Jacintos: una primavera anticipada

Imprimir Imprimir  |  Enviar Enviar  | 

Jacintos: una primavera anticipada

¿Qué tal desayunar en compañía de jacintos florecidos? A partir de octubre, los bulbos forzados de Hyacinthus orientalis te esperan en tu centro de jardinería para empezar a florecer enseguida en tu casa adelantando la primavera. Este año son la Planta protagonista de diciembre de la Oficina Holandesa de flores. 

Los jacintos son un tipo de planta bulbosa que florece de forma natural cuando acaba el invierno, pero pueden anticipar la floración gracias a las condiciones de frío y luz que se les dispensan en los viveros. Azules, lilas, rosadas, blancas e incluso amarillas, sus flores resultan decorativas en cualquier lugar de la casa, tanto en solitario como en dúos y colecciones. Puedes cultivar los jacintos en tierra, gel e incluso agua, lo cual multiplica sus posibilidades. Bríndales estos cuidados:

 

Puedes cultivar los jacintos en tierra, gel e incluso agua, lo cual multiplica sus posibilidades.
• Busca un tiesto apenas mayor que el bulbo para que la planta no tarde en emitir las varas florales. Si el recipiente es grande planta varios bulbos en él. El tiesto debe contar con agujero de drenaje para que no se acumule el agua de riego en el fondo.

 

• Coloca una capa de guijarros en la base del tiesto para asegurar el drenaje, y rellénalo con un sustrato muy poroso y ligero.

 

• Los bulbos no se deben enterrar del todo. Deja un tercio asomando por encima de la superficie del sustrato. La yema siempre debe quedar hacia arriba.

 

• Coloca el tiesto en un ambiente luminoso, donde disfrute de 18-19º. Las temperaturas frescas contribuyen a que las flores duren más tiempo. No soportan la sequedad ambiental ni el calor que produce la calefacción.

 

Riégalos con agua templada preferiblemente, una vez a la semana; cuida que no se encharquen. Si los cultivas en gel vigila que tengan suficiente. Si es en agua, el bulbo no debe estar en contacto con ella, solo las raíces.

 

No les des fertilizante.

 

A partir de enero ya podrás sacar los tiestos al aire libre.

 

Tras la floración, poda las flores secas y sigue regando hasta que las hojas empiecen a ponerse amarillas. Deja que el sustrato se seque y trasládalos en su mismo tiesto a un sitio fresco y oscuro durante un par de meses. Empieza a despertarlos a mediados de octubre y renuévales la capa superior del sustrato.

 

Cámbialos de tiesto cada dos o tres años.

 

Si los cultivas en agua, renuévala cada 15 días.


Los bulbos forzados de jacintos florecen en diciembre. Sus suaves colores y su perfume llenan la casa de un aire primaveral. Fotos: Oficina Holandesa de Flores

Cuanto más apretados, mejor

Cuanto más apretados, mejor

Los jacintos no necesitan mucho espacio, todo lo contrario. Si el recipiente es grande debes plantar varios bulbos en él.

Reportaje completo

nº 77 >>
página 37

verdeesvida nº 77