Registrate gratis para ver la revista

Ficha de Plantas

Árboles y palmeras

Coníferas

Arbustos y trepadoras

Plantas de flor

Plantas de interior

Frutales y huerto

Cactus y crasas

Gramíneas

Acuáticas

Flor: primavera-otoño

Hoja perenne, aunque según el clima

Temperatura media

Semisombra

Suelo rico y humífero

Riegos frecuentes

EL CULTIVO DENTRO DE CASA

Este arbusto, fácilmente cultivable en casi todas las zonas climáticas, es conocido también como pendientes de la reina por la forma colgante de sus flores. Si se quiere tener dentro de casa, debe ubicarse la maceta en un lugar muy iluminado, bien protegido del viento y sin calefacción: una terraza acristalada resulta un sitio perfecto. Es recomendable pulverizar sus hojas a diario, con cuidado de no mojar sus flores, y procurar que no reciba los rayos directos del sol.

Reportaje completo

nº 48 >>
página 34

verdeesvida nº 48

ARBUSTOS Y TREPADORAS

Fuchsia x hybrida

Fucsia o pendientes de la reina

Descripción

Se trata de un arbusto pequeño y muy ramificado, de follaje persistente, que debe su nombre al botánico Leonard Fuchs. Procede de América, sobre todo de Chile y México, donde crece de forma salvaje. Da flores parecidas a los pendientes, con la corola de color fucsia, rojo o blanco, y cáliz en otro tono de la gama.

 

Hojas

Simples, de hasta 10 centímetros de largo, con forma ovalada, terminadas en un vértice agudo, y con borde finamente dentado.

 

Flores

Las flores de estas fucsias híbridas son similares a las de la especie original, Fuchsia magellanica, aunque más vistosas. Las corolas pueden ser simples o dobles (como en la foto), muy pequeñas o grandes; presentan, en general, dos tonos en la misma flor: corola de color fucsia, rojo, morado o blanco, y cáliz púrpura, morado o blanco. Florece desde la primavera al otoño de forma ininterrumpida. Esta flor ha dado nombre a un color: el fucsia.

 

Cultivo

Las fucsias se pueden utilizar en rocallas, macizos florales, jardineras colgantes, invernaderos... siempre que cuenten con un suelo rico y humífero, incluso calcáreo. Es preferible adquirir ejemplares pequeños en primavera e ir adaptándolos poco a poco a su ubicación, proporcionándoles mucha luz y humedad. Se multiplican por esqueje semileñoso en verano.

 

Cuidados

Necesitan que la tierra se mantenga siempre húmeda. Por ello, precisan riegos diarios en verano y escasos en invierno. Si se quiere prolongar la floración, conviene proporcionarles fertilizantes de absorción lenta. En marzo deben eliminárseles las ramas secas. En otoño se pueden podar para regenerarlas, a condición de protegerlas de las heladas. El calor excesivo puede propiciar la aparición de pulgones y mosca blanca.