Sédums: mucha belleza, pocos cuidados (2ª parte)

Imprimir Imprimir  |  Enviar Enviar  | 

Sédums: mucha belleza, pocos cuidados (2ª parte)

Son numerosos los sédums rastreros, ideales para cubrir con sus hojas suculentas y su copiosa floración superficies y taludes de sustrato pobre o pedregoso. Las rocallas son su hábitat ideal y parecen reptar entre ellas aprovechando los resquicios de las piedras para hundir sus raíces. Dadas sus cualidades xerófilas y sus escasas demandas de mantenimiento se utilizan también en cubiertas ajardinadas. No superan los 10 centímetros de altura y comienzan formando pequeñas matas circulares. 

Muchos sédums rastreros o tapizantes son capaces de resistir temperaturas de hasta -40 y -34º (USDA 3-4). Eso sí, no resisten el pisoteo. Aquí te contamos las características de cuatro de ellos.

 

Estos sédums rastreros son muy resistentes al frío y a la sequía, pero no toleran el pisoteo. Son ideales para la xerojardinería.
Sedum acre

Es uno de los sédums de hojas más pequeñas y se extiende rápidamente colonizando el suelo y las rocas como una alfombra que no supera los 10 centímetros de espesor. Es de follaje perenne y de febrero a junio se cubre de una densa floración amarilla. Es uno de los más rústicos (-40º, USDA 3).

 

Sedum spurium

Originario del Cáucaso, soporta hasta -17º (USDA 7) y su follaje es semiperenne. Las hojas son pequeñas, redondeadas y planas, según la variedad; pueden ser verdes, burdeos, doradas e incluso variegadas. Levanta entre 10 y 15 centímetros y ofrece entre junio y septiembre una abundante floración fucsia o púrpura. Crece rápidamente. Existen numerosos cultivares, entre ellos el ‘Dragon’s Blood’, que resiste -34º (USDA 4-9) y resulta ideal para tiestos.

 

Sedum album

Este sédum perennifolio adora reptar entre las rocas o colgar desde ellas. De junio a octubre brinda una densa floración blanca en bello contraste con su follaje verde oscuro; o rosada entre hojas púrpuras. En la variedad ‘Nigra’ las hojas son entre verde y marrones. Crece lentamente. Su tolerancia al ambiente marino lo hace muy adecuado para los jardines costeros. En verano se le debe ofrecer el riego justo (escaso) y una situación sombreada. Es una especie muy rústica, que soporta hasta -34º (USDA 4). La variedad ‘Coral Carpet’ es especialmente resistente a la sequía.

 

Sedum spathulifolium

Resulta particularmente atractivo por el tono verde claro, azulado, plateado o rojizo de sus hojas redondeadas que forman pequeñas rosetas. El follaje es perenne y su color varía a lo largo del año. Los nombres de los cultivares —‘Silvermoon’, ‘Harvest Moon’, ‘Moonglow’— aluden al efecto de luz de luna que producen en el suelo, mucho mejor si es pedregoso, y las rocallas. Da flores amarillas en primavera. Tolera hasta -12º (USDA 8) y soporta el aire marino. El cultivar ‘Cape Blanco’ vive bien a pleno sol en cualquier clima, a excepción de los muy cálidos (USDA 3-9); es de lento crecimiento y soporta los terrenos levemente ácidos. El follaje del cultivar ‘Purpureum’ es burdeos o verde con matices dorados; es apto para la xerojardinería y se adapta a todas las temperaturas (USDA 4-11).

 

Ver 1ª parte


Flores amarillas y un follaje gris plateado caracterizan al Sedum spathulifolium. En la foto, el cultivar ‘Cape Blanco’. Copyright: Jamie Gaither

Sedum acre

Sedum acre

El Sedum acre forma espesos tapices de flores amarillas. Foto: Randi Hausken

Sedum spurium

Sedum spurium

De follaje verde semiperenne, el Sedum spurium ‘Red Carpet’ produce en verano una copiosa floración fucsia. Foto: Beautiful Cataya

Sedum album

Sedum album

Ideal para los jardines costeros, este sédum de floración blanca y follaje perennifolio es muy resistente a la sequía y al frío. Foto: Beautiful Cataya

Reportaje completo

nº 68 >>
página 29

verdeesvida nº 68