Cómo atraer a los pájaros en invierno

Imprimir Imprimir  |  Enviar Enviar  | 

Cómo atraer a los pájaros en invierno

En los meses más duros, fríos y oscuros del año puedes lograr que tu jardín vibre de color, movimiento y algarabía gracias a la visita de petirrojos, camachuelos, herrerillos, pinzones, carboneros, verderones, jilgueros, mirlos... Dándoles comida, cobijo y agua puedes atraerlos y acostumbrarlos a visitarte.

El invierno es una estación muy dura para los pájaros silvestres ya que al frío se añade la escasez de alimento disponible en la Naturaleza. Por tanto, dándoles comida, abrigo y agua conseguirás disfrutar observándolos desde muy cerca, al tiempo que los ayudas a sobrevivir en la época más desfavorable.

 

Una de las ventajas de acostumbrar a las aves a que frecuenten el jardín o incluso se instalen en él, es que si surgen plagas en primavera las atacarán antes, ayudándote así a combatirlas.
Una de las ventajas de acostumbrar a las aves a que frecuenten el jardín o incluso se instalen en él, es que de cara a la posible emergencia de plagas en primavera las atacarán antes, ayudándote así a combatirlas.

 

¿Qué pájaros suelen visitar los jardines españoles? Herrerillos, pinzones, carboneros, verderones, jilgueros, lúganos, petirrojos, camachuelos, mirlos... Muchos habitan en la Península durante todo el año, aunque resultan más visibles en los jardines en invierno; otros son aves migratorias y solo nos visitan en estos meses.

 

Plantas alimenticias

Muchos árboles y arbustos con bayas y semillas constituyen una importante fuente de alimento, pero además les proporcionan protección. Distintas especies de aves satisfacen sus necesidades a distintas alturas, por lo que, en la medida de lo posible, lo ideal es recrear diferentes estratos como sucede en la Naturaleza. A mayor variedad vegetal, mayor diversidad de aves podrás atraer. Además, así no solo disfrutarás de la presencia de estos animales sino también de los coloridos frutos y hojas con que se vestirá tu particular paisaje invernal.

 

Serbales, madroños, acebos, cotoneaster, rosales que producen escaramujos, pyracanthas, cornejos, viburnos, aligustres, espinos, zarzamoras, arándanos, hiedras, pueden surtirles de alimento. Sin olvidar las semillas de los Sedum spectabile, cardos, gramíneas ornamentales...

 

Comida complementaria

Para complementar la alimentación de las aves puedes instalar comederos. En los centros de jardinería encontrarás muchos modelos, tamaños y estilos, desde los más clásicos hasta los de diseño más actual. Hay sencillos alimentadores de plataforma que consisten en una bandeja colocada sobre un poste; contenedores colgantes en forma de tubo o de sencilla bolsa de red; cómodos dispensadores automáticos, que resultan accesibles a los pájaros. Asimismo se puede dejar algo de comida en el césped o bajo los arbustos para aquellas aves que prefieren alimentarse en el suelo, como las tórtolas.

 

Puedes suministrarles desde pan desmenuzado, frutos secos (sin sal) y manzana o naranja, hasta arroz cocido, queso rallado, y sebo. Aunque lo más adecuado es adquirir mezclas de semillas preparadas para tal fin; las mejores son las que contienen granos de diferentes tamaños y comida blanda de alto contenido en grasa, de forma que cada ave tome el alimento que le convenga según la morfología de su pico. Encontrarás estos alimentos en tu centro de jardinería.

 

También puedes amontonar algo de hojarasca en la que se oculten pequeños invertebrados de los que darán buena cuenta mirlos, chochines y otros insectívoros.

 

No te olvides del agua

El agua, tanto para beber como para el baño, es algo que agradecen las aves también en invierno. Los recipientes deben tener un interior no resbaladizo. También debes evitar que se forme hielo durante las épocas más frías, pero nunca añadas sal, azúcar o anticongelantes.

 

El aporte de comida y agua debe realizarse con regularidad a lo largo de todo el invierno. Cara a la próxima primavera, también puedes ofrecerles casitas de anidar.


Informaciónr relacionada:

Los animales más útiles del jardín, Verde es Vida nº64, página 56 (ver en la web). 

Un petirrojo ha acudido a alimentarse a una clásica casita de madera llena de semillas en pleno invierno. Copyright: Istockphoto / FocusEye

Algunas precauciones

Algunas precauciones

• Limpia regularmente los alimentadores y bebederos para evitar la proliferación de bacterias u hongos nocivos.
• Ten especial cuidado con los gatos, grandes depredadores de los pajaritos que intentas atraer. Por ello conviene instalar los alimentadores y el agua en algún lugar seguro, próximo a los árboles o arbustos para que puedan refugiarse rápidamente ante un ataque. Colocarle un cascabel al gato servirá para advertir de su presencia a los alados visitantes.
• Las ardillas también pueden llegar a ser una molestia en los comederos. Si forras el poste con un plástico liso no podrán trepar. También puedes colgarlos de ganchos de pastor en lugar de las ramas de los árboles.
• Retira del suelo los restos de comida, ya que podrían atraer a las ratas.
En la foto, tres jilgueros comen las semillas de un comedero de tubo mientras se aleja volando un herrerillo. Foto: Istockphoto / Andrew Howe

Comederos: clásicos o de diseño

Comederos: clásicos o de diseño

Los comederos y bebederos para pájaros admiten hoy en día los más diversos estilos, desde los más clásicos hasta los de diseño más actual, como estos de la firma danesa Eva Solo. Los encontrarás en tu centro de jardinería.

Reportaje completo

nº 71 >>
página 52

verdeesvida nº 71