Fittonias: dibujos de nervaduras

Imprimir Imprimir  |  Enviar Enviar  | 

Fittonias: dibujos de nervaduras

Son tan pequeñas que rara vez superan los 15 centímetros de altura, pero las fittonias se han ganado un lugar entre las plantas de interior por su curioso follaje, en el que las nervaduras crean vistosos dibujos con sus líneas blancas, rosadas, rojas o verde oscuro en contraste con el color del limbo de las hojas. Además son plantas muy asequibles y fáciles de cuidar.

A las fittonias, sus centímetros les bastan para presumir de un llamativo follaje. Sobre limbos verdes, blancos o rojizos, las nervaduras marcan sus líneas y redes en contraste, subrayadas con trazos blancos, verdes, rosados o carmín. Las hojas, de 3-5 centímetros, son ovales y acabadas en punta, con márgenes lisos u ondulados y recortados, lo cual multiplica todavía más si cabe su atractivo. Tienen un pecíolo muy corto, por ello las matas se ven tan compactas y bajas.

 

El bajo precio de las fittonias anima a hacer colecciones. Puedes plantarlas en recipientes de lo más diversos, incluso de poca altura, ya que su sistema radicular es superficial.
La zona de exposición de las fittonias en el centro de jardinería es un verdadero tapiz de plantitas de diferentes tonalidades, lo que da una idea de la enorme variedad de cultivares que se han desarrollado a partir de la Fittonia verschaffeltii, nativa de las zonas tropicales de América del Sur. ¡Lo más difícil es quedarse solo con una! Y su bajo precio anima a hacer colecciones. Puedes plantarlas en recipientes de lo más diversos, incluso de poca altura, ya que su sistema radicular es superficial.

 

CUANDO LA LLEVES A CASA

• Colócala en un lugar en semisombra. No necesita mucha luz, pero si el follaje se ve escaso o pierde color significa que es insuficiente. Vigila que no reciba sol directo ni la afecten las corrientes de aire frío.

• Procura que el sitio sea templado. Lo ideal es entre 18 y 22º, pero nunca menos de 13º.

Riégala generosamente o por inmersión, sobre todo en los meses más cálidos; en otoño e invierno reduce la frecuencia y el volumen de los riegos. El sustrato no se debe secar, pero has de impedir el encharcamiento.

Pulverízala a menudo con agua de lluvia o libre de cal, si es templada mucho mejor, para asegurarle una atmósfera húmeda: todos los días si hace calor; día por medio o cada dos días si hace frío.

Si las hojas se secan es señal de que el ambiente está demasiado seco. Si amarillean es por exceso de agua.

• Durante la primavera y el verano dale dos veces al mes un fertilizante para plantas verdes disuelto en el agua de riego. Reduce la dosis a una cada 30 días el resto del año.

• Para que las matas no pierdan la forma y el follaje se mantenga denso, pínzalas de vez en cuando, es decir, pellizca o corta la parte más tierna de los brotes. Elimina las insignificantes flores, que restan vigor a la planta.

Puedes reproducirla por esquejes o dividiendo la mata en primavera o verano.

Cámbiala de tiesto cada dos años y aprovecha para darle sustrato nuevo, que ha de ser rico, suelto y bien drenado.

• Si el ambiente es muy seco puede afectarla la araña roja. Aplica un acaricida de inmediato.


Las fittonias miden apenas 8-10 centímetros y lucen un espléndido colorido. El borde de las hojas puede ser liso (como en la foto) o muy recortado. Copyright: Mille d’Orazio

Fittonias de follaje recortado

Fittonias de follaje recortado

Los márgenes recortados de las hojas de algunas fittonias suman atractivo a sus bellos juegos de colores.
Foto: Oficina Holandesa de Flores

Reportaje completo

nº 77 >>
página 40

verdeesvida nº 77