Registrate gratis para ver la revista

Ficha de Plantas

Árboles y palmeras

Coníferas

Arbustos y trepadoras

Plantas de flor

Plantas de interior

Frutales y huerto

Cactus y crasas

Gramíneas

Acuáticas

Pequeñas manzanas en otoño

Flor: primavera

Hoja caduca

Temperatura media

Sol o semisombra

Cualquier suelo

Riego abundante

MANZANOS EN BONSÁI

El cultivo como bonsái del manzano ornamental es bastante frecuente por la belleza de sus flores y frutos. Se desarrolla bien, no es demasiado delicado y puede situarse al exterior a pleno sol durante todo el año. Sin embargo, es necesario resguardarlo en la época de mayor calor. En invierno necesita pasar frío, pero habrá que protegerlo del viento y las heladas fuertes, sobre todo las tardías, que lo afectan negativamente. Un ambiente demasiado cálido en los meses del invierno pueden provocar una floración extemporánea o poco abundante.

Reportaje completo

nº 53 >>
página 35

verdeesvida nº 53

ÁRBOLES Y PALMERAS

Malus floribunda, Malus hybrida

Manzano de flor, Manzano ornamental

Descripción

Dentro del género Malus, que abarca a todos los manzanos, existen numerosos cultivares híbridos muy ornamentales por su espectacular floración, su follaje y sus decorativos frutos. A los Malus floribunda (los llamados manzanos japoneses), cuyo nombre ya indica la abundancia de flores, se suman el Malus x purpurea (en la foto), que destaca por sus flores de color púrpura y sus hojas rojizas; Malus x ‘Everest’, cuyos botones rosados se convierten en flores blancas que a su vez dan paso a decorativas manzanitas en otoño (ver más); Malus x ‘John Downie’, de flores blancas y manzanitas anaranjadas; Malus x ‘Red Jade’, de porte ligeramente llorón, flores entre blancas y rosadas, frutos rojos y bella coloración en otoño.

 

Copa y hojas

Los manzanos de flor pueden alcanzar entre dos y cinco metros de altura y desarrollar una pequeña copa irregular muy frondosa. Sus hojas surgen después de la floración; son ovales, dentadas y simples, de un color que varía, según el cultivar, entre un verde con tonalidades burdeos y un verde opaco que puede volverse anaranjado antes de caer.

 

Flores y frutos

Como miembro de la familia de las Rosáceas, sus flores, formadas por cinco pétalos redondeados y olorosas en muchas variedades, se parecen a las rosas simples. Surgen a comienzos de la primavera en corimbos de tres a seis flores, sobre las ramas desnudas. A finales del verano dejan lugar a unas manzanitas redondas u ovales, rojas, anaranjadas o con matices amarillos, que perduran en la planta hasta mediados del invierno. No son comestibles.

 

Cultivo y cuidados

Les va cualquier tipo de suelo si drena bien, y cualquier clima siempre que no sea demasiado caluroso. En las zonas más frescas, como el norte de España, toleran el pleno sol; pero en el resto de la Península preferirán la semisombra. Les gusta el frío, si es húmedo, mejor, pero sufren con los vientos fuertes. Les viene bien que el suelo esté siempre un poco húmedo. Debe protegerse de las heladas tardías.

 

De interés

Son ideales para jardines pequeños como ejemplares únicos, o a lo largo de paseos.

 

Foto: Winged Photography