¡Crea un ‘cottage garden’ con macetas!

Imprimir Imprimir  |  Enviar Enviar  | 

¡Crea un ‘cottage garden’ con macetas!

Ese estilo cottage garden que enamora con su mezcla de flores de aspecto silvestre y su aire informal también se puede conseguir en una terraza. ¿Por qué no? Se trata de escoger las plantas adecuadas, plantarlas en tiestos individuales o combinados, y colocarlas en batiburrillo. De paso crearás un paraíso para abejas y mariposas.

¡Cuantas más flores y cuanto más diversas, mejor! Flores de plantas de aspecto silvestre, modestas y resistentes. Este es el espírtu de los cottage gardens, en origen humildes jardines de la campiña inglesa cuya vocación primera era proporcionar néctar a las abejas, imprescindibles polinizadoras de los huertos. Jardines sin estructura, informales, llenos de encanto natural, con plantaciones densas, a menudo en feliz convivencia con hierbas aromáticas, hortalizas y frutales.

 

Se trata de escoger las plantas de flor adecuadas, que en este caso no solo han de imprimir un aire campestre sino también adaptarse perfectamente a la vida en maceta.
¿Por qué no llevar ese feeling de jardín de campo a un patio o una terraza en medio de la ciudad? Como siempre, se trata de escoger las especies adecuadas, que en este caso no solo han de imprimir un aire campestre sino también adaptarse perfectamente a la vida en maceta. La colección Bee friends del Flower Council of Holland incluye cinco plantas de jardín —sus Protagonistas de julio— que cumplen esos requisitos: milenrama (Achillea millefolium), malvarrosa (Alcea rosea), agastache (Agastache foeniculum), anémonas japonesas (Anemone x hybrida) y Astrantia. Mezclan maravillosamente entre sí, están bien adaptadas al clima mediterráneo y además son grandes amigas de las abejas (lee sobre su importancia en la columna de la izquierda), abejorros y mariposas.

 

Con estas plantas tendrás flores de manera continuada desde el verano hasta bien entrado el otoño. No te olvides de eliminar las que se vayan marchitando para incentivar la refloración. Las cinco son de fácil cultivo y muy resistentes a las plagas y hongos.

 

El cultivo en contenedores

Es importante que las macetas y jardineras cuenten con agujero de drenaje y una capa de gravilla en el fondo. Se pueden situar a pleno sol o en sombra parcial. Aunque muchas de estas plantas son rústicas (soportan el frío y las heladas) y toleran la sequía, recuerda que en el cultivo en contenedor necesitarán riego regular moderado (sin encharcar). Les puedes aportar abono orgánico (compost, humus de lombriz) en otoño o invierno, y mineral para plantas de flor en primavera.

 

CINCO PLANTAS PARA EVOCAR EL CAMPO

• Agastache (Agastache foeniculum)

Su abundante follaje desprende un delicioso aroma a anís y menta, al igual que sus espigas florales violetas, formadas por diminutas florecillas labiadas (como las del romero). En el cultivar ‘Alabaster’ las inflorescencias son blancas con matices dorados. Crece rápidamente hasta alcanzar entre 0,60 y un metro de altura. Aunque adora el sol, también vive bien en sombra. Produce muchas semillas.

 

Astrantia major

Esta vivaz, habitual en los jardines de Piet Oudolf, produce pequeñas umbelas de una gran belleza: un ramillete de minúsculas flores rodeadas de bracteolas con aspecto de pétalos. Suelen ser blanquecinas o levemente rosadas, aunque los cultivares han expandido la gama tonal.

 

• Anémonas japonesas (Anemone x hybrida)

A partir de agosto y hasta que acaban vencidas por el frío del otoño, estas anémonas no dejan de emitir delicadas flores blancas o rosa pálido. Pueden ser simples o semidobles y surgen al cabo de largos tallos de 0,5 a 2 metros de altura. Son famosos los híbridos ‘Honorine Jobert’, de copiosa floración blanca, y ‘September Charm’ y ‘Köningin Charlotte’, de flores rosadas semidobles.

 

• Milenrama (Achillea millefolium)

Destaca por su follaje plumoso y sus gráciles varas florales que acaban en corimbos planos formados por pequeñísimos capítulos. Crece silvestre en buena parte de la Península, por eso tolera bien el calor, el frío y la sequedad ambiental. La especie ha dado pie a variedades de flores rojo oscuro, rosa intenso, magenta, rosa malva... colores que en algunas va cambiando con el paso de los días.

 

• Malvarrosa o malva real (Alcea rosea)

Sus flores simples, semidobles o dobles, de entre seis y diez centímetros de diámetro y colores de lo más diversos, incluido un rojo oscuro casi negro (‘Nigra’), aparecen formando largas espigas que pueden alcanzar entre 0,50 y dos metros de altura. Es una planta perfecta para aportar verticalidad a las composiciones. Esta vivaz de vida corta (unos cinco años), semilla abundantemente.


Más información:

• Plantas de flor: néctar y mucho color para las mariposas

• Ficha: Milenrama (Achillea millefolium)

Los tallos florales de las malvarrosas dominan en este pequeño cottage garden de tiestos. En el centro, una astrantia, un par de pequeñas milenramas y un agastache de espigas violetas. A la derecha, una anémona japonesa. Fotos: Flower Council of Holland

Sobre una mesa rústica

Sobre una mesa rústica

Espigas florales doradas de agastache ‘Alabaster’ entre flores blancas de astrantia, anémona, malvarrosa y milenrama. El conjunto ocupa el extremo de una mesa rústica.

En tiestos de zinc

En tiestos de zinc

Tiestos de zinc envejecido para un colorido cottage garden en miniatura. Detrás, una higuera.

Néctar para las abejas

Néctar para las abejas

Casi el 90% de las angiospermas, las llamadas plantas de flor, dependen de los polinizadores para producir los frutos y semillas que les permiten reproducirse y a gran parte del mundo animal, incluidos los humanos, alimentarse. El dato pone de relieve la importancia de la polinización como proceso biológico esencial para la vida en el planeta. El 75% de las especies vegetales cultivadas son polinizadas por insectos, entre los cuales las abejas son, si no el más, uno de los más importantes. Hoy en día, las poblaciones de abejas silvestres, responsables durante milenios de la polinización, se hallan en declive a causa del cambio climático, la competencia de especies invasoras, la pérdida de su hábitat, las enfermedades y el efecto de los pesticidas. Crear condiciones para su supervivencia es esencial, entre ellas cultivar plantas nectaríferas y tratar las plagas y hongos sin afectarlas. Te recomendamos leer Fitosanitarios que no perjudican a las abejas en verdeesvida.es. En la foto, una abeja y una anémona japonesa.

Reportaje completo

nº 88 >>
página 30

verdeesvida nº 88