BUSCA TU CENTRO DE JARDINERÍA MÁS CERCANO

Fichas de plantas

Consulta las características y cuidados de las plantas ornamentales

Bayas negro-azuladas
Marzo-mayo
Hoja caduca
Temperatura media
Sol o semisombra
Cualquier sustrato, bien drenado
Riego abundante, sin encharcar
DE AMÉRICA A ESCOCIA
El botánico escocés Archibald Menzies descubrió el grosellero ornamental en 1793 en un viaje por el Pacífico norte americano junto al capitán George Vancouver. Años después, en 1817, el también botánico escocés David Douglas lo introdujo en Inglaterra y a partir de allí se popularizó su cultivo. Su nombre, Ribes, deriva del vocablo persa ribas, que significa sabor ácido, en tanto que sanguineum significa sangriento. Algunas variedades conocidas son ‘King Edward VII’, ‘Claremont’ y ‘Pulborough Scarlet’, de flores rosa fuerte; ‘Brocklebankii’, rosa claro; ‘Tydeman’s White’ y ‘White Icicle’, blanco.
Arbustos y trepadoras

Ribes sanguineum

Grosellero de flor o grosellero ornamental

Descripción

Oriundo de la costa oeste de América del Norte, el grosellero ornamental o de flor está directamente emparentado con el grosellero de fruto, aunque su producción de bayas es más escasa. Suele medir entre 1,5 y 2 metros y su porte ramificado le confiere una silueta muy irregular. Crece rápidamente y es bastante rústico (USDA 6-8), según la variedad.

Hojas

Caducas, lobuladas y dentadas, son de pequeño tamaño y nacen a principios de la primavera. Son de color verde oscuro, casi mate en su parte superior, y presentan una pelusa blanquecina en el envés. Desprenden una penetrante fragancia resinosa, que se intensifica cuando se estrujan.

Flores y frutos

Nacen a lo largo de la primavera, incluso antes de que salgan las hojas, y constituyen su mayor atractivo. De forma tubular-acampanada, tienen de 10 a 12 milímetros y se reúnen en racimos que permanecen en la planta varias semanas. Son de color rosa, blanco o púrpura, con diferentes matices según el cultivar. Suelen dar lugar a bayas de color negro azulado, de unos 7 a 9 milímetros de diámetro, que maduran hacia el final del verano; son comestibles aunque insípidas.

Cuidados

Le gusta el sol, pero en las regiones más cálidas es mejor situarlo en semisombra, ya que los rayos solares fuertes pueden quemar sus hojas. Soporta temperaturas altas, siempre que no le falte agua; por encima de 35 grados puede sufrir. Necesita abundante agua, pero sin que se encharque el terreno, ya que es muy sensible a hongos como el oídio y el míldiu. Una vez establecido en el jardín tolera la sequía. Crece en cualquier tipo de suelo, incluso los más pobres. Aunque no exige poda, después de la floración se pueden recortar ligeramente sus ramas para sanearlo. Es bastante resistente a las plagas, pero no lleva bien la compañía de los pinos.

De interés

Ideal para bordes mixtos del jardín, grupos arbustivos o pantallas y setos informales. Hay variedades más pequeñas para macetas, lo que permite cultivarlo en terrazas y patios. 

Otras fichas

Árboles y palmeras Elaeagnus angustifolia Árbol del paraíso, Olivo ruso, Olivo de Bohemia