Coníferas enanas para cultivar en tiestos

Imprimir Imprimir  |  Enviar Enviar  | 

Coníferas enanas para cultivar en tiestos

Son una garantía de color —dorado, verde, verde-azulado, azul— para todo el año. Muchos géneros de coníferas cuentan con especies y cultivares enanos que viven perfectamente en macetas y contenedores gracias a su lento crecimiento y apenas exigen agua y mantenimiento. Todo un clásico que no deja de renovarse y sorprender.

Algunas son rastreras, otras tienen forma de globo, muchas son piramidales o cónicas, otras son ovaladas y algunas hasta péndulas. Y todas de un tamaño que a veces no supera los 20 centímetros de altura y que, en todo caso, no pasa de 3 metros (plantadas en el suelo). Son coníferas ideales para cultivar en tiestos y contenedores de una terraza, un patio o un porche.

 

Las coníferas aptas para tiestos son fáciles de cuidar, necesitan poco riego y crecen apenas unos centímetros al año, de modo que no se podan o muy ligeramente.
Formas, colores y matices de una asombrosa versatilidad, cualidades que cobran una especial relevancia cuando la naturaleza reposa y las caducifolias están desnudas. Además, las coníferas aptas para tiestos son fáciles de cuidar, necesitan poco riego y crecen apenas unos centímetros al año, de modo que no se podan o solo muy ligeramente.

 

De lento crecimiento

“Lo primero que hay que apreciar en las coníferas es que prácticamente todas son perennes y su coloración permanece todo el año, aunque es más intensa en primavera y algunas variedades cogen tonos rojizos en otoño”, destaca Josep Clarasó, director de Vivers Tortadès, uno de los mayores productores de estas coníferas en España.

 

Chamaecyparis, Cryptomeria (género de una única especie de cedros de origen japonés), Juniperus (juníperos), Picea, Pinus (pinos), Taxus (tejos), Thuja (tuyas) son géneros de coníferas que abarcan especies aptas para cultivar en contenedores. “Pinos y piceas suelen ser de crecimiento muy lento: de dos a tres centímetros a cinco o seis al año”, comenta el experto; “en 25 años, una Picea glauca ‘Alberti Globe’ puede crecer unos 80 centímetros”. Las tuyas, en cambio, crecen entre 5 y 10 centímetros al año.

 

Obviamente hay especies de crecimiento rápido, pero no son adecuadas para espacios pequeños. “Todas las coníferas enanas son aptas para cultivar en tiestos”, asegura Clarasó. “Y además no son exigentes ni con el sustrato ni con el agua. Se pueden usar en terrazas, en la entrada de una casa o alineadas en un patio, siempre que sea un lugar que reciba sol; aunque hay algunas que viven mejor en semisombra. Como no crecen excesivamente pueden permanecer mucho tiempo en ese sitio. Requieren escaso mantenimiento, no se podan ni se limpian, ni pierden la hoja”.

 

Poca agua y poco abono

Las coníferas de crecimiento lento requieren escaso riego porque la vegetación y el sistema radicular también son reducidos. “Vegetan poco, por lo tanto necesitan poca agua, especialmente las del género Pinus, y poco abono”, explica Clarasó. “Precisamente, estas plantas se suelen morir por exceso de agua: como la raíz es pequeña tiene poca capacidad de absorción y corre el riesgo de asfixiarse o de sufrir los efectos de los hongos de pudrición. Ahora bien, escaso riego tampoco quiere decir cero agua”.

 

LAS CONÍFERAS MÁS ADECUADAS PARA TIESTOS

Piramidales

• Chamaecyparis: Chamaecyparis lawsoniana ‘Ellwoodii Gold’ (mediana) y Chamaecyparis thyoides ‘Red Star’, para ambientes semi húmedos.

• Juníperos: Juniperus communis ‘Sentinel’, de porte mediano y muy resistente a la sequía.

• Piceas: Picea abies ‘Laurin’ (enano) y ‘Wills Zwerg’ (mediano); Picea glauca ‘Cinderella’ (mediano), ‘Conica’ y ‘Zuckerhut’, ambos enanos; Picea likiangensis ‘Balfouriana’ (mediano); Picea omorika ‘Karel’ (enano) y Picea orientalis ‘Aureospicata’ (mediano).

• Pinos: Pinus mugo ‘Collumnaris’ (mediano) y Pinus nigra ‘Nana’, ambos muy resistentes a la sequía.

• Tejos: Taxus baccata ‘Davidii’, ‘Fastigiata Aurea’, ‘Fastigiata Overeynderei’ y ‘Fastigiata Robusta’, todos medianos.

 

Globosas

• Chamaecyparis: Necesitan en general un ambiente semihúmedo. Chamaecyparis lawsoniana ‘Globosa’ y ‘Silver Tip’; Chamaecyparis obtusa ‘Nana Gracilis’ (enano) y ‘Nana Variegata’, y Chamaecyparis pisifera ‘Sungold’ (resistente a la sequía).

