BUSCA TU CENTRO DE JARDINERÍA MÁS CERCANO

Fichas de plantas

Consulta las características y cuidados de las plantas ornamentales

Temperatura media o alta
Pleno sol o sombra ligera
Suelo rico, ácido y bien drenado
Riego regular
Hoja perenne
Flor: mayo-octubre
DE LA AMÉRICA TROPICAL
La dipladenia se llama también mandevilla en honor al diplomático inglés Henry Mandeville (1773-1861), un apasionado de la jardinería que desarrolló su trabajo en Argentina. El género abarca unas 40 especies originarias de América Central y del Sur. Los cultivares más bellos son ‘Rosea’, de flores rosa salmón; ‘Red Riding Hood’, rosa rojizo; ‘Alba’, blanco, o ‘Scarlet Pimpermel’, rojo. Al ser tropicales pueden sufrir algunos problemas de adaptación, por eso se tratan como anuales si se cultivan en el jardín; si viven en maceta deberán protegerse cuando la temperatura baje de 12º.
Arbustos y trepadoras

Dipladenia sanderi

Dipladenia, Mandevilla, Jazmín de Brasil

Descripción

Conocido también como jazmín de Brasil, dado que es originario del país sudamericano, este arbusto de tendencia trepadora tiene su máximo atractivo en su espectacular floración. Puede cultivarse tanto en el jardín, siempre que disponga de un lugar abrigado, como en maceta e incluso como planta de interior. Suele alcanzar entre 2 y 3 metros de altura, y si se usa como trepadora necesita sujeción.

Hojas

Sus hojas son perennes, ovaladas, coriáceas y de color verde oscuro brillante.

Flores

En forma de trompeta, las bellas flores de la dipladenia, ligeramente perfumadas, pueden durar en la planta hasta dos semanas. Son de color blanco, rosa claro, rosa fuerte y rojo intenso; la garganta es siempre amarillenta (ver recuadro de abajo). La floración puede desarrollarse desde la primavera hasta mediados del otoño, siempre que la planta se ecuentre en el exterior, en un lugar cálido.

Cultivo

Para florecer generosamente necesita estar al exterior a pleno sol (sin que le den los rayos del mediodía) o en sombra ligera. Se planta en primavera, en un terreno o sustrato rico en nutrientes, ligeramente ácido y con buen drenaje para evitar los encharcamientos. Si se cultiva en maceta, habrá que trasplantarla cada primavera, o al menos renovar la capa superficial de la tierra. Necesita reposo invernal con temperaturas bajas para quela floración del año siguiente sea buena.

Cuidados

Durante la floración debe regarse a menudo, aunque el sustrato tiene que secarse ligeramente entre riego y riego. En otoño e invierno sólo se debe regar esporádicamente. En verano conviene pulverizar sus hojas; al brindarle humedad se evitará el ataque de los ácaros.

Foto: Mille d’Orazio