‘Phormium’: se llevan las rayas

Imprimir Imprimir  |  Enviar Enviar  | 

‘Phormium’: se llevan las rayas

Soporta la sequía, crece con rapidez, vive bien en la costa… Es el lino de Nueva Zelanda o Phormium, un campeón de la sostenibilidad de bellas hojas acintadas de colores listados.

Del púrpura al crema, pasando por todos los tonos del rosa, el rojo, el gris y el verde en combinaciones listadas cada vez más atractivas: el cromatismo de las hojas del Phormium, unido a su forma de suaves espadas erectas o arqueadas, le han asegurado un sitio en los jardines más actuales. 

 

A ello se suma su rapidez de crecimiento y una extraordinaria resistencia a la sequía, el calor, el frío y todo tipo de terrenos. Además, son plantas perennifolias, de modo que mantienen la nota de color incluso en invierno. En mayo y junio dan flores, generalmente rojas, a lo largo de varas que sobresalen de las matas. Una bella xerófita. ¿Qué más se le podría pedir?

 

Los ‘Phormium’ pueden usarse en solitario, en grupos o en alineaciones. Según la altura pueden servir también de cubresuelos o pantallas cortavientos. Son perennifolios, de modo que el color se mantiene todo el año.
Solos o en compañía

Los Phormium se usan como ejemplares aislados a modo de punto focal, en alineaciones —recurso perfecto para separar zonas del jardín o formar pantallas cortavientos— o en grupos. En conjuntos monocromáticos o mezclados con otras especies buscando armonías de texturas y colores (combinan perfectamente con las plantas de follaje plateado). En tiestos grandes o pequeños, como cubresuelos e incluso junto a estanques y cursos de agua. Todo esto es posible porque entre los numerosos cultivares disponibles hoy en día existe una gran variedad de colores, pero también de tamaños.

 

Los más rústicos, por alturas

Entre las variedades de Phormium más resistentes, capaces de soportar hasta -8º, las hay que alcanzan 2,5 metros y otras que apenas superan los 50 centímetros.

 

• Los más altos. Los que alcanzan mayor altura son capaces de formar pantallas cortavientos incluso en primera línea de mar. Por su colorido destacan las variedades ‘Sundowner’ (2-2,5 metros), de hojas verde aceituna con margen rosa; ‘Maori Chief ’ (1,25-1,50 metros), de hojas con el centro verde y márgenes rosa subido; ‘Maori Queen’ (1,75-2 metros), con el centro de las hojas en bandas de distintos matices de verde y borde rosa, que cambian al crema, y ‘Dark Delight’, una de las más oscuras: púrpura con reflejos bronce y ribetes rojos. Los verdes de varios tonos predominan en ‘Apricot Queen’: amarillo pálido con bordes verdes, que cambian a un albaricoque en otoño.

 

• De 75-100 centímetros. Entre las variedades rústicas que no pasan del metro de altura, son especialmente bellas ‘Tricolor’, variegada en listas blanco crema y verde con ribete rojo; ‘Jester’, con bandas verdes, naranjas, magentas y púrpuras, y ‘Maori Sunrise’, en la gama del naranja albaricoque, con bandas en tonos verdes. ‘Pink Panther’ luce tonos rosados y magentas con ribetes verdes, y ‘Bronce Baby’, bronces con bordes rojos en las hojas nuevas. ‘Cream Delight’ se adapta bien a la semisombra y ofrece un bello contraste a las plantas de colores oscuros o follaje plateado. Son vibrantes los rojos de ‘Crimson Devil’: rosa carmín y púrpura con bordes más oscuros, más intensos si está situada a pleno sol. Y resultan de una gran delicadeza los rosados de ‘Flamingo’, que tolera la sombra parcial. Ideal para combinar con plantas de tonos intensos o follaje dorado es ‘Gold Sword’, de hojas amarillo crema con márgenes verdes y borde marrón rojizo, a veces con una banda roja en el centro.

 

• De 50-75 centímetros. ‘Platts Back’, de hojas de color gris grafito, con tonos púrpuras y borde blanco crema, es una de los más oscuros, ideal para contrastes. Justo lo contrario de ‘Golden Ray’, cuyas bandas verdes y amarillo brillante lo convierten en el contrapunto perfecto de plantas de colores oscuros o follaje plateado. ‘Duet’ es un bicolor muy combinable, de tonos verdes con bandas blanco crema en los bordes. Y luce espectacular ‘Evening Glow’, listado en rojo, rosa, granate y púrpura, que tolera la sombra parcial.

 

• Los más bajos. Los Phormium enanos (25-50 centímetros) son muy adecuados como cubresuelos en plantaciones masivas o en primera línea. Entre ellos destacan la variedad ‘Surfer’, de hojas erguidas en tonos verdes y puntas bronce, y ‘Tom Thumb’, de hojas onduladas verdes con bordes y puntas bronce; ambas son de vegetación densa. La ‘Jack Spratt’ tiene hojas de tonalidad bronce y tonos rojizos.

 

Los menos rústicos

Entre los Phormium que no toleran las condiciones extremas pero ofrecen gran belleza está ‘Maori Maiden’, de hojas arqueadas de un elegante color rosa con bordes oscuros; tolera la sombra parcial y alcanza los 50-75 centímetros, y es ideal para combinar con plantas de follaje plateado. Y ‘Margaret Jones’, en la que predominan los púrpuras, en bandas rosas, burdeos y rojas con margen bronce; las hojas son arqueadas y alcanzan el metro de altura.

