¡Pon tus balcones en flor!  (1ª parte)

Imprimir Imprimir  |  Enviar Enviar  | 

¡Pon tus balcones en flor! (1ª parte)

¿Hay algo más triste que un balcón convertido en trastero? “¿A sus habitantes, Señor, qué les pasa? / ¿Odian el perfume, odian el color?”, preguntaba Baldomero Fernández Moreno en su famoso poema Setenta balcones y ninguna flor. Y sin embargo, disfrutar del placer de una primavera florida en nuestra propia casa no tiene precio. En estas páginas te recordamos las plantas de flor más adecuadas para cultivar en un balcón en nuestras latitudes.

Aquién no le gustan los balcones andaluces, esos espectaculares minijardines de flores? ¿Y los del Casco Viejo de Fuenterrabía? ¿O los de la avenida Marítima de Santa Cruz de La Palma? Los balcones floridos son un privilegio que los climas de la Península y las islas propician. ¿Por qué no recuperarlos para la vida? Disfrutar de un trocito de naturaleza en casa, un espacio de relax entre tiestos llenos de color, ¡es un privilegio! Con vaciar de trastos inservibles el balcón ya podrás instalar unos tiestos con plantas. No hace falta mucho más. No obstante, toma nota de estos consejos antes de escoger los contenedores y las plantas.

 

¿Cuánto peso puede soportar tu balcón?

De ello dependerá el tamaño, el material y la cantidad de tiestos que podrás colocar. Ten en cuenta que las dimensiones de las jardineras están directamente relacionadas con la cantidad de sustrato húmedo que podrán contener y el tamaño de las plantas.

 

¿Cuánta luz recibe?

La orientación es un factor clave para escoger bien las plantas. Si es norte, las que necesitan mucho sol no florecerán en abundancia y es probable que se ahilen buscando la luz; deberás buscar especies que vivan bien con unas pocas horas de sol mañanero.

Disfrutar de un trocito de naturaleza en casa, un espacio de relax entre tiestos llenos de color, es un privilegio. ¡Vacía de trastos inservibles el balcón y llénalo de plantas de flor!
Si la orientación es oeste deberán ser capaces de soportar el intenso calor de la tarde.

 

¿Cómo vas a regarlas?

Si son pocos tiestos podrás regarlos a mano con una regadera, pero si son bastantes y tienes una toma de agua cercana, lo más práctico es instalar riego automático por goteo, que te ahorrará trabajo, tiempo y agua; los goteros regulables permiten darle a cada ejemplar exactamente la cantidad que necesita (lee Paso a paso: Instalar riego por goteo en la terraza). Los tiestos con reserva de agua son también una buena solución. Piensa que plantas que viven en contenedor están más expuestas a quedarse secas, ya que la cantidad de sustrato del que disponen es limitada.


¿Cómo agrupar las plantas?

Si colocas los ejemplares en las jardineras del balcón sin extraerlos de los tiestos del vivero podrás hacer las mezclas que quieras. Si los trasplantas a un contenedor común deberás tener en cuenta la compatibilidad entre las especies, esto es, que sus necesidades de riego y abono sean afines, y que ninguna tenga un sistema radicular invasivo que perjudique a las demás.


¿Qué sustrato conviene utilizar?

Si escoges sustrato para plantas de flor o, en todo caso, sustrato universal, les estarás proporcionando el medio de cultivo más apropiado.

 

¿Debes abonarlas?

La mayoría de las plantas de flor exigen aportaciones periódicas de un abono rico en fósforo y potasio para producir colores más vivos e intensos y una floración prolongada. Puedes utilizar abono líquido para diluir en el agua de riego, ajustando la dosis a las necesidades concretas de cada planta. En los tiestos grandes es muy práctico enterrar bastones o varitas fertilizantes.

 

¿Cómo hacer que reflorezcan?

Aparte de darles abono, si eliminas las flores marchitas e impides que semillen lograrás que sigan floreciendo largo tiempo. Si presentan un aspecto poco denso y pobre convendrá que las despuntes o pinces, es decir, que podes ligeramente el extremo de los brotes para que surjan otros laterales y se forme una mata más compacta y ramificada, que dará muchas más flores.

 

¿Cómo conservarlas sanas?

La mejor prevención está íntimamente vinculada a los buenos hábitos de cultivo: eliminar las malas hierbas y las flores pasadas, regar sin mojar las corolas, no abusar del abono, y usar insecticidas y fungicidas de forma preventiva (sistémicos) o ante los primeros síntomas (de contacto, ingestión). Las revisiones periódicas te servirán para detectar la presencia de plagas —pulgones, trips, araña roja, polilla del geranio— y hongos —oídio, roya— y actuar enseguida aplicando el producto adecuado.

 

Y no menos importante, ¿cuánto trabajo puedes dedicarles a tus plantas?

Si no te sobra tiempo elige plantas fáciles de cultivar (la mayoría de las que aparecen en este artículo lo son) y en una cantidad que puedas atender.

 

En la columna de la derecha te enseñamos dos plantas especialmente adecuadas para balcones. Encontrarás muchas más en la 2ª parte de este artículo.


Más información en verdeesvida.es:

Pon tus balcones a punto de primavera, Verde es Vida nº69, página 6 (ver en la web)

• Utiliza el buscador de la web para encontrar diversos artículos y fichas de plantas de flor para cultivar en un balcón y los consejos para cuidarlas.

 

La extraordinaria floración de geranios y gitanillas en los balcones de una calle de Córdoba en mayo. Copyright: iStockphoto

Tiestos bien escogidos

Tiestos bien escogidos

La elección de los tiestos es tan importante como la de las plantas. Los de la foto, el modelo Capri de Artevasi, se pueden fijar en la barandilla y son muy ligeros.
Foto: Artevasi

BEGONIAS DE FLOR

BEGONIAS DE FLOR

• Sol y semisombra
• Flor: Abril-Septiembre
Abril-Septiembre Entre las begonias de flor, una de la más resistentes al calor es la Begonia tuberhybrida, de flores simples y hojas en forma de alas (en la foto), o grandes corolas multipétalos, según el cultivar. Su porte colgante permite componer preciosos tiestos. Produce flores rosadas, amarillo claro, blancas, rojas o anaranjadas. A su belleza se añade su escasa demanda de mantenimiento. Otra campeona en floración y tolerancia al calor es la Begonia x benariensis ‘Big’, de flores grandes muy abundantes.
Foto: Grup Roig

VERBENA

VERBENA

• Sol
• Flor: Abril-Octubre
La verbena es capaz de florecer desde la primavera al verano e incluso el otoño sin interrupción. Es una vivaz de efecto tapizante, ideal para un tiesto colgante o una maceta alta, aunque suele tratarse en general como anual (con -7º pierde la hoja). Los híbridos ‘Superbena’ son muy resistentes al calor y la sequía (riégalos cuando se haya secado el sustrato). Las matas alcanzan rápidamente unos 25 centímetros. El color de las flores va del blanco al malva, el violeta y el rojo en varias tonalidades.
Foto: iStockphoto

Reportaje completo

nº 81 >>
página 28

verdeesvida nº 81