Registrate gratis para ver la revista

Ficha de Plantas

Árboles y palmeras

Coníferas

Arbustos y trepadoras

Plantas de flor

Plantas de interior

Frutales y huerto

Cactus y crasas

Gramíneas

Acuáticas

Frutos ovoides con semillas rojas

Flor: verano

Hoja perenne

Temperatura media o alta

Pleno sol o semisombra

Suelo fértil, profundo, fresco, drenado

Riego moderado

DEL SUR DE ESTADOS UNIDOS A ESPAÑA

En España, la Magnolia grandiflora ha encontrado su lugar ideal en la Cornisa cantábrica: existen ejemplares de porte imponente en el jardín de Puente San Miguel, en Cantabria, y en los pazos de Rubianes, donde crecen varios magnolios centenarios, alguno de 350 años, Santa Cruz de Ribadulla y La Pastora, en el que uno de ellos ha formado una gran cueva gracias a múltiples acodos. El madrileño Paseo del Prado luce una buena colección de estos árboles. Este magnolio de grandes flores pertenece a un género formado por unas 120 especies, entre las cuales destacan la Magnolia sulangeana y la M. stellata, entre otras de floración primaveral nativas del Lejano Oriente (lee Magnolias de primavera en esta web).

Reportaje completo

nº 79 >>
página 38

verdeesvida nº 79

ÁRBOLES Y PALMERAS

Magnolia grandiflora

Magnolio

Descripción

El elegante magnolio tiene muchos motivos para ser un clásico de los jardines: un precioso follaje persistente formado por lustrosas hojas verde oscuro, grandes flores blancas de agradable perfume en verano, y un porte imponente, que en los lugares de clima templado, libre de heladas y frío severos, puede alcanzar los 25-30 metros. Este bello árbol originario del sureste de Estados Unidos (zonas 7-9) se adapta perfectamente al ambiente urbano y no es exigente con el suelo. Crece a un ritmo moderado o lento y admite el cultivo en un gran contenedor.

 

Tronco, copa y follaje

Los magnolios desarrollan de forma natural un porte cónico o globoso con ramas desde la base que pueden generar acodos. Despojados del ramaje inferior dejan ver un tronco de corteza gris oscuro, al cabo del cual se abre la espléndida copa guarnecida de un denso follaje. Sus grandes hojas ovaladas y acabadas en punta son coriáceas, verdes y brillantes en el haz, y marrón claro y afelpadas en el envés. En la variedad ‘Goliath’ son tan grandes como las de un gomero (25 centímetros de largo).


Flores y frutos

Las flores son espectaculares, hasta de 20 centímetros de diámetro (30 centímetros en la ‘Goliath’), formadas por grandes pétalos blancos, carnosos, con estambres amarillos en el centro. Aparecen de junio a septiembre y emanan un agradable perfume. Dan paso a decorativos frutos en forma de piña y de aspecto afelpado, que al madurar exhiben semillas rojas en la superficie.

 

Cultivo y cuidados

Pocos cuidados exige este magnolio, excepto preservarlo del frío extremo. Puede situarse a pleno sol o en semisombra. Necesita un lugar amplio, a salvo de las heladas y el viento frío, donde pueda desarrollarse adecuadamente. Se adapta a todo tipo de suelos, aunque los prefiere ricos, profundos, frescos y bien drenados, neutros o levemente ácidos; sufre si el sustrato es arcilloso, demasiado húmedo o demasiado seco. El riego ha de ser moderado o incluso escaso una vez establecido. No sufre plagas ni enfermedades reseñables y resiste la poda, aunque ha de ser ligera.

 

Usos

Es ideal para parques y jardines grandes o medianos, donde suele usarse como ejemplar aislado. Conviene situarlo lejos de las construcciones. Es un buen árbol de sombra.

 

Foto: Mille d’Orazio