BUSCA TU CENTRO DE JARDINERÍA MÁS CERCANO

Fichas de plantas

Consulta las características y cuidados de las plantas ornamentales

Flor: abril-julio
Hoja perenne
Temperatura media
Mucha luz, fuera del sol directo
Suelo rico y drenado
Riego moderado
EN HONOR A UN MILITAR ESPAÑOL
La medinilla debe su nombre al teniente coronel español José de Medinilla y Pineda, que fue gobernador de la isla de Guam y de las Marianas en el siglo XIX. En las junglas de Filipinas, esta planta alcanza el metro y medio de altura. Los filipinos la llaman kapa-kapa y suelen utilizarla en la medicina natural para curar raspones y heridas superficiales. En los países anglosajones la denominan rose grape y en Italia, uva rosa, por la forma de grano de las flores todavía sin abrir, que se reúnen en racimos bajo las brácteas.
Plantas de interior

Medinilla magnifica

Medinilla

Descripción

Se llama magnifica por su extraordinaria floración en forma de grandes ramilletes colgantes de un color rosa intenso o coral, bajo brácteas (hojas modificadas) rosadas con nervaduras de un tono más saturado. Se trata de un arbusto tropical epífito originario de Filipinas.

Hojas

Sus grandes hojas coriáceas, de color verde oscuro en el haz y claro en el envés, presentan nervaduras y ofrecen un bello contraste a las flores. Brillan si se mantienen limpias de polvo.

Flores

Según las condiciones de cultivo en interiores en Europa, la medinilla da flores de abril a julio, aunque en los centros de jardinería se la puede encontrar en flor en otras épocas del año. Para estimular la floración, desde el verano hasta finales del invierno es conveniente exponerla a una menor luminosidad, y durante un par de meses mantenerla a unos 16 grados.

Cultivo

Esta planta no es de fácil cultivo, ya que requiere mucha humedad ambiental, un emplazamiento muy luminoso pero fuera del sol directo, y muchas horas de luz. Necesita un sustrato rico, preferentemente mantillo, fresco, drenado y rico en nutrientes. Se reproduce por semillas, esquejes o acodo aéreo en primavera.

Cuidados

Debe ser pulverizada con agua frecuentemente, pero regada con moderación; el sustrato tiene que secarse un poco entre riegos. El exceso de agua puede resultarle perjudicial, ya que favorece la podredumbre de la base. Conviene abonarla cada 30 días en primavera y verano.

De interés

Dada su necesidad de elevada humedad, un sitio adecuado para la medinilla podría ser un cuarto de baño muy luminoso.

Foto: M.V. Jantzen