Colores de otoño para tu jardín (2ª parte): con flores y frutos

Imprimir Imprimir  |  Enviar Enviar  | 

Colores de otoño para tu jardín (2ª parte): con flores y frutos

Durante el otoño, el color del follaje de algunas especies empieza a mutar cuando todavía están en flor, componiendo en el jardín estampas especialmente bonitas. En otras caducifolias, los frutos maduran mientras las hojas cambian de color, sean grandes como el kaki, o pequeñas bayas comestibles como los arándanos, o no comestibles (al menos por los humanos) como el serbal o el cotoneáster.

HOJAS ROJAS Y FLORES

Plumbago chino Ceratostigma willmottianum Este ramificado arbusto emite ramilletes de pequeñas flores (2,5 centímetros de diámetro) de un precioso color azul desde mediados del verano a mediados del otoño, mientras su follaje se tiñe de tonalidades rojas y borravino. Crece rápidamente.

• Altura y extensión: 0,50-1 por 1-1,5 metros.

• Rusticidad: -34º (zonas 4-8).

• Exigencias: Pleno sol o sombra parcial. Riego moderado. Suelo normal, fresco, bien drenado; si es calcáreo, mejor. Necesita ser protegido del frío.

 

Las hojas palmeadas de la hortensia de hoja de roble recuerdan las de este árbol, pero a tamaño gigante. Sus largas panículas florales persisten secas en la planta durante el invierno.
Hortensia de hoja de roble Hydrangea quercifolia

Las hojas palmeadas de este arbusto recuerdan las de los robles, pero en grande. La floración en forma de largas panículas blancas empieza en verano y continúa incluso cuando el follaje empieza a enrojecer; persisten secas durante el invierno. Los cultivares ‘Snow Flake’ y ‘Snow Queen’ ofrecen un colorido particularmente atractivo en otoño. Es de bajo mantenimiento.

• Altura: 1-1,50 metros.

• Rusticidad: -23º (zonas 6-9).

• Exigencias: Sol o sombra parcial. Riego moderado. Suelo rico, medianamente húmedo y bien drenado. Las plagas y enfermedades no suelen afectarla.

 

•  Árbol de Júpiter Lagerstroemia indica

El final de la bella floración de este pequeño árbol —panículas de florecillas encrespadas de color magenta, rosa, lila o blanco— coincide con el cambio de color de sus brillantes hojas: del verde a los anaranjados y rojizos (ver ficha). Hay variedades compactas muy apropiadas para los tiestos de la terraza o el patio.

• Altura: 2-8 metros.

• Rusticidad: -23º (zonas 6-9).

• Exigencias: Pleno sol y calor. Riego regular los primeros años; luego resiste moderadamente la sequía. Suelo profundo, levemente ácido, fresco, bien drenado. Es sensible al oídio, aunque actualmente existen híbridos bastante resistentes.

 

FRUTOS ENTRE EL FOLLAJE DE OTOÑO

• Kaki Diospyros kaki

Los frutos del kaki maduran mientras las hojas se vuelven anaranjadas y al final rojas. En la región mediterránea este árbol es especialmente feliz, aunque puede vivir en toda España, en zonas donde las temperaturas invernales no bajen de -12º.

• Altura: 7-10 metros.

• Rusticidad: -12º (zonas 8-9).

• Exigencias: Pleno sol. Resiste la falta de agua, pero en verano no se debería descuidar el riego. Suelo con abundante materia orgánica, bien drenado y libre de cal. Si quieres frutos compra una variedad autofértil: ‘Sharon’ (‘Triumph’) o ‘Hachiya’. Lee Frutales exóticos en tu jardín.

 

Arándano azul Vaccinium sp.

Los arándanos no solo dan dulces frutos de color azul, también ofrecen un bello follaje rojo en otoño. Además, en primavera emiten delicadas florecillas blancas o rosadas. Todas estas cualidades hacen que estos pequeños arbustos sean tan apreciados por su producción como por su capacidad ornamental. Se pueden cultivar en contenedor. Lee Arándanos: delicias de color azul.

• Altura: 1,20-1,50 metros.

• Rusticidad: -17º (zonas 7-9) en el caso del arándano azul ‘Ojo de conejo’. El mirtillo (Vaccinium myrtillus) crece espontáneamente en las áreas montañosas de España, especialmente los Pirineos.

• Exigencias: Pleno sol o sombra parcial en zonas muy calientes. Riegos frecuentes. Sustrato ácido (pH 4,5-5,5), rico, ligero y húmedo (no encharcado).

 

• Cotoneáster Cotoneaster horizontalis

Rastrero y sumamente ornamental, este arbusto se caracteriza por un follaje formado por pequeñas hojas redondeadas que en otoño pasan del verde al rojo intenso y luego al anaranjado. Conviven en las ramas con las bayas rojas (no comestibles) que produce a partir de sus abundantes flores blancas de primavera. Resulta perfecto en rocallas y taludes. Soporta los fríos intensos y se adapta a la sequía.

• Altura y extensión: 0,70-1 por 1,5 metros.

• Rusticidad: -23º (zona 6).

• Exigencias: Pleno sol o semisombra. Riego moderado. Suelo normal, bien drenado. Si acaso, requiere poda de formación al final del invierno.

 

• Peral de flor Pyrus calleryana ‘Chanticleer’

Este pequeño árbol de silueta columnar que brinda una abundante floración blanca en marzo y abril, exibe en otoño un extraordinario follaje anaranjado y rojo entre el que persisten pequeños frutos no comestibles muy decorativos. A esto suma su resistencia al frío y el calor, a una moderada sequía y a la contaminación urbana. 

• Altura: 5-7 metros.

• Rusticidad: -29º (zonas 5-9).

• Exigencias: Pleno sol o sombra parcial. Riego moderado y regular, sin encharcar. Cualquier tipo de suelo, incluso calizo. Tiene una resistencia media a la salinidad. Soporta los vientos fuertes y las nevadas. Las plagas no suelen afectarlo. Ver ficha.

 

• Serbal de los cazadores Sorbus aucuparia

A su follaje verdeazul, sus perfumados corimbos florales y sus racimos de bayas de un intenso color entre anaranjado y rojo, el serbal de los cazadores añade el espléndido tono amarillento y rojizo de su follaje en otoño. Los frutos son tóxicos si se consumen crudos, pero con ellos se pueden preparar confituras. Es un árbol muy rústico y resiste la contaminación. Ver ficha.

• Altura: 10-15 metros.

• Rusticidad: -40º (zona 3).

• Exigencias: Pleno sol. Riego regular, sin encharcar, especialmente en verano. Suelo rico, profundo, bien drenado, no calcáreo. Debe ser abonado dos veces al año. No necesita poda. Las plagas no suelen afectarlo.

 

Ver 1ª parte.


Más información:

Hojas rojas y doradas: la gran fiesta del otoño, Verde es Vida nº56, página 28 (ver en la web)

En otoño, el peral de flor (Pyrus calleryana) exhibe un extraordinario follaje anaranjado y rojo. Entre las hojas persisten pequeños frutos no comestibles muy decorativos. Copyright: Maia C.

Plumbago chino

Plumbago chino

El Ceratostigma willmottianum continúa emitiendo sus flores azules mientras el follaje se tiñe de tonalidades rojas y borravino. Es una planta muy rústica.
Foto: S. Rae

Hortensia hoja de roble

Hortensia hoja de roble

En septiembre, las grandes hojas lobuladas de la hortensia de hoja de roble (Hydrangea quercifolia) comienzan a teñirse de tonos escarlata. Las flores secas perduran largo tiempo.
Foto: Henryr 10

Árbol de Júpiter

Árbol de Júpiter

La Lagerstroemia indica acaba su floración cuando el otoño empieza a teñir de rojo su follaje.
Foto: Mille d’Orazio

Kaki

Kaki

Los frutos del kaki van madurando mientras el follaje adquiere bellas tonalidades de otoño.
Foto: Tin Cheng

Arándano azul

Arándano azul

Mientras maduran los frutos, las hojas del arándano azul se vuelven de color carmesí.
Foto: Arild Andersen

Cotoneaster rastrero

Cotoneaster rastrero

Las hojas del Cotoneaster horizontalis pasan del verde al rojo y luego al anaranjado, antes de caer. Mientras tanto, conserva las bayas.
Foto: Severinghaus

Serbal de los cazadores

Serbal de los cazadores

En otoño, las hojas lucen una cálida tonalidad entre dorada y rojiza. Los racimos de bayas persisten, aportando su color rojo anaranjado.
Foto: Hans Kylberg

Reportaje completo

nº 74 >>
página 26

verdeesvida nº 74