BUSCA TU CENTRO DE JARDINERÍA MÁS CERCANO

Fichas de plantas

Consulta las características y cuidados de las plantas ornamentales

Zonas 8-10: soporta hasta -12º
Pleno sol
Cualquiera, bien drenado
Bajo riego
Follaje caduco
Flor: abril-junio
Drupas carnosas en verano
EL AZUFAIFO DE MARIVENT
Entre los limoneros, naranjos, granados e higueras del huerto del palacio de Marivent, en Mallorca, figura un ejemplar de azufaifo famoso por ser “el de la reina Sofía”, según afirman diversos medios de prensa, y cuyos frutos maduran en agosto. En Baleares, así como en el este y el sur de la Península y buena parte de Aragón, este árbol suele formar parte de los huertos de frutales; en algunas zonas incluso se ha naturalizado. Los frutos, cuya pulpa rica en azúcares recuerda a la manzana en textura y color, se consumen frescos o secos, en cocas, buñuelos y rellenos. Su madera se emplea para fabricar instrumentos musicales de viento, como la dulzaina. Se cree que el azufaifo llegó a España con los árabes. Según el diccionario de la RAE, el nombre proviene de un término árabe hispánico, que su vez procede de un vocablo arameo y este del griego ziziphon.
Árboles y palmeras

Ziziphus jujuba o Ziziphus vulgaris

Azufaifo, jinjolero

Descripción

Aunque es nativo de China, el azufaifo o jinjolero (ginjoler en catalán) lleva siglos de cultivo en el entorno del Mediterráneo por el interés de sus frutos comestibles, las azufaifas o jínjoles (fuera de España dátiles chinos). Se trata de un arbusto o arbolito caducifolio de porte redondeado y aspecto plumoso, que suele alcanzar entre cuatro y ocho metros de altura y desarrollar una copa semiabierta de unos diez metros de diámetro. Disfruta del calor seco, admite todo tipo de suelos y soporta la falta de agua e incluso cierto grado de frío una vez establecido. Crece lentamente.

Estructura y follaje

En el azufaifo llaman la atención su estructura muy ramificada y un tanto caprichosa y el aspecto llorón de sus abundantes ramillas verdes colgantes, muchas veces zigzagueantes, guarnecidas de un lustroso follaje que se vuelve amarillo en otoño. Las hojas son alternas, coriáceas, de 2-7 centímetros de largo, ovaladas y acabadas en punta. Tienen espinas en la base, excepto en las variedades inermis. El tronco y las ramas principales lucen una corteza marrón oscuro muy agrietada.

Flores y frutos

Entre mediados y finales de la primavera emite pequeños racimos axilares de flores amarillentas, insignificantes pero olorosas y melíferas, que atraen a las abejas. Dan pie a drupas carnosas dulces con un duro hueso central, recubiertas por una piel coriácea que pasa del verde a un marrón rojizo o claro al madurar (foto de la derecha). Suelen medir 2,5 centímetros de largo y el doble en las variedades injertadas destinadas a la producción frutal. Maduran entre agosto y septiembre.

Cultivo y cuidados

Es un árbol de fácil cultivo y mínimo mantenimiento. Solo necesita riego durante el primer año, hasta enraizar; luego puede soportar la sequía, aunque agradece los aportes moderados de agua sobre todo en primavera y verano. Precisa un sustrato bien drenado y preferentemente seco, ya sea fértil o pobre, ácido, neutro o incluso calizo. Resiste el viento. No suele presentar problemas serios de plagas o enfermedades. Basta una poda de limpieza para eliminar las ramas secas.

Usos

Como ejemplar aislado o en pequeños grupos en huertos y jardines. Tolera un grado parcial de pavimentación. Puede vivir en contenedores en patios al aire libre, terrazas y jardines de azotea.

Foto: Shutterstock

Otras fichas

Plantas de interior Pilea peperomioides Planta china del dinero, Planta del misionero