¡Stop a los mosquitos!

Imprimir Imprimir  |  Enviar Enviar  | 

¡Stop a los mosquitos!

Cuando hace buen tiempo y apetece disfrutar de las tardes y noches al aire libre, una presencia, no por esperada deseada, hace su aparición en jardines y terrazas: el mosquito. Mantenerlo a raya es esencial: aerosoles para exteriores, difusores eléctricos y velas o antorchas con aceites esenciales de citronela o hierba limón contribuyen a crear burbujas de bienestar que los mantienen apartados. Búscalos en tu centro de jardinería.

La presencia en el jardín o la terraza de algunas plantas —geranio antimosquitos (Pelargonium suaveolens), melisa, albahaca, jazmín, tagetes— y de lagartijas, arañas, ranas, incluso murciélagos, agentes biológicos que se alimentan de los mosquitos adultos y/o sus larvas, no impiden que al llegar el atardecer, estos molestos insectos irrumpan en porches y jardines lanzados en busca de sangre.

 

Para evitar la proliferación de los mosquitos es clave controlar el estancamiento de agua de lluvia o riego en recipientes y oquedades, por pequeños que sean, y tapar los depósitos de agua.
Es muy importante controlar el estancamiento de agua de lluvia o riego en recipientes y oquedades, tapar los depósitos de agua, e invertir cubos y regaderas, en caso de ausentarse más de una semana, ya que es allí donde los mosquitos ponen los huevos y se desarrollan las larvas.

 

Mientras tanto, para pasar una noche sin mosquitos acribillando piernas y brazos existen varios recursos disponibles:

• Aerosoles para exteriores

Pulverizar las paredes y suelos con un insecticida antimosquitos especial para exteriores es especialmente eficaz en espacios abiertos y semiabiertos, como terrazas, balcones y porches. El efecto dura varias horas, durante las cuales el producto aplicado se va volatilizando; el principio activo es la Transflutrina; no huele ni mancha. También es eficaz contra mosquitos tigre, moscas y otros insectos.

 

• Difusores eléctricos

En terrazas, patios pequeños y porches también pueden resultar eficaces los difusores eléctricos, que pueden funcionar varias horas difundiendo por efecto del calor un líquido antimosquitos, generalmente basado en D-aletrina.

 

 

EL TEMIBLE MOSQUITO TIGRE

Lo reconocerás por su color negro, las líneas blancas de la cabeza, el tórax y el abdomen, y las secciones blancas y negras de sus largas patas. De ahí el nombre de la especie, Aedes albopictus, y el nombre vulgar: mosquito tigre. Este mosquito puede alcanzar los 10 milímetros de largo, es capaz de picar a través de la ropa (como en la foto) y, a diferencia de otros, también durante las horas de luz. La picadura es especialmente dolorosa y persistente.

 

El mosquito tigre integra la lista de las 100 especies exóticas invasoras más dañinas del mundo, elaborada por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. Es originario del Sudeste asiático, desde donde se ha expandido al resto del mundo. En España, la zona más afectada es Cataluña, según Wikipedia, con epicentro en Sant Cugat del Vallès (donde fue detectado en 2004) y sus áreas circundantes.

 

Este mosquito se ha adaptado perfectamente a la vida en el medio urbano, donde las larvas aprovechan para desarrollarse pequeñas cantidades de agua acumulada en reservorios vinculados a la actividad humana. Se aconseja por ello vigilar que no se reúna agua en platos de macetas, latas, neumáticos, y renovar el agua de jarrones y fuentes como mínimo cada semana. Los huevos son resistentes a la desecación y se reactivan al contacto con el agua.

 

En algunas zonas del mundo este mosquito es vector en la transmisión de enfermedades como el dengue y la fiebre amarilla.

 


El mosquito tigre (Aedes albopictus) es capaz de picar a través de la ropa y durante las horas del día. Su picadura es especialmente dolorosa. Copyright: istockphoto / Roger de Marfà

El aceite de citronela

El aceite de citronela

Un gran aliado antimosquitos es el aceite esencial de citronela, que se obtiene de las hojas y tallos de varias especies de hierba limón (género Cymbopogon) y se usa para fabricar velas (como la de la foto), aceite para antorchas y quinqués, y sticks para quemadores. Al calor de la llama, la sustancia repelente se libera impregnando el aire de un agradable olor a limón. Es 100% natural y no tóxica.
Foto: istockphoto / Vincenzo Mazza

Plantas antimosquitos

Plantas antimosquitos

Las hojas de la Melissa officinalis (toronjil o hierba limonera) y el geranio antimosquitos (Pelargonium suaveolens), en la foto,
también contienen aceite de citronela; puedes cultivarlos en tiesto o en el suelo del jardín. El perfume que desprenden las hojas machacadas ahuyenta a los insectos.

Reportaje completo

nº 70 >>
página 52

verdeesvida nº 70