Registrate gratis para ver la revista

Ficha de Plantas

Árboles y palmeras

Coníferas

Arbustos y trepadoras

Plantas de flor

Plantas de interior

Frutales y huerto

Cactus y crasas

Gramíneas

Acuáticas

Frutos no comestibles

Flor: marzo-abril

Hoja caduca

Temperatura media o alta

Pleno sol o semisombra

Cualquiera, incluso calizo

Riego regular, sin encharcar

EN PARQUES Y ACERAS

En 1872, el botánico belga Joseph Decaisne describió por primera vez el Pyrus calleryana, al que bautizó así en honor al misionero y sinólogo ítalo-francés Joseph-Marie Callery, el primero en enviar ejemplares a Europa desde Asia (siglo XIX). En la actualidad suelen ser una presencia habitual en aceras y parques de las ciudades, especialmente en Estados Unidos, donde predomina la variedad ‘Bradford’, de mayor tamaño y más sensible a las fracturas de ramas que provocan el viento y la nieve. Con el cultivar ‘Cleveland Select’ o ‘Chanticleer’ se buscó precisamente una estructura capaz de ofrecer una mayor resistencia a estos factores. En la foto, alineaciones de esta variedad en el parque de la Plaza de Castilla, en Madrid, a finales de marzo.

Reportaje completo

nº 66 >>
página 34

verdeesvida nº 66

ÁRBOLES Y PALMERAS

Pyrus calleryana ‘Chanticleer’

Peral de Callery, Peral de flor

Descripción

Este pequeño árbol lo tiene todo, por eso empieza a verse cada vez más en el arbolado urbano. Ofrece una copiosa floración blanca en marzo-abril y su lustroso follaje verde se vuelve anaranjado y rojo en el otoño. Pero también es muy resistente: de origen chino, el Pyrus calleryana o peral de Callery variedad ‘Chanticleer’ (o ‘Cleveland Select’) es capaz de soportar fríos de -17 grados (USDA 7-9), calor, un grado medio de sequía una vez implantado y la atmósfera contaminada de las ciudades. Se adapta a la mayoría de los suelos, incluso los calizos, y las plagas no suelen afectarlo.

 

Hojas, copa y tronco

Las hojas son simples, de unos siete centímetros de largo y un tono verde oscuro que se convierte en un vibrante anaranjado o escarlata antes de caer en otoño, su segundo momento espectacular del año. Estos arbolitos suelen alcanzar entre cinco y siete metros de altura; desarrollan una copa compacta, columnar especialmente cuando son jóvenes y luego ovoidal o piramidal. El tronco principal es muy recto y de color grisáceo.

 

Flores y frutos

A comienzos de la primavera, cuando todavía no han salido las hojas, estos perales se cubren de pequeñas flores blancas simples agrupadas en densos corimbos. Tienen cinco pétalos, como es típico en las Rosáceas, familia a la que pertenece el género. Las flores dan paso a pequeñas peras no comestibles. Las flores y frutos de este peral atraen a las abejas y los pájaros.

 

Cultivo y cuidados

El cultivar ‘Chanticleer’ parece creado para la Meseta: vive mejor en un clima templado, pero prefiere las altitudes que van desde los 400 a los 1.800 metros sobre el nivel del mar y es capaz de soportar el calor y el frío del centro de España. Pero además tiene una resistencia media a la salinidad, de modo que se puede plantar a partir de la segunda línea de costa. Le gusta el pleno sol, pero soporta bien la semisombra. El tipo de suelo le resulta indiferente, aunque mejor si es humífero y bien drenado; su pH ideal es 7,5-8,5. Resiste los embates del viento, al contrario de otras variedades. Apenas requiere mantenimiento.

 

Usos

Se usa en alineaciones, bosquecillos y en solitario. Es especialmente adecuado para jardines pequeños.

 

Foto: Mille d’Orazio