• Criptomerias: Cryptomeria japonica ‘Globosa Nana’, para ambientes semi húmedos, y ‘Vilmoriniana’, enana y resistente a la sequía.

• Juníperos: Juniperus squamata ‘Blue Star’, de porte enano.

• Piceas: Picea abies ‘Little Gem’ y ‘Pygmea’, ambos enanos, y ‘Nidiformis’, pequeño; Picea glauca ‘Alberti Globe’ y ‘Echiniformis’, ambos enanos; Picea lutzii ‘Machala’ (enano); Picea mariana ‘Nana’ (enano); Picea omorika ‘Nana’ y ‘Piccolo’ (enano), y Picea pungens ‘Globosa’.

• Pinos: Muy resistentes a la sequía son los Pinus mugo ‘Allgau’, ‘Gnom’, ‘Humpy’, ‘Laar Heide’, ‘Mops’ y ‘Wintergold’, todos ellos enanos, y ‘Mughus’, pequeño. Otras opciones son Pinus pumila ‘Darf Blue’ (enano) y ‘Nana’, y Pinus sylvestris ‘Globosa Viridis’ y ‘Nana’.

• Tejos: Taxus baccata ‘Corona’ y ‘Semperaurea’, y Taxus cuspidata ‘Nana’.

• Tuyas: Thuja occidentalis ‘Danica’, ‘Golden Globe’, ‘Reingold’ y ‘Tiny Tim’.

 

Ovaladas

• Chamaecyparis: Para ambientes semihúmedos, Chamaecyparis lawsoniana ‘Minima Glauca’, ‘Minima Aurea’ y ‘Pixie’, todos enanos, y ‘Erecta Aurea’, pequeño.

• Juníperos: Juniperus squamata ‘Meyeri’, mediano.

• Piceas: Picea abies ‘Compacta’, mediano, y ‘Ohlendorfi ’, pequeño.

• Pinos: Pinus cembra ‘Compacta Glauca’, (enano) y Pinus mugo ‘Hesse’, muy resistente a la sequía.

• Tuyas: Thuja occidentalis ‘Coppergold’ (precisa ambiente semihúmedo) y ‘Mirjam’; Thuja orientalis ‘Morgan’ (enana), ‘Aurea Nana’ y ‘Wangs Green’.

 

Rastreras

• Juníperos enanos: Juniperus chinensis ‘Blaauw’, Juniperus communis ‘Green Carpet’ y Juniperus procumbens ‘Nana’, estos dos últimos muy resistentes a la sequía.

• Juníperos pequeños: Juniperus compacta ‘Despressa Aurea’, Juniperus communis ‘Repanda’ (muy resistente a la sequía), Juniperus conferta ‘Slager’; Juniperus horizontalis ‘Andorra Variegata’, ‘Blue Chip’, ‘Lime Glow’, ‘Prince of Wales’ y ‘Wiltonii’; Juniperus squamata ‘Blue Carpet’ y ‘Gold Tip’.

• Piceas: Picea abies ‘Repens’.

• Pinos: Pinus mugo ‘Pumilio’.

• Tejos: Taxus baccata ‘Repandens’.


Un macetón donde conviven coníferas enanas de distintas especies y formas con plantas de flor. Crecen lentamente y apenas exigen agua y mantenimiento. Abajo, Chamaecyparis lawsoniana ‘Minima Aurea’. Copyright: Veca/MMV y Plant for life

Cómo plantar una conífera

Cómo plantar una conífera

Las coníferas en contenedor se pueden plantar todo el año; las que se presentan en cepellón, de mayo a octubre.
• Se debe buscar un tiesto o abrir un hoyo en el suelo un tercio más grande que el cepellón. Cuando se trate de un hoyo en el jardín se deberá comprobar que no se acumula agua (vierte un cubo y observa si desaparece al cabo de 8 horas).
• Colocar una capa de gravilla en el fondo de la maceta o el hoyo para asegurar un buen drenaje.
• No añadir abono sobre la capa de drenaje.
• El cepellón debe mantenerse intacto, de modo que habrá que extraerlo con cuidado. Si lo mojas será más fácil.
• Si las raíces estuvieran muy espiralizadas, conviene realizar unos cortes verticales con la ayuda de una navaja o cuchillo filoso para que puedan escapar de la espiralización y generar raíces nuevas.
• Introducir el cepellón en el hoyo, con cuidado de que el cuello quede enrasado con el sustrato.
• Rellenar con tierra de jardín mezclada con un 10% de mantillo.
• Apisonar bien y regar abundantemente para que desaparezcan las bolsas de aire y el sustrato quede bien adherido.

En los jardines

En los jardines

En los jardines, las coníferas enanas se emplean como ejemplares aislados o formando grupos o macizos buscando contrastes de formas, colores y texturas. Van a la perfección en rocallas y, gracias a su rusticidad, los juníperos, por ejemplo, son estupendos cubresuelos y sirven para afianzar taludes. Son en general especies aptas para la xerojardinería, que conviven a la perfección con plantas de similares necesidades.

Reportaje completo

nº 61 >>
página 32

verdeesvida nº 61