BUSCA TU CENTRO DE JARDINERÍA MÁS CERCANO

Fichas de plantas

Consulta las características y cuidados de las plantas ornamentales

Zonas 7-9: soporta -15º y más frío
Pleno sol o sombra parcial
De riqueza media, fresco, bien drenado
Riego moderado
Follaje caduco
Floración: junioagosto
Drupas globosas blancas
SINFORICARPOS DE PERLAS ROSADAS
También existen Symphoricarpos de frutos rosados, como los híbridos S. x doorenbosii de la serie Magical, que comprende arbustos compactos y erguidos de un metro de altura y una fructificación llamativamente copiosa, o el ‘Mother of Pearl’, en el que lucen delicados matices nacarados. En otros, como el S. x chenaultii ‘Hancock’ y S. x doorenbosii ‘Magic Berry’, las perlas son de un intenso color fucsia, e incluso hay uno de drupas violetas, el S. x doorenbosii ‘Amethyst’.
El propio S. albus ha dado pie a variedades como ‘Constance Spry’, cuyas matas relativamente compactas tienen forma de fuente y son ideales para macetas.
Para utilizar en setos libres y pantallas es óptimo el híbrido S. x doorenbosii ‘White Hedge’, también de frutos blancos, que levanta entre 1,5 y 2 m y es capaz de extenderse 2-3 m. Es muy rústico y tolerante a la sequía.
Arbustos y trepadoras

Symphoricarpos albus, S. laevigatus

Sinforicarpos, Sinforinas, Bolitas de nieve

Descripción

La palabra albus que identifica esta especie alude a su cualidad más sobresaliente: los pequeños frutos blancos que se arraciman en sus delgadas ramas, donde permanecen hasta bien entrado en el invierno adornándolas cuando están desnudas. Esta especie sumamente rústica (hasta -40 grados), nativa del noreste de Norteamérica, y su variedad laevigatus, de la costa californiana (hasta -15 grados), conforman arbustos capaces adaptarse a un amplio rango de climas, entre ellos los de la Península, y a suelos incluso pobres, secos o arcillosos. Son plantas poco exigentes y de fácil mantenimiento, que no suelen sufrir problemas importantes de plagas o enfermedades. Su ritmo de crecimiento es entre rápido y moderado.

Estructura y follaje

Estos arbustos están formados por numerosas ramillas erguidas y colgantes, lo que les da un aspecto silvestre de plantas de matorral. Sus abundantes hojas pueden ser ovales o lobuladas en la misma planta; son de color verde medio y en otoño viran a un amarillo apagado. Las matas son redondeadas, de 1-2 m de altura y 1,5-2 de extensión, y tienden a colonizar el terreno mediante chupones.

Flores y frutos

En la primera mitad del verano emiten racimos de 10 a 20 pequeñas flores nectaríferas de un tono rosa claro y forma de campana, similares a las de las weigelas. Dan paso a drupas globosas lisas de aproximadamente un 1-1,5 cm de diámetro que a partir de septiembre pasan del verde pálido a un blanco puro. Son una fuente de alimento para diversas aves y otros animales, aunque aun así se mantienen largo tiempo en las ramas. Son tóxicas para los humanos.

Cultivo y cuidados

Si reciben suficiente sol producirán más flores y frutos, pero se adaptan a la semisombra e incluso la sombra. Prefieren los sustratos medianamente ricos, frescos y con buen drenaje, y los riegos moderados. Una vez establecidos toleran la sequía. La poda de limpieza de finales del invierno permite eliminar las ramas viejas, aclarar el interior de las matas y mantener la forma; cada 3-4 años se pueden podar las ramas (no más de un tercio) para rejuvenecerlos.

Usos

En borduras mixtas, setos libres y macetas. Se naturalizan con facilidad en las zonas boscosas abiertas. Pueden resultar útiles para el control de la erosión.

Foto: AdobeStock

Otras fichas