La serenidad del bambú (2ª parte)

Imprimir Imprimir  |  Enviar Enviar  | 

La serenidad del bambú (2ª parte)

Dentro de la subfamilia de los bambús (Bambusaceae) existen numerosos géneros. Entre los más aptos para España destacan el bambú dorado (en la foto), el de tallos negros, el curioso concha de tortuga, el japonés o flecha, entre otros. 

El bambú dorado

El Phyllostachys aurea es muy habitual en Europa por su facilidad de cultivo y su notable resistencia a la sequedad. Destaca por el color dorado de sus esbeltas cañas, que se pueden elevar entre cuatro y ocho metros de altura y se arquean levemente. Es ideal para formar pantallas. Su follaje puede sufrir con los vientos secos y el frío (-20º). Los brotes tiernos se pueden comer.

 

El Phyllostachys viridiglaucescens, el llamado bambú de China, tiene la gran ventaja de no ser invasivo, aunque exige mucho espacio y un suelo rico. Es ideal para crear pantallas.
Los bambús gigantes

• Las cañas del Phyllostachys pubescens pueden desarrollar entre 15 y 20 centímetros de diámetro y ocho metros de altura. Este bambú exige un suelo rico y bien drenado y una primavera cálida (-17º, zonas 7-10), libre de heladas tardías, ya que es muy precoz en emitir sus brotes nuevos. Las hojas son pequeñas, muy ligeras y muy abundantes. Los tallos son de color verde azulado cubierto por un polvillo blanco; al envejecer adquieren una tonalidad dorada y se ensanchan en la base en forma de pata de elefante. Sus brotes tiernos son muy apreciados como delikatessen. Es un bambú ideal para crear bosquetes.

• En el Phyllostachys pubescens bicolor las cañas exhiben finas listas verdes sobre amarillo, anilladas por nudos rojizos.

 

• También se considera un bambú gigante el Phyllostachys viridis, que puede elevarse hasta los ocho metros de altura y cuyos tallos tienen entre seis y diez centímetros de diámetro. Es una especie muy rústica (-23º, zonas 6-11), que se comporta bien en los terrenos arcillosos. La variedad Sulphurea luce con el tiempo un precioso tono amarillo dorado con estrías verdes.

 

Bambú de China

Aunque muchos de los bambús mencionados son oriundos de China, el Phyllostachys viridiglaucescens se ha quedado con la denominación. Esta especie de talla mediana (unos seis metros de altura) resulta especialmente atractiva cuando la mueve el viento. Las cañas son de color verde vivo con matices purpúreos. Sus largas hojas de 12-15 centímetros son azuladas en el envés. Una gran ventaja es que no es invasivo, pero exige mucho espacio y un suelo rico. Es ideal para crear pantallas. Tiene una buena resistencia al frío: -23º.

 

Bambú de los gnomos

Las delgadas (0,5-2 centímetros) cañas del Pleioblastus linearis se arquean con el peso de su denso y fino follaje haciendo de él uno de los bambús más decorativos por la forma de fuente de sus matas, de gran efecto ornamental tanto en el jardín como en tiestos. Permite crear densas pantallas y túneles verdes. Al cabo del tiempo, el cultivo en contenedor exigirá asegurar un suministro de agua regular y continuo. Alcanza unos 3-4,5 metros de altura. Soporta -12º (zonas 8-10). Existen cultivares ‘Nana’ para tiestos y pequeños jardines.

 

Bambú japonés o flecha

Tallos muy finos y rectos (de allí el nombre flecha), en los que permanecen las vainas secas de las hojas, y un espeso follaje caracterizan al Pseudosasa o Arundinaria japonica, un bambú muy habitual en Europa, resistente al frío (-23º, zonas 6-11), el viento y los suelos secos si la falta de agua no es muy prolongada. Las hojas son de color verde oscuro, brillantes, largas (hasta 25 centímetros) y anchas. Luce como un denso y rústico matorral de porte ligeramente colgante. Alcanza una altura de 4-8 metros. Es muy exigente con la calidad del suelo. Es perfecto para utilizar en setos libres y pantallas, y se puede usar también en tiestos.

 

Ver 1ª parte


El Phyllostachys aurea, o bambú dorado, destaca por el precioso color amarillo de sus esbeltas cañas. Es muy habitual en Europa por su facilidad de cultivo. Copyright: Telmo32

El bambú negro

El bambú negro

Un brillante color negro reviste las cañas del Phyllostachys nigra, que puede elevarse hasta los 6-7 metros. Tolera temperaturas de -20º, pero a partir de -12º el follaje sufre daños considerables. Debe ser protegido del viento sobre todo si el invierno es seco. Soporta los suelos calizos. La variedad ‘Henonis’ luce tallos de color verde oliva con matices dorados si está expuesto al sol o azulados si vive en semisombra. Puede crecer hasta los ocho metros y es muy resistente a la sequedad. El follaje es verde claro, muy fino y ligero. Ambos son perfectos para formar pantallas.
Foto: Harum Koh

Bambú concha de tortuga

Bambú concha de tortuga

Surgido de una mutación natural, el Phyllostachys pubescens ‘Kikko’ o ‘Heterocycla’ es tan raro como decorativo. Sus entrenudos de aspecto hinchado y el trazado de los nudos recuerdan el caparazón de una tortuga. Suele alcanzar entre cuatro y cinco metros de altura. Se usa en matas aisladas o formando bosquetes.
Foto: Gyllian9

Reportaje completo

nº 77 >>
página 28

verdeesvida nº 77