Plantas de interior decorativas y ‘sin compromiso’

Imprimir Imprimir  |  Enviar Enviar  | 

Plantas de interior decorativas y ‘sin compromiso’

Sin compromiso quiere decir resistencia y capacidad para hacer más atractiva (son muy decorativas) y saludable (purifican el aire) la vida dentro de cualquier entorno humano a cambio de un mínimo de dedicación. Así llama el Flower Council of Holland a los crotones, filodendros, sansevierias, potos y scheffleras, plantas de interior que no deberían faltar en ninguna casa, incluso de gente con escasa experiencia jardinera. Este año son las Plantas de interior protagonistas de junio.

Con los filodendros, potos, crotones, sansevierias y scheffleras la decoración más moderna (y la más clásica) se empapa del necesario toque de naturaleza. Estas plantas van de maravilla en tiestos de diseños actuales, de líneas puras y geométricas, blancos o de colores atrevidos. En tu centro de jardinería las encontrarás de muchos tamaños, formas y tonalidades.

 

El crotón (Codiaeum variegatum) es una planta de grandes e inigualables hojas coriáceas multicolores con marcadas nerviaciones en contraste. Su presencia dentro de casa evoca los jardines tropicales (zonas 11-12).

 

Los filodendros (Philodendron) resultan espectaculares por sus lustrosas hojas coriáceas verdes o con tonalidades rojizas, muy recortadas o de bordes lisos. En su mayoría son lianas dotadas de largas raíces aéreas con las que se abrazan a los troncos (o a los tutores envueltos en musgo) y los muros, de los que absorben la humedad. En Canarias y Andalucía es frecuente verlos crecer a la sombra en jardines y patios.

Estas plantas van de maravilla en tiestos de diseños actuales, de líneas puras y geométricas, blancos o de colores atrevidos.
Plantados en tiesto lucen magníficos en porches y ambientes luminosos de interior (lee Filodendros: las hojas más escultóricas).

 

Las sansevierias o espadas de San Jorge (Sansevieria) son de lejos las plantas más fáciles de cuidar y mantener. Sus vigorosos rizomas y sus gruesas hojas en forma de jabalina o de espadas planas verdes o con variegaciones doradas o blancas, son suficientemente fuertes para soportar el calor, la sequedad ambiental y la falta de agua (lee Sansevierias: espadas en alto).

 

La schefflera (Schefflera) es una de las plantas con mayor poder purificador gracias a sus abundantes hojas compuestas en forma de sombrilla (digitadas). La encontrarás en forma de pequeño bonsái, arbolito con los troncos trenzados y la copa redondeada, arbustos enanos y compactos, o ejemplares muy altos, esbeltos y de aspecto ligero (lee Las scheffleras te lo ponen (muy) fácil).

 

Los populares potos (Scindapsus o Epipremnum) dan mucho juego como plantas colgantes y trepadoras por su condición de lianas. Los hay de hojas lisas, variegadas, como el poto ‘Njoy’ (ver ficha), o con un punteado plateado muy decorativo, como el Scindapsus pictus.

 

 

¿CUIDADOS? ¡MENOS ES NADA!

• Luz: Cuanto más coloridas sean las plantas más luz requerirán para no perder su cromatismo. Las de follaje verde pueden vivir bien en ambientes menos luminosos. Si se les caen las hojas significa que la luz que reciben no es suficiente. No dejes que les dé el sol de forma directa.

• Temperatura y humedad ambiental: Al ser plantas de origen tropical soportan mal el frío: muchas de ellas empiezan a sufrir cuando el termómetro baja de 12º. La falta de humedad ambiental se manifiesta en las puntas secas de las hojas, por lo tanto, a excepción de las sansevierias, agradecerán las pulverizaciones con agua sobre todo en los días de calor.

• Riego: Cada tipo de planta exige una cantidad y frecuencia de riego determinadas. Tenlo en cuenta y evita darles agua en exceso. Sansevierias y scheffleras, por ejemplo, necesitan muy poca cantidad. No permitas que la tierra permanezca húmeda demasiado tiempo, especialmente en invierno, ya que las raíces pueden sufrir asfixia y morir. Es mejor dejar que se seque el sustrato antes de volver a regar.

• Abono: Apórtales fertilizante diluido en el agua de riego cada 15 días en el período de crecimiento y una vez al mes entre octubre y febrero.

• Poda: Elimina las hojas amarillas o secas. Si los ejemplares pierden la forma o han crecido demasiado recórtalos preferiblemente durante los meses de reposo vegetativo. Las sansevierias no se podan.


Más información:

Las plantas de interior más resistentes, Verde es Vida nº68, página 34 (ver en la web).

Crotones, potos, sansevierias, filodendros y scheffleras en múltiples combinaciones, en las que la elección de los tiestos juega también un importante papel. Las posibilidades son ilimitadas. Fotos: Flower Council of Holland

Cinco resistentes

Cinco resistentes

Crotones (a la izquierda), filodendros y sansevierias (al fondo) y potos y scheffleras (derecha) no solo aportan verdor y exuberancia, sino también oxígeno a los ambientes de interior. Además purifican el aire de sustancias volátiles nocivas.

El decorativo crotón

El decorativo crotón

Las gruesas hojas multicolores de los crotones evocan los jardines tropicales dentro de casa.

Hojas en contraste

Hojas en contraste

Las lustrosas hojas verdes recortadas de un filodendro y los colores cálidos del follaje de un crotón contrastan y se complementan al mismo tiempo.

Reportaje completo

nº 82 >>
página 36

verdeesvida nº 82