La flor de Batman

Imprimir Imprimir  |  Enviar Enviar  | 

La flor de Batman

Sedoso color negro, brácteas en forma de alas, bigotes larguísimos... al hombre murciélago le encantaría esta flor. La Tacca chantrieri no es hija de la oscura Gotham City, sino de los bosques tropicales de Yunnan, en China, y se puede cultivar dentro de casa.

Raras entre las más raras, las flores de la Tacca chantrieri no solo son de un insólito color azabache, sino también muy extravagantes en sus hechuras: brácteas sedosas en forma de alas, largos y numerosos bigotes y un ramillete de pequeños capullos centrales —las verdaderas flores— que van abriéndose poco a poco dejando ver una boca de alien (en realidad una baya con seis costillas)... Llamarla flor murciélago (incluso del demonio) no era difícil.

 

La flor de Batman es una planta ideal para ser disfrutada dentro de casa o en un patio sombreado en las zonas más cálidas de España. El color negro de la flor luce tonos azulados en la variedad ‘Black Beauty’.
Ese color negro adquiere un inusual tono azulado en la variedad ‘Black Beauty’; en otras, muy exóticas también, predominan los tonos púrpuras, verdosos (‘Green Mistery’), o lucen brácteas y filamentos blancos. Esta sofisticación no quita los parentescos humildes: la Tacca chantrieri comparte familia con el alimenticio ñame (Dioscoráceas).

 

Hacia el final de la primavera, la planta emite unos largos tallos florales en cuyo extremo surgirá una flor. La mata, dotada de un rizoma grueso, se parece a un espatifilio: grandes hojas elípticas de brillante color verde acabadas en punta, con bordes lisos o levemente ondulados y nervaduras muy marcadas.

 

Es una planta armoniosa en su conjunto, de tamaño medio (unos 80 centímetros), ideal para ser disfrutada dentro de casa o en un patio sombreado en las zonas más cálidas de España. Oriunda de Yunnan, una provincia de China encajada entre el Tibet e Indochina, empieza a sufrir si la temperatura baja de 15º, pero es capaz de soportar hasta -3º (aunque pierde la parte aérea).

 


 

 

 

Una flor que recuerda a un murciélago. Su inusual color negro deriva de un tono burdeos muy oscuro. Las matas se parecen a los espatifilios por la forma y disposición de las hojas. Copyright: Douneika

Un ‘murciélago’ bien cuidado

Un ‘murciélago’ bien cuidado

Como todas las plantas tropicales que se cultivan en interiores, la flor murciélago necesita una temperatura cálida, luz tamizada pero abundante (fuera del sol directo) y mucha humedad ambiental. Los espacios poco ventilados y muy calefactados no le sientan bien. Debe recibir riego (procura que el agua no esté muy fría) de forma generosa y regular, pero evitando el encharcamiento y dejando que el sustrato se seque un poco entre medias; durante los meses más fríos del año debe disminuir. Necesita un sustrato húmedo y rico en materia orgánica.
El follaje se mantendrá fresco si recibe pulverizaciones frecuentes con agua; así no se le resecarán las puntas, sobre todo en las épocas más cálidas del año. Se pueden obtener más plantas dividiendo el rizoma.
Foto: Drew Avery

Reportaje completo

nº 72 >>
página 58

verdeesvida nº 72