 

 

LAS NECESIDADES DE UNA PLANTA ‘TODOTERRENO’

Los Phormium son plantas de gran resistencia siempre que las condiciones de cultivo sean adecuadas. El final de la primavera es el momento ideal para plantarlos. Según recomendaciones de Viveros del Sueve, el principal productor de la especie en España, viven mejor bajo estas premisas:

 

• Suelo: Necesitan un suelo profundo, rico y con buen drenaje, preferiblemente de estructura franca o francoarenosa. Sin embargo, se adaptan también a suelos pobres, pedregosos o, todo lo contrario, a suelos pesados, siempre que no retengan agua. Les van mejor los sustratos levemente ácidos (pH 5,6 a 6,8), pero hay variedades rústicas que no sufren si es ligeramente alcalino.

 

• Clima: Viven mejor en las regiones de clima oceánico (es oriundo de las costas de Nueva Zelanda), pero se adaptan bien a otros climas. Las variedades más rústicas toleran perfectamente el viento y el aire salino. Son capaces de soportar entre -6 y -10 grados, así como nevadas, sin que se produzcan daños en las raíces. Del mismo modo, aguantan el calor seco de los meses de verano.

 

• Situación: Lo más adecuado es plantarlos al sol, donde los colores serán más intensos. Los de tonos más claros van mejor en semisombra.

 

• Riego: Los Phormium agradecen los riegos periódicos durante los meses de mayor desarrollo (primavera y verano), pero también pueden soportar épocas de sequía, ya que sus tejidos son capaces de acumular una importante cantidad de agua que le sirve a la planta de reserva. Eso sí, para no sufrir bajo estas condiciones, e incluso pasar un verano entero sin riego, deberán ser variedades rústicas y estar bien establecidas y arraigadas en el suelo de plantación. El mejor riego para estas plantas que requieren poca agua es por goteo.

 

• Plagas: No son plantas proclives al ataque de plagas. Las excepciones son la cochinilla algodonosa, que se instala en la base de las hojas, y se combate con insecticidas sistémicos o penetrantes, y los caracoles, que agujerean las hojas cuando son tiernas y aún están plegadas, y se ahuyentan con helicidas.

 

• Enfermedades: Pueden verse afectados por hongos del suelo, como la Phitophtora, Rizoctonia, Verticillum, cuando no disponen de buen drenaje y se acumula agua en el sustrato. Se previene su aparición plantándolos en terrenos bien drenados y libres de estas enfermedades, no abusando de abonos nitrogenados, y asegurando, en cambio, una presencia suficiente de fósforo, que fortalece el sistema radicular.


Información relacionada:

• Ficha, Verde es Vida nº52, página 32 (ver)

 

Los Phormium se han incorporado a los jardines por el cromatismo de sus largas hojas y su extraordinaria capacidad de adaptación. Abajo, las tonalidades de la variedad ‘Tricolor’. Copyright: Viveros del Sueve

Algunos consejos de cultivo

Algunos consejos de cultivo

• Condiciones difíciles: Para situaciones demasiado expuestas, terrenos muy áridos o muy pesados, o climas con heladas de -5 grados, lo más conveniente es elegir las variedades más rústicas, que suelen ser las de forma más erguida y, entre entre las de forma arqueada, las de colores púrpuras y oscuros en general.

• Semisombra: Son más adecuados los Phormium de colores más claros, en la gama de los cremas, amarillos, rosados, asalmonados…

• Vientos fuertes: Las variedades erguidas son las más resistentes.

• Zonas muy frías: Los productores recomiendan recortar las matas a unos 25 centímetros de altura antes de que empiecen las heladas, y acolchar el suelo en torno a las raíces. Otra alternativa es recortar las matas cuando haya acabado el riesgo de heladas, a comienzos de marzo, antes del rebrote primaveral; las plantas emitirán hojas nuevas y alcanzarán sin dificultad el tamaño que tenían.

• Distancia de plantación: Para que luzcan es necesario respetar una cierta distancia entre ejemplares, incluso en alineaciones y grupos. Se ven más bonitos cuando se aprecia su forma individual.

• Poda: Las hojas nuevas son las más atractivas, en cambio las viejas van perdiendo color. Hacia finales del invierno deben podarse las hojas viejas y estropeadas y las que no muestran los caracteres de la variedad. También se han de eliminar las varas secas de las flores.

• Multiplicación: Los Phormium se multiplican por división de mata, mejor si todavía no han dado flor.

• Abono: Una planta bien nutrida puede resistir las condiciones más adversas, por ello, después de la parada invernal, deben recibir abono complejo de tipo osmótico y de liberación controlada, rico en fósforo. Los productores aconsejan una formulación NPK 16-8-16 con magnesio y microelementos.

• El uso de áridos: El atractivo se refuerza si alrededor de las plantas se usa gravilla, bolos, pizarra, corteza de pino... De paso se previene la aparición de malas hierbas y el sustrato mantiene la humedad.

Reportaje completo

nº 61 >>
página 28

verdeesvida nº 61