Lirios barbados: ‘alta costura’ en el jardín (2ª parte): cuidados

Imprimir Imprimir  |  Enviar Enviar  | 

Lirios barbados: ‘alta costura’ en el jardín (2ª parte): cuidados

Los lirios barbados son plantas resistentes, de bajo mantenimiento y con pocas exigencias de suelo y agua, ideales para el clima mediterráneo. Pero su cultivo tiene peculiaridades que es necesario conocer para sacar el máximo partido a su espectacular floración.

Los secretos de cultivo de los lirios

• Plantación: Lo ideal es entre agosto y octubre para que los ejemplares puedan establecerse antes del invierno y asegurar la floración de primavera. Una vez obtenidos los rizomas se han de enterrar cuanto antes.

 

Los lirios barbados necesitan muchas horas de sol y un suelo permeable y bien drenado, neutro o calizo. En verano se comportan como una planta de bajo riego.
• Exposición: Los lirios barbados necesitan muchas horas de sol; algunos pueden situarse en semisombra, pero en sombra no florecen. Si el invierno es duro conviene proteger el rizoma, al menos durante el primer año, con una capa de paja triturada o de cortezas de pino, y retirarla en primavera.

 

• Suelo: Lo adecuado es un suelo permeable y bien drenado, neutro o calizo. El terreno se ha de remover profundizando unos 20 centímetros y eliminar las malas hierbas. El rizoma debe quedar prácticamente a nivel del suelo, a un centímetro de profundidad, y regarse inmediatamente para apisonar la tierra y conseguir que se adhiera a las raíces. Si el suelo es compacto será preciso añadir materia orgánica y semienterrar el rizoma en un pequeño montículo para evitar que el agua se acumule al pie de la planta.

 

• Riego: El suelo debe mantenerse húmedo (no empapado) hasta que el rizoma enraíce. El exceso de agua puede causar la podredumbre del rizoma. En verano, estos lirios se comportan como una planta de bajo riego.

 

• Abono: El célebre productor de lirios Cayeux recomienda un abono completo y bajo en nitrógeno, de preferencia organomineral para una acción prolongada, según las fórmulas 6-8-12, 7-5-12 o 4-6-10. Se debe aplicar en el momento de la plantación y en marzo, o en marzo y cuando haya concluido la floración.

 

• Tras la floración: Una vez secas las flores, el tallo floral se debe cortar a 10 centímetros del suelo. Las hojas se han respetar y, en todo caso, recortarlas a partir de finales de septiembre.

 

• La división del rizoma: Se trata de una operación clave para contener las tendencias invasoras de los lirios y al mismo tiempo rejuvenecerlos y procurarles el espacio que necesitan. Cada tres o cuatro años, cuando se observe que disminuye el número o el tamaño de las flores, habrá que desenterrar los rizomas y dividirlos. Se deben arrancar las plantas con la ayuda de los garfios de un escardillo, separar los rizomas, eliminar el centro de la mata y escoger las secciones de rizoma más fuertes del contorno. Se han de recortar un poco las raíces y las hojas (dejándolas en forma de flecha) y plantarlos enseguida. Los lirios en maceta se deben dividir cada dos años aproximadamente.

 

1ª parte


Más información:

Lirios: arcoíris de jardín

En el iris ‘Barbe Noir’, los pétalos blancos contrastan con los sépalos azul violeta oscuros. Las barbas son amarillo oro. Este iris, lanzado por Cayeux en 2013, cosechó un importante premio en Francia en 2015. Foto: Cayeux

‘Black Swan’

‘Black Swan’

Una de las singularidades más apreciadas de los lirios barbados es su extensa gama cromática —desde un morado oscuro casi negro al blanco inmaculado, pasando por infinitas tonalidades cálidas y frías— y sus combinaciones en pétalos, alas y barbas, que multiplican de forma exponencial el abanico de opciones. Pero, además, las variedades difieren en la altura de los tallos florales, su ramificación y el número de flores, detalles que se deben tener en cuenta antes de escogerlos para el jardín. En la foto, el iris ‘Black Swan’, que alcanza 1,20 metros. Es un suntuoso lirio de formas clásicas, con pétalos de color púrpura y sépalos apenas ondulados de un aterciopelado morado casi negro. Las barbas son marrones. Fue creado en los años 60.
Foto: Alamy

‘Rajasthan’

‘Rajasthan’

Pétalos amarillo oro y sépalos ondulados del mismo color, que viran en los bordes a un matiz caramelo. Las barbas son anaranjadas. Las varas florales miden 90 centímetros y llevan unas 10 flores. Cayeux lo presentó en 2017.

‘Ravissant’

‘Ravissant’

Los pétalos son alilados en el momento de abrirse y cambian a un blanco puro, un color que comparten con los sépalos, que acaban en un ribete morado claro. Destacan las barbas, de un vivo color anaranjado. Los tallos florales de este lirio, uno de los más premiados de Cayeux, son a menudo dobles desde la base y miden unos 85 centímetros.

Reportaje completo

nº 84 >>
página 26

verdeesvida nº 84