumplido en el jardín. Los estanques con zona de natación mantienen su ecosistema acuático vivo y limpio todo el año. Paisajismo anfibio, ecología y diversión, todo al mismo tiempo.

Entre un estanque y una alberca con lo mejor de ambos: eso es una biopiscina. Sus ventajas convencen cada vez más a los amantes de los carismáticos paisajes anfibios recreados en el jardín, que no quieren renunciar al lujo de una piscina privada con todas las garantías higiénicas.

 

La gran ventaja de la biopiscina es que depura biológicamente el agua para olvidarse de productos químicos como el cloro, muchas veces responsable de irritaciones y reacciones cutáneas.
Así pues, es una solución dos por uno: un estanque natural de poca profundidad que integra en su interior una zona más profunda, demarcada y habilitada para nadar. La gran ventaja de la biopiscina es que depura biológicamente el agua para olvidarse de productos químicos como el cloro, muchas veces responsable de irritaciones y reacciones cutáneas. En las orillas se ubican cestos de rejilla con plantas acuáticas para estimular el crecimiento de los microorganismos que eliminan bacterias y algas, el mismo proceso natural que se emplea en un acuario, por ejemplo. También se usa grava en los bordes del estanque, a modo de playa de guijarros, para mejorar el filtrado. Este proceso de regeneración permanente se optimiza con módulos de filtración que mueven el circuito cerrado del agua mediante bombas eléctricas. De esta forma, el agua se mantiene limpia y sana para darse chapuzones con una sensación muy distinta a la de las piscinas con productos químicos disueltos.

 

No es necesario cambiar el agua en todo el año, simplemente reemplazar la que se evapora en los meses de verano para que la vegetación acuática de las orillas no se seque. Eso sí, también hay que tener paciencia y rodar el sistema: en los primeros meses, hasta que arraigan las plantas lacustres, el agua puede adquirir un tono verdoso por culpa de las algas.

 

Diseños diversos y adaptables

Los estanques de baño son versátiles, se ajustan al proyecto de sus usuarios con muchos más diseños posibles que las piscinas convencionales. Pueden adaptarse a cualquier forma y tamaño del espacio ajardinado (por lo general se recomienda una superficie mínima del estanque de 40 m2); situar la zona de baño en el centro del estanque o en su orilla; con acceso directo por pasarelas o sin él para quien prefiere un diseño más silvestre, como de charca natural; el retorno del agua filtrada es aprovechable para instalar todo tipo de corrientes, arroyos o cascadas que, además de relajar los sentidos, aumentan la oxigenación. Y se puede personalizar aún más el proyecto con los complementos disponibles en empresas especializadas y centros de jardinería: fuentes y surtidores, pasarelas, generadores de bruma, iluminación…

 

Los peces son más propios de los estanques convencionales, pero hay quien los añade a los de baño. No es raro que en las zonas rurales acaben llegando ranas para vivir entre las plantas acuáticas. Aparte de contribuir al ecosistema natural de la instalación, la fauna también mantiene su higiene al zamparse las larvas de insectos.

 

Lo importante es que este diseño a la carta permite revalorizar el jardín integrando una piscina sin que parezca un elemento artificial o ajeno, elegir las plantas acuáticas que mejor combinen con el entorno, entretenerse con su crecimiento y su mantenimiento… Pero sobre todo asegura el disfrute de un paisaje anfibio durante todo el año, de los cambios cromáticos de estación en estación y del poder relajante y ornamental (no solo lúdico) del agua.


Más información:

• www.oase-livingwater.com

• www.gardena.com

• www.intermas.com

• www.piscinasnaturales.es

Las biopiscinas convierten la piscina habitual en un entorno acuático más natural, donde la depuración se realiza biológicamente, sin necesidad de productos químicos. Copyright: Oase Livingwater

Manos a la obra

Manos a la obra

• El vaso estanco de las biopiscinas se consigue al impermeabilizar la excavación con una lámina de PVC o caucho sintético EPDM. Se coloca sobre una base de geotextil y resiste al menos 20 años. La delimitación de la piscina interior se suele hacer con muros sumergidos de piedra natural.

• Es importante que la ubicación sea en un lugar que en verano no tenga excesiva exposición al sol para que no se caliente demasiado el agua y se estimule el crecimiento de algas.

• El mantenimiento es sencillo: deben revisarse las bombas y cambiar las esponjas de filtrado, retirar las hojas caídas en otoño y efectuar una limpieza de fondos al año.

• Es clave la proporción entre el área de regeneración y la de baño, que puede variar notablemente. También la elección de las plantas —nenúfares, jacintos de agua, espadañas, calas, lirios, ruibarbos—, que ha de ser adecuada al clima de la zona. Por eso conviene consultar a un especialista antes de comenzar el proyecto.

Reportaje completo

nº 61 >>
página 52

verdeesvida nº 61