Miles de flores para el verano

Imprimir Imprimir  |  Enviar Enviar  | 

Miles de flores para el verano

¿Quieres floraciones non stop hasta que llegue el frío? Prueba con las que te enseñamos aquí. No solo llenarán de color tus macetas y tus jardines, sino que lo harán sin desfallecer: son capaces de soportar la dura prueba de las altas temperaturas que caracterizan al verano en la mayor parte de España. Antes al contrario, para la mayoría el calor supone un acicate para una incesante producción de flores.

DIPLADENIA SANDERI

La dipladenia o mandevilla es un arbusto trepador que se caracteriza por un follaje perenne verde oscuro y una espectacular floración magenta rosada, roja o blanca, que se produce de mayo a octubre. Puede cultivarse al aire libre en el suelo o en maceta siempre que disponga de un lugar abrigado (no tolera temperaturas que bajen de -1º). También puede ser tratada como planta anual.

• Necesita sol o sombra ligera para florecer abundantemente.

• Requiere un sustrato rico en nutrientes, ligeramente ácido y con buen drenaje para evitar el encharcamiento.

• Durante la floración debe recibir agua a menudo, dejando que el suelo se seque ligeramente entre riego y riego; en otoño e invierno, solo esporádicamente.

• Puede atacarla la araña roja.

Ver Ficha.

 

A más calor, mayor producción de flores: esa es la cualidad que comparten estas plantas. Además, no requieren demasiados cuidados. ¡Disfrútalas durante meses!
CROSSANDRA

Su origen en la India explica la resistencia al calor y la falta de agua de esta decorativa planta de flores anaranjadas y brillantes hojas verde oscuro. De porte medio (25-50 centímetros), la Crossandra infundibuliformis florece largamente.

• Colócala en un lugar donde reciba mucha luz.

• Dale agua de forma moderada, dejando que la tierra se seque entre riegos; el exceso le resulta muy pernicioso.

• Abónala de forma regular durante la época de floración.

• Puede afectarla la araña roja, que se beneficia de la sequedad ambiental. Mantén húmeda la atmósfera.

• Necesita un sustrato fértil, preferiblemente ácido, o neutro.

 

GAURA LINDHEIMERI

Con sus flores en forma de mariposas blancas o rosadas (en la foto de la columna de la derecha, el cultivar ‘Karalee Lillipop Pink’) a lo largo de finos tallos, la gaura se llena de color de mayo a octubre. Puede vivir en todo tipo de climas, ya que tolera el frío intenso (-23º, zona 6) y la sequía.

• Al sol florece generosamente. También vive bien en semisombra.

• Prefiere un sustrato rico, neutro, ligero, fresco y bien drenado.

• Precisa riego moderado.

Ver Ficha.

 

PLATYCODON GRANDIFLORUS

Esta vivaz produce sin cesar de junio a octubre botones florales en forma de globo que se abren en cinco pétalos de un bello tono azul violáceo o blanco. Las matas alcanzan entre 40 y 60 centímetros de altura y se pueden usar en el jardín (como en la foto) o en tiestos. Se trata de una especie sumamente rústica, capaz de soportar -34º (zonas 4-8) pero también el intenso calor y la falta de agua. Se la considera de muy bajo mantenimiento. Existen numerosos cultivares, incluso compactos, de flores rosadas, o dobles.

• Vive bien a pleno sol o en sombra parcial.

• Necesita riego moderado.

• En un suelo medio, fresco y bien drenado vivirá a gusto, incluso si es calcáreo. Si además es rico, mucho mejor.

• No acusa problemas reseñables de plagas u hongos.

 

TULBAGHIA VIOLACEA

Muy resistente al calor y a la falta de agua, esta bulbosa sudafricana de porte medio (entre 50 y 70 centímetros) forma matas redondeadas de hojas largas y estrechas entre las que sobresalen las varas florales. Las flores, que surgen ininterrumpidamente desde mayo a las primeras heladas, recuerdan a los agapantos y son de color malva. El follaje puede ser verde o listado. La planta emana olor a ajo, lo que contribuye a ahuyentar a los topos, conejos y ratones de campo. Crece rápidamente y tolera hasta -17º (zona 7); en las regiones de clima suave conserva la hoja todo el año. Además, soporta el viento y el aire salino del mar.

• Búscale un lugar al sol.

• El suelo ha de ser rico y bien drenado. El pH le resulta indiferente. Durante la época de crecimiento debe mantenerse fresco.

• Dale agua de forma regular.

• Caracoles y babosas pueden causar serios daños al follaje.

• Resulta sumamente decorativa plantada en masa en largos arriates o grandes macetas.

 

Agradecemos a Corma y Grup Roig / Proven Winners su colaboración en esta sección.


 Más información:

Color para desafiar el calor, Verde es Vida nº70, página 32 (ver en la web).

De mayo a octubre, la mandevilla o dipladenia ‘Sundaville Pink’ se llena de flores de color magenta. En las zonas cálidas del sur de España puede cultivarse al aire libre. Copyright: Proven Winners / Grup Roig

BEGONIA TUBERHYBRIDA

BEGONIA TUBERHYBRIDA

De porte péndulo y grandes corolas multipétalos, la Begonia tuberhybrida es ideal para usar en cestas colgantes, tiestos altos o jardineras que permitan contemplar las flores desde abajo (en la foto, la ‘Belleconia Chardonnay’). Florece desde abril a septiembre y es fácil de cuidar.
• Sitúala al exterior en semisombra. Evita exponerla al sol directo.
• Se debe regar moderadamente y solo cuando la tierra se vea seca; se ha de evitar a toda costa el encharcamiento, que le resulta muy perjudicial.
Más sobre esta planta en Color para desafiar el calor.
Foto: Proven Winners / Grup Roig

ECHINACEA

ECHINACEA

Desde abril hasta los primeros fríos del otoño, las Echinaea o Rudbeckia producen grandes margaritas con un botón central en forma de cono que da paso a atractivas cabezas de semillas que duran todo el invierno. Las flores son púrpuras, rosadas, rojas, amarillas, naranjas... Pueden soportar hasta -40º (zona 3) y no precisan demasiados cuidados.
• Sitúalas al sol o en semisombra.
• Bríndales un sustrato bien drenado, seco, pobre o de riqueza media.
Foto: Mille d’Orazio

SCAEVOLA AEMULA

SCAEVOLA AEMULA

Ideal para cestas colgantes o tiestos altos por su porte colgante, luce sus flores violetas, rosadas o blancas en forma de abanico desde mayo hasta que llega el frío. La Scaevola aemula es una vivaz australiana muy resistente al calor y la falta de agua, y precisa escasos cuidados. Se utiliza como anual, ya que es poco resistente al frío: tolera hasta -1º (zonas 10- 11). Se han desarrollado cultivares como el ‘Saphira’ (en la foto), que es especialmente compacto y florífico.
• Colócala al sol o en sombra parcial.
• El sustrato ha de ser ligero, bien drenado, medianamente rico y neutro.
• Apórtale abono rico en fósforo una vez por semana mientras esté en flor.
• Necesita riego moderado.
Foto: Proven Winners / Grup Roig

Reportaje completo

nº 73 >>
página 32

verdeesvida nº